Sábado, 27 de Mayo de 2017
El Tiempo

MEDIO RURAL

"Lo que intentamos es aislar a la avispa asiática en la zona de la costa para que no siga yendo hacia zonas de más altitud"

El Gobierno de Cantabria trabaja para "parar cuanto antes" la "invasión" de la avispa asiática, aunque Oria reconoce que su erradicación es difícil.

Nido de avispa asiática
Nido de avispa asiática

El Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Medio Rural, trabaja para "en la medida de lo posible" parar "lo antes" que se pueda la "invasión" de la avispa asiática (vespa velutina) en la comunidad autónoma. A preguntas de la prensa por la alerta de "crisis" en el sector apícola de Cantabria principalmente por los daños que causa la avispa asiática, Oria ha reconocido este viernes que sí ha habido "algunos daños" en la comunidad autónoma y, ante la dificultad de eliminar los ejemplares de esta avispa, se está tratando de controlar su expansión. "Lo que intentamos es controlarlo y que no siga yendo hacia zonas de más altitud, mantenerla e ir aislándola en la zona de la costa", ha explicado el consejero, que ha detallado que esa es una de las acciones enmarcadas en el protocolo contra la vespa velutina aprobado recientemente.

A pesar de contar con ese protocolo, al que se van incorporando otras medidas que a veces aportan los propios apicultores, Oria ha reconocido la dificultad de "acabar" con la avispa asiática y ha manifestado que de lograrse, "no sería en un plazo corto". En este punto ha recordado que esta especie llegó a Europa hace 10 años a través de Francia, donde llegaron materiales de artesanía procedentes de Asia en los que había ejemplares de esta avispa. En el país vecino "a pesar de llevar una década luchando contra ella, ha sido imposible su erradicación, por lo que lo que se intenta es controlarla", ha dicho. En España, ha recordado que la avispa asiática entró por el País Vasco y se ha extendido por toda la Cornisa Cantábrica a Cantabria, Asturias, Galicia e incluso por alguna parte de Castilla y León. Todas estas comunidades forman una comisión en la que se estudian e implementan medidas para el control y eliminación de esta especie, y a la que también hacen sus aportaciones los apicultores.