Viernes, 24 de Noviembre de 2017
El Tiempo

SANIDAD

Cantabria considera que Castilla y León “tendrá que colaborar” para que Tres Mares atienda a “más del doble de pacientes”

La Junta ha rechazado pagar a nuestra Comunidad por la atención a los castellanoleoneses en el hospital de Reinosa.

Cantabria reclama colaboración a CyL para atender a la población en el Hospital Tres Mares
Cantabria reclama colaboración a CyL para atender a la población en el Hospital Tres Mares

La consejera de Sanidad de Cantabria, María Luisa Real, ha explicado este jueves que lo que se plantea a la Junta de Castilla y León es que "tendrá que colaborar" para que se pueda asistir en el Hospital Tres Mares de Reinosa a los pacientes de zonas limítrofes de esa comunidad, ya que supondría aumentar "en más del doble" la población atendida.

Un incremento de pacientes que sumaría a los 16.888 actuales otros 17.400 catellanoleoneses, según Real, lo que conllevaría el incremento de los profesionales necesarios para atender a esta población, sin contar otro tipo de gastos materiales.

Así lo ha señalado la consejera, a preguntas de la prensa sobre las negociaciones entre Cantabria y Castilla y León para prestar atención en el hospital cántabro a pacientes de zonas limítrofes de Palencia y Burgos. Una atención que supone, además, según ha recordado Real, que estos pacientes "dejan de asistir" a los hospitales de su comunidad.

Real ha planteado que CyL "tendrá que colaborar para ese incremento de profesionales necesarios para atender al doble de población"

La consejera ha reiterado que el Hospital Tres Mares tiene una cartera servicios, y por tanto un número de profesionales, para atender a 16.888 personas del Área 3 sanitaria de Cantabria, y la incorporación de otras 17.000 más supone "doblar" el número de personas a atender, con el consiguiente incremento del número de urgencias e ingresos hospitalarios.

Por tanto, lo que se plantea a la Junta, ha añadido, es que "tendrá que colaborar para ese incremento de profesionales necesarios para atender al doble de población, porque, entre otras cosas, esos pacientes dejan de asistir a los centros de Castilla y León", y si no, ese incremento de personal "lo tienen que asumir los cántabros", ha puntualizado.

Además, la incorporación de esta población supone "otro tipo de gastos", en material, utensilios, etcétera. "No estamos hablando de nada de eso", ha precisado Real, sino de la necesidad de aumentar el número de profesionales en urgencias, -médicos y enfermeras-, para atender a más del doble de población; "esto es de lo que estamos hablando", ha recalcado.

Real se ha referido también a "alguna otra afirmación que se ha hecho sobre si somos la Clínica Mayo", y ha señalado que el centro hospitalario cántabro "no es dicha clínica". "Es el Hospital Tres Mares de Reinosa, con la cartera de servicios del Hospital Tres Mares, y para atender al doble de población necesita incrementar los recursos humanos", ha insistido.

Preguntada sobre si Castilla y León es sensible a los planteamientos de Cantabria, ha señalado que se "limita a leer las declaraciones que han hecho los consejeros" de esa comunidad.

Real (PSOE) ha hecho estas declaraciones después de participar en un curso que organiza Farmaindustria en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

COLABORACIÓN ENTRE CCAA

Por su parte, la portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, ha apelado a la colaboración y a la solidaridad entre comunidades autónomas para rechazar pagar a Cantabria por la atención de pacientes castellanoleoneses en el Hospital Tres Mares de Reinosa.

Tras recordar que la comunidad autónoma de Castilla y León ha suscrito ya ocho convenios con territorios limítrofes, Marcos ha aclarado también que "en ninguno" se habla "para nada" de dotación económica adicional.

En el caso concreto del acuerdo con Cantabria ha precisado que los términos financieros representan el "único punto" que queda pendiente ya que, en el resto, "no hay problema", por lo que ha reiterado su llamamiento a la colaboración y a la solidaridad entre comunidades limítrofes para prestar servicio a los ciudadanos.