Viernes, 28 de Abril de 2017
El Tiempo

POLÍTICA

“¿Una escisión en el PP? Por ahora confiamos en Génova pero no descartamos ninguna posibilidad”

Los cargos y afiliados del PP de Cantabria afines a Diego, que reclaman la suspensión cautelar de la nueva Dirección del partido y la apertura inmediata de una investigación sobre las presuntas irregularidades cometidas antes y durante el XII Congreso Regional, prefieren “esperar” a que Madrid “investigue”, pero advierten de que su movimiento es “muy amplio y muy colectivo” y no saben “cómo va a evolucionar”.

Cargos y afiliados del PP de Cantabria afines a Diego, en el autobús camino de Madrid
Cargos y afiliados del PP de Cantabria afines a Diego, en el autobús camino de Madrid

¿Es posible una escisión en el Partido Popular de Cantabria? “El PP es nuestro partido y no pensamos irnos sino dar la batalla dentro. ¿Por qué se van a adueñar ellos [los afines a la nueva presidenta del partido, María José Sáenz de Buruaga] de un partido que es de muchos? Igual los que se tienen que ir son ellos, que son los que han cometido las irregularidades. Nosotros por ahora confiamos en Génova, pero nuestra gente está muy enfadada y si la denuncia no se aborda, tomaremos otras decisiones y no descartamos ninguna posibilidad. Preferimos esperar a que Génova investigue y entonces nos reuniremos y decidiremos qué hacer, pero esto es muy amplio y muy colectivo –alcaldes, alcaldes pedáneos, concejales…– y no sabemos cómo va a evolucionar”. Así ha respondido este miércoles a ‘eldiariocantabria’ uno de los responsables del grupo de cargos y afiliados del PP de Cantabria afines al expresidente del partido Ignacio Diego, que ha preferido mantener el anonimato.

Medio centenar de afines a Diego presentaron este martes en la sede central del PP en la madrileña calle Génova un escrito de denuncia en el que reclaman la suspensión cautelar de la nueva Dirección del PP de Cantabria y la apertura inmediata de una investigación sobre las presuntas irregularidades cometidas antes y durante el XII Congreso Regional del partido, celebrado el pasado 25 de marzo en Santander y del que surgió la nueva Dirección encabezada por Buruaga.

Génova se ha comprometido a abordar el escrito después de Semana Santa y los afines a Diego –que consideran que el aparato del PP no ha dispuesto de “información” suficiente hasta la recepción del escrito, por lo que suponen que desconocía la “gravedad del asunto”– confían en que entonces se investigue la denuncia y haya una “solución”. No obstante, advierten de que si Génova les “da largas”, seguramente acudirán “a los tribunales”, y es que están convencidos de que la “estructura” del PP de Cantabria está “en manos de personas que han llegado a ella a través de procedimientos irregulares”.

“Pensaban que esto iba a ser un cabreo de tres días y se están llevando una sorpresa”

La división en el PP de Cantabria entre los afines a Buruaga y los afines a Diego es prácticamente absoluta, y los segundos están convencidos de que los primeros “se han pasado de frenada”: “Contaban con el apoyo de buena parte de Génova, pero una cosa es que Génova te diga que le interesa que ganes y otra cosa es que te deje hacer lo que te dé la gana”, insisten. “Mi sensación es que pensaban que esto iba a ser un cabreo de tres días y se están llevando una sorpresa”, advierte uno de los responsables del grupo de cargos y afiliados afines a Diego.

En este contexto enmarcan los afines a Diego el comunicado que el PP de Cantabria difundió este martes advirtiendo de que “quien no reconozca” a la nueva Dirección emanada del XII Congreso “deberá responder de sus decisiones” y emplazando al expresidente del partido a “desautorizar” los “movimientos de sus afines”, un comunicado que no ha ayudado a calmar los ánimos sino todo lo contrario: “Nos amenazan con los Estatutos, pero nosotros no vamos contra el PP sino contra una forma torticera de hacer política, porque cuando un partido toma atajos, acaba mal”, advierten los afines a Diego, convencidos de que la nueva Dirección del PP de Cantabria quiere “implicar” en la disputa al expresidente del partido, que por el momento sigue guardando silencio y no ha respondido a la nueva Dirección del PP ni siquiera después de que ésta manifestara que tiene la “impresión cada vez más clara” de que Diego “no ha aceptado verdaderamente el resultado” del XII Congreso. Sí han respondido sus afines: “No es que no aceptemos el resultado, es que no aceptamos el procedimiento llevado a cabo para obtener ese resultado. Por eso no aceptamos el resultado, no porque haya ganado Buruaga; si Buruaga hubiera ganado bien, la felicitaríamos”, aseguran.

Entre las “múltiples irregularidades” que los afines a Diego aseguran que se han cometido antes y durante el XII Congreso del PP de Cantabria están la “falta de transparencia en los listados”, la “suplantación de identidad solicitando el voto”, la “parcialidad manifiesta en el aparato de la sede” y sobre todo los “pagos de cuotas de afiliación masivos”.

Comentarios