Lunes, 18 de Junio de 2018
El Tiempo

SANIDAD

Cantabria vuelve a ser líder en donantes de órganos

En la comunidad autónoma hay 32 pacientes en lista de espera de trasplantes a 1 de enero de 2018.

Imagen de un trasplante
Imagen de un trasplante

Cantabria ha vuelto a ser en 2017 la comunidad autónoma líder en donantes de órganos, con una tasa de 74,1 donantes por millón de habitantes. Con 43 donantes, Cantabria además ha alcanzado nuevamente su récord histórico desde que se inició el programa en 1975, e igualado la cifra de 2015. A nivel estatal, 2017 también ha sido un año de récord, con 46,9 donantes por millón de población, cifra no conseguida en ningún Estado, y en la que Cantabria vuelve a ser el referente, con una tasa más de 27 puntos por encima del conjunto de España. En el ranking estatal de donantes, siguen a Cantabria La Rioja, País Vasco y Navarra. Así lo ha destacado este jueves en rueda de prensa la consejera de Sanidad, María Luisa Real, que ha estado acompañada por el director del Hospital Valdecilla, Julio Pascual, y el coordinador de trasplantes en la comunidad autónoma, el doctor Eduardo Miñambres.

Ante los datos alcanzados en 2017, Real ha trasladado su agradecimiento a todos los donantes y a sus familias porque, "con su donación altruista en un momento muy difícil como es la pérdida de un ser querido, hacen posible que otras personas salven sus vidas o mejoren su calidad de vida". Un agradecimiento que también ha extendido a todos los profesionales sanitarios de Cantabria, especialmente de Valdecilla, de quienes ha destacado su "trabajo y compromiso".

En Cantabria, se realizaron trasplantes el pasado año a 140 personas, y este número supone 21 más que en 2016

De los 43 donantes de 2017, 20 (el 46,5% del total) se obtuvieron en asistolia, lo que supone una tasa de 34,5 por millón de población, un dato muy superior a los 12,3 pmp de media estatal y que también convierte a Cantabria en la comunidad autónoma con mayor tasa de este tipo de donante seguida de Murcia y Navarra. En Cantabria, se realizaron trasplantes el pasado año a 140 personas (43 pulmonares, 27 hepáticos, 24 cardiacos, 44 renales y 2 pancreáticos), y este número supone 21 más que en 2016 (128) y ello se debe, según ha indicado Real, a que de forma continuada se reduce el número de pacientes en lista de espera.
Según los datos de Sanidad, a fecha 1 de enero de 2018, hay 32 pacientes en lista de espera de trasplantes (19 para pulmonar, 6 para cardiaco, 5 para hígado y 2 para páncreas), cuando hace un año había 37. En trasplante renal, según la Consejería, una vez excluidos los pacientes hipersensibilizados (con anticuerpos), no hay apenas lista de espera para los grupos sanguíneos A, B y AB, y están siendo trasplantados en prediálisis o en menos de tres meses tras ingresar en la lista de espera.

En cuanto a los trasplantes de tejidos, se han realizado 28 de córnea (19 en 2016) y 65 de progenitores hematopoyéticos (69 en 2016).

En base a esta actividad, Valdecilla cierra 2017 como el tercer hospital de España en número absoluto de trasplantes cardiacos, tras la Fe de Valencia y el CHUAC de La Coruña; y como cuarto en número absoluto de trasplantes pulmonares.

Sólo siete de los donantes tenían menos de 45 años

Según Real, entre los donantes de 2017, hubo 21 mujeres y 22 hombres, con una media de edad de 56 años, pero un rango desde 7 a 80 años. Sólo siete de los donantes tenían menos de 45 años. Del total de donantes, 20 fueron en asistolia (17 de tipo III y 3 de tipo II), 17 fallecieron por accidentes cerebrovasculares hemorrágicos (ictus), 4 por traumatismo craneoencefálico; y 2 por anoxia cerebral, ninguno de ellos por accidente de tráfico, según el coordinador de trasplantes.

En cuanto a las negativas familiares a la donación, Miñambres ha indicado que continúan estando por debajo del 10% en Cantabria, cuando la media estatal se sitúa en 16% (en Reino Unido 40% y en Alemania 45%), pero ha considerado que hay que seguir sensibilizando a las familias de la importancia de la donación.

En cuanto a los receptores de órganos, el 55% fue a pacientes de otras comunidades autónomas (País Vasco, La Rioja, Castilla y León, Asturias, Navarra, Aragón, Canarias y Murcia) y los restantes a cántabros. La mayoría de los trasplantes de hígado y riñón fue a cántabros, mientras que la mayor parte los de pulmón, corazón y páncreas fueron a pacientes de otras comunidades. En este sentido, Real se ha referido a la derivación de pacientes de otras comunidades a Valdecilla para trasplantes en los que el hospital cántabro es referencia o porque realiza algunos renales de elevada complejidad, como combinados, retrasplantes o a testigos de Jehová. Sobre estos últimos, son trasplantes de elevada complejidad porque no se les puede transfundir sangre y Cantabria es una de las pocas comunidades que tiene este programa operativo, aunque Miñambres ha señalado que se realizan pocos en Valdecilla, unos dos o tres al año como mucho, y en el caso de 2017 solo uno a un paciente de Murcia.

Cuestionados por si se ha detectado turismo de trasplantes en Cantabria, Miñambres ha indicado que "hay una gran preocupación a nivel nacional" por este asunto pero ha asegurado que los requisitos de las listas de espera de trasplantes están muy controlados por lo que "no sucede en nuestra comunidad, ni en España, pero hay que estar pendientes de ello porque la elevada actividad trasplantadora del país lo convierte en una atracción".