Lunes, 18 de Junio de 2018
El Tiempo

SUCESOS

Un diario publica que la mandíbula hallada en el pantano del Ebro puede pertenecer a una de las dos niñas de Aguilar desaparecidas hace 25 años

Las familias prefieren ser prudentes y optan por no hacer valoraciones hasta que se conozcan los resultados definitivos de las pruebas de ADN de los restos óseos.

Pantano del Ebro
Pantano del Ebro

La mandíbula de una adolescente muerta hace 25 años; es lo que se ha encontrado en el pantano del Ebro, en La Población de Yuso (Cantabria), según ha publicado El Español. Toca esperar las pruebas de ADN de los restos óseos, y las familias de Virginia Guerrero y Manuela Torres, las dos adolescentes de Aguilar de Campoo (Palencia) desaparecidas hace 25 años, están alerta, aunque prefieren ser prudentes y han optado por no hacer ninguna valoración.

“No vamos a hacer declaraciones hasta que no haya resultados de los análisis”, se ha disculpado Emilio Guerrero, hermano de Virginia y portavoz de la familia, en declaraciones a El Español, que ha publicado que los resultados probablemente se conocerán a principios de la próxima semana. “Hasta entonces, respeten el dolor de la familia. Llevamos un calvario de 25 años. Podremos esperar unos días más”, ha pedido también en declaraciones a El Español Karima Bougeffa, la madre de Manuela, que ha asegurado que se enteró del hallazgo “leyendo la prensa”. “Me saltó una publicación en Facebook con una foto de una mandíbula y decía que podía ser mi hija. No se pueden publicar esas cosas sin contrastar. No se imaginan el dolor de unos padres”, se ha quejado.

La Población de Yuso está a 53 kilómetros de Aguilar de Campoo, el municipio en el que desaparecieron hace 25 años Virginia y Manuela, que fueron vistas por última vez a la salida de una discoteca del pueblo.