Miércoles, 21 de Febrero de 2018
El Tiempo

IGUALDAD

Cantabria es la comunidad con mayor brecha salarial entre mujeres y hombres, un 34% y 5.447 euros

Mujeres elaboran anchoas en salazón en Laredo
Mujeres elaboran anchoas en salazón en Laredo

Las mujeres en Cantabria cobran 5.447 euros menos que los hombres o, lo que es lo mismo, la diferencia de sueldos entre unas y otros supera el 34%, la mayor diferencia de todas las comunidades, según un adelanto de la segunda edición del informe ‘Brecha salarial y techo de cristal’, elaborado por los Técnicos de Hacienda (Gestha). De este modo, Cantabria se sitúa muy por encima de la media estatal (29,1%), si bien el porcentaje de mujeres sobre el total de asalariados de la comunidad es igual al del conjunto del Estado, un 46,2% en ambos casos. Sin embargo, el salario medio de la mujer en Cantabria asciende a 15.974 euros, 307 euros menos que la media estatal (16.281 euros), y la brecha salarial es 702 euros superior en esta comunidad autónoma que en todo el Estado (-4.745 euros). En este sentido y en términos absolutos, la diferencia salarial entre mujeres y hombres es mayor que en Cantabria en Madrid (7.712 euros), Asturias (6.228 euros) y Cataluña (5.498 euros).

El informe, que evidencia las profundas grietas de desigualdad que presenta el mercado laboral español y el trato discriminatorio que sufren las mujeres, advierte de que se necesitarían casi siete décadas para acabar con la brecha salarial. Una realidad que "debería servir como acicate" para que en el debate político se incluya esta equiparación y, consecuentemente, los distintos partidos del arco parlamentario propongan y apliquen medidas en aras de reducir las diferencias salariales en un plazo razonable de tiempo, sostiene Gestha. Los técnicos explican que la razón de estas divergencias en los sueldos está fundamentalmente en que hay más mujeres que hombres que no llegan a los 1.000 euros al mes. Además, la brecha se acentúa a partir de los 16.000 euros de salario, hasta el punto de que el número de mujeres con ingresos entre los 50.000 y los 80.000 euros es la mitad que el de hombres. Y sólo una de cada cinco trabajadores con sueldos de 140.000 euros es mujer.