Jueves, 23 de Noviembre de 2017
El Tiempo

URBANISMO

Se desploman 50 metros del Muelle de Maliaño de Santander

El presidente de la Autoridad Portuaria niega rotundamente que lo sucedido tenga relación con las obras de construcción del Centro Botín.

Imagen del camión y del muelle derrumbado. Foto: APS
Imagen del camión y del muelle derrumbado. Foto: APS

Unos 50 metros del santanderino Muelle de Maliaño, ubicado junto al cruce de las calles Marqués de la Hermida y Antonio López, se han desplomado la madrugad de este miércoles a al no soportar las 150 toneladas de peso de un camión de carga especial que estaba allí estacionado. Así lo ha informado a Europa Press el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), Jaime González, quien ha indicado que no se han producido heridos, así como que el suceso no afectará a la normalidad operativa del puerto, aunque esa zona del cantil del muelle será revisada. En este sentido, no se autorizará el aparcamiento en esta zona flotante, soportada por columnas, hasta que se compruebe su estado. El Muelle de Maliaño, que comprende la continuación de la calle Antonio López, es el área más antigua del puerto, ubicada en la zona urbana, donde antaño se operaba con grúas, si bien todavía mantiene cierta actividad industrial en el ámbito roro.

La cabina del camión ha quedado en tierra y la plataforma ha caído con el muelle

La madrugada de este miércoles, en el Muelle de Maliaño esquina con la margen norte, en una zona acotada para aparcamiento, un vehículo de transporte especial que llevaba una máquina de 90 toneladas –sumando el conjunto 150 toneladas– ha estacionado sobre el cantil del muelle, a unos 140 metros de la rampa de embarque, y antes de embarcar, el muelle se ha hundido. La cabina del camión ha quedado en tierra y la plataforma ha caído con el muelle; está enganchada a la cabeza tractora pero hundida en el agua. La máquina que transportaba, que ya se había soltado de los amarres de la plataforma, también ha caído al fondo del mar. En el momento del accidente, el conductor del camión no estaba en la cabina.

González ha explicado que la zona a la que ha caído la máquina no tiene mucha profundidad, pero “está en el agua”, por lo que será necesario rescatarla. En este sentido, ha concretado que el objetivo es recuperar “con la máxima celeridad” el camión y a continuación la máquina que transportaba, “que tendrá que ir a Madrid para que toda la electrónica y todo lo que haya podido resultar dañado se pueda reparar con la mayor urgencia y volver a realizar el viaje”. Además, el Puerto de Santander va a “revisar todo lo que compete” a esa zona del cantil de los muelles. Al respecto, González ha explicado que el plan de empresa del puerto ya contemplaba una partida de 10,6 millones de euros entre 2017 y 2020 destinados a mantenimiento. “Son dos ámbitos de actuación: plazo inmediato de recuperación de lo que ha caído al agua y a continuación reparación de lo que ha colapsado. Y la revisión de toda la zona del cantil del Muelle de Maliaño”, ha resumido. El responsable de la APS ha asegurado que el accidente no implica paralizar la actividad portuaria en el lugar, puesto que se ha producido en una zona de aparcamiento y no de acceso ni paso hacia la rampa, por lo que el tráfico puede seguir funcionando. “Lo único que sucede es que hay una zona de muelle donde en este momento tenemos un hueco pero que no condiciona la operativa en absoluto”, ha indicado.

“Ahora tenemos que replantearnos la revisión de toda esa zona”

El desplome se ha producido a unos 140 metros de la zona de embarque, por lo que los accesos al barco, tanto de entrada como de salida, y toda la mercancía rodada –es un muelle que tiene una rampa para tráfico roro de contenedores y semirremolques, así como de maquinaria de proyecto (transportes especiales)– puede seguir operando. González ha explicado que el puerto tiene establecido que esos muelles pueden funcionar en términos de residencia en parámetros equivalentes a lo que la carretera autoriza, pero “como se ha visto en este caso, parece que no era así”, ha reconocido, por lo que “ahora tenemos que replantearnos la revisión de toda esa zona”. En este sentido, ha indicado que si ahora llegara al Muelle de Maliaño “otra máquina con 150 toneladas permitiríamos su aparcamiento solo en el zona sólida; en la zona de cantil, soportada por columnas, no autorizaremos el tráfico pesado”, ha avanzado. Ha remarcado que el desplome ha “evidenciado” que, independientemente de que pudiera haber “algún deterioro o no, porque son muelles muy antiguos aunque en su momento soportaban cargas superiores”, los muelles “no estaban en situación de resistir hasta 150 toneladas”. Ahora se hará frente a la situación con la partida de 10,6 millones consignada para mantenimiento operativo de los muelles. “A lo mejor teníamos que haber llegado antes pero seguimos con nuestro plan de repararlo y mantenerlo en funcionamiento”, ha observado.

Por otra parte, el presidente de la APS ha negado rotundamente que lo sucedido tenga relación con las obras de construcción del Centro Botín. “Las obras del Centro Botín, que están a más de 800 metros, no influyen absolutamente en nada de lo que ha pasado y lo puedo decir al 100% de certeza. Es imposible que haya podido influir en nada”, ha subrayado.

Comentarios