Viernes, 15 de Diciembre de 2017
El Tiempo

SANIDAD

Cantabria por lo Público pone el dedo en la llaga de la sanidad cántabra y advierte de sus retos

El colectivo, que este lunes comienza una campaña en defensa de la sanidad pública, sostiene de que el contrato público-privado para Valdecilla repercutirá no sólo en la calidad asistencial sino también en los Presupuestos de la comunidad autónoma durante “muchos” años, pues según un estudio de la Universidad de Cantabria el hospital habría ahorrado “102 millones de euros con gestión pública”.

“Cuando la sanidad es un negocio, el paciente es un cliente”, aseguran.

Servicio de Urgencias de Valdecilla
Servicio de Urgencias de Valdecilla

La Plataforma Cantabria por lo Público y Sin Recortes comienza este lunes una campaña en defensa de la sanidad pública, contra la precariedad laboral, las listas de espera y el “co-repago”. En este sentido, el colectivo sostiene que el Hospital Valdecilla habría ahorrado “102 millones de euros con gestión pública”. La campaña se presentará oficialmente a las 19:00 horas de este lunes en el IES Santa Clara de Santander, pero se ha avanzado en rueda de prensa por la presidenta de la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública y Cantabria por lo Público, Mercedes Boix; el presidente de la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública, Manuel Martín, y la presidenta de la asociación gallega, Luisa Lores.

La campaña aborda las listas de espera, que en cirugía están en 89 días pero que según Boix “no son reales”

Boix ha denunciado que, tal como ya advirtió Cantabria por lo Público, el contrato público-privado para Valdecilla repercutirá no solo en la calidad asistencial sino en los presupuestos de la comunidad autónoma durante “muchos” años. Además, ha asegurado que según un estudio de la Universidad de Cantabria, si el hospital se hubiera terminado como estaba previsto, es decir sin colaboración público-privada, el ahorro habría sido de 102 millones de euros, lo que lleva al colectivo a pensar que “podíamos tener una sanidad mucho mejor en estos momentos si eso no hubiera sucedido”. Boix también se ha referido al último estudio de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, donde Cantabria ocupa posiciones “deficientes”, cuando “hace muchos años” la comunidad autónoma estaba “a la cabeza”. En este sentido, ha rechazado la respuesta del director del Servicio Cántabro de Salud, Julián Pérez, de que dichos parámetros son “anticuados”, porque los mismos se utilizaron cuando él estuvo al frente de Osakidetza (el servicio vasco de salud) y “no dijo nada”. La campaña que comienza este lunes aborda las listas de espera, que en cirugía están en 89 días pero que según Boix “no son reales”, porque es a partir de entonces cuando se recurre a hospitales de fuera o privados, que “salen más caros”, lo que revela la necesidad de “ajustes” para recuperar el sistema público. También alerta contra la precariedad laboral, que repercute en la calidad asistencial; y en el “repago” de los medicamentos. Según Boix, el 20% de los jubilados no retiran los fármacos prescritos porque no pueden pagarlos.

A nivel estatal, Martín ha avisado de que la sanidad pública en España atraviesa una situación “complicada”, que puede llegar a “crítica” si no se adoptan medidas. “O hay un cambio, o el sistema va a ser insostenible, más injusto y con más desigualdades territoriales, lo que generará tensiones”, ha advertido. El presidente estatal ha incidido en que desde la crisis han descendido los recursos públicos para la sanidad pero se han incrementado las partidas para medicamentos y compra de servicios tecnológicos, lo que responde a una estrategia de grupos de presión, ha dicho, poniendo como ejemplo los “sobrecostes brutales” de Valdecilla. Al hilo, según Lores, el problema de Cantabria no es que tenga más fondos para sanidad que otras comunidades sino el “lobby” que está detrás, liderado por la Fundación Botín, a la que ha calificado de “mecenas envenenado”. “Cuando la sanidad es un negocio, el paciente es un cliente”, ha apostillado la médico que promovió rechazar el pasado mes de junio rechazar una donación de 320 millones de euros de la Fundación Amancio Ortega para la renovación de los equipos de diagnóstico y tratamiento del cáncer en los hospitales públicos españoles. En este sentido, Boix ha denunciado que se está derivando a una sanidad “muy tecnificada, que no es lo que la gente necesita” pues, según ha dicho, “se ha probado que no aporta, sobre todo en relación con lo que cuesta”. “La medicina no es eso. Hay tecnología y se está adoptando con insuficiente espíritu crítico”, ha censurado.

Hospital Tres Mares

Por otra parte, Boix ha defendido un convenio entre Cantabria y Castilla y León para que puedan ser atendidos en el Hospital Tres Mares (Reinosa) los pacientes de Aguilar de Campoo, que están mucho más cerca del centro campurriano que de Palencia. Según ha relatado, la consejera de Sanidad de Cantabria, María Luisa Real, no ha recibido a la plataforma, que sí ha mantenido una entrevista “poco fructífera” con su homólogo de Castilla y León. Para Boix, un convenio entre ambas comunidades vecinas, que sí los tienen con el resto de comunidades autónomas que les rodean, beneficia no solo a los residentes en Aguilar sino al Hospital Tres Mares, puesto que atendería a población suficiente como para contar con especialistas y guardias. Una delegación castellana participará en el acto de la tarde de este lunes en el IES Santa Clara para exponer su postura.

Comentarios