Miércoles, 23 de Agosto de 2017
El Tiempo

POLÍTICA

Los afines a Diego se autodenominan Lealtad Popular e impulsan un “debate en el centro derecha cántabro”

La nueva marca prevé enfrentarse a Génova si insiste en no sustituir a la nueva Dirección del PP de Cantabria por una Gestora para investigar a fondo las supuestas irregularidades cometidas antes y durante el XII Congreso del partido.

En la Dirección del PP de Cantabria preocupa mucho que pueda extenderse el ejemplo de Limpias, donde los cuatro ediles de la formación abandonaron el Grupo Municipal Popular por su “desacuerdo” con la Dirección encabezada por Buruaga.

Génova advierte de que Buruaga es la presidenta “a todos los efectos”.

Los cargos y afliados del PP de Cantabria afines a Diego posan durante un descanso de su viaje a Madrid
Los cargos y afliados del PP de Cantabria afines a Diego posan durante un descanso de su viaje a Madrid

El grupo de cargos y afiliados del PP de Cantabria afines al expresidente del partido Ignacio Diego se ha autodenominado ‘Lealtad Popular’, nueva marca que los agrupa y que ya dispone de perfil en las redes sociales, donde se presenta como un “espacio abierto de debate político, económico, social y cultural de las diferentes sensibilidades existentes en el centro derecha cántabro”.

Lealtad Popular prevé enfrentarse a Génova si insiste en no acceder a su pretensión de suspender cautelarmente a la nueva Dirección del PP de Cantabria, encabezada por María José Sáenz de Buruaga, y sustituirla por una Gestora para investigar a fondo las supuestas irregularidades cometidas antes y durante el XII Congreso del PP de Cantabria –celebrado el pasado 25 de marzo en Santander–, del que surgió precisamente la Dirección encabezada por Buruaga. De cómo se resuelva esta crisis interna podría depender que Lealtad Popular acabe escindiéndose o no del PP de Cantabria, aunque por el momento la nueva marca se presenta en sus perfiles como “Lealtad al Partido Popular”.

En cualquier caso, en la Dirección del PP de Cantabria preocupa mucho que pueda extenderse el ejemplo de Limpias, donde el pasado 28 de marzo los cuatro concejales del partido –el portavoz municipal Germán Alquegui y los ediles Ana María González, Fernando Ruiz y Adoración Blanco– abandonaron el Grupo Municipal Popular y pasaron a ser concejales no adscritos precisamente por su “desacuerdo” con la Dirección encabezada por Buruaga. Ninguno de los cuatro concejales –agrupados en la marca ‘Limpias y Seña, un futuro mejor para todos’– tiene ya vinculación alguna con el PP, pero su cercanía a Lealtad Popular es evidente.

Según sus responsables, Lealtad Popular agrupa a alcaldes y cabezas de lista del PP de unos 70 de los 102 municipios de Cantabria y a otros cargos –parlamentarios estatales y autonómicos y alcaldes pedáneos– y excargos –exconsejeros, ex directores generales y exparlamentarios– del partido que no reconocen la legitimidad de la nueva Dirección del PP de Cantabria pero que dicen estar “luchando por la unidad del partido” al dar cauce al “malestar” y a la “indignación” de muchos afiliados afines a Diego, evitando así “bajas masivas”.

Génova: “Buruaga es la presidenta a todos los efectos”

Fuentes de Génova han manifestado este lunes a Europa Press que Buruaga es la presidenta del PP de Cantabria “a todos los efectos” y que el escrito de denuncia que los afines de Diego presentaron el martes 11 en la sede central del partido sólo será estudiado por el Comité de Derechos y Garantías “cuando se reúna”, para lo que todavía no hay fecha. No obstante, las mismas fuentes han asegurado que el XII Congreso del PP de Cantabria se desarrolló “de acuerdo a las normas internas del partido” y han destacado que el cónclave no fue impugnado ni durante ni después de su celebración y que el propio Diego “aceptó los resultados” durante las declaraciones a los medios que realizó tras el congreso.

En menos de una semana, Génova ha dado dos portazos a los afines a Diego. El primero lo recibieron el propio martes 11, cuando medio centenar de cargos y afiliados desplazados a Madrid desde Cantabria sólo fueron recibidos por personal de Seguridad de la sede central del partido. El segundo lo han recibido este mismo lunes, al enterarse por la prensa de que de las cuatro personas a las que iba dirigido el escrito –el ‘número uno’ del PP, Mariano Rajoy; la ‘número dos’, María Dolores de Cospedal; el ‘número tres’, Fernando Martínez Maíllo, y el presidente del Comité de Derechos y Garantías del partido, Alfonso Fernández Mañueco–, sólo lo estudiará una de ellas, precisamente la última, y además ‘sine die’.

Si, como viene anunciando, Lealtad Popular se decidiera a denunciar en los tribunales las supuestas irregularidades cometidas antes y durante el XII Congreso del PP de Cantabria que Genóva insiste en no investigar a fondo, podría estar dando un paso más hacia la ruptura definitiva.

Comentarios