Sábado, 03 de Diciembre de 2016
El Tiempo

TRIBUNALES

Juzgan este lunes al abuelo acusado de abusar de su nieta de seis años

Por parte de ambos padres se interpuso denuncia el 27 de diciembre. Ese día el denunciado intentó suicidarse ingiriendo altas dosis de medicamentos.

La Fiscalía ha solicitado una pena de cinco años de cárcel para un hombre por un delito de abusos sexuales a su nieta de seis años de edad, así como una indemnización de 3.000 euros a la menor por el daño moral sufrido.

El juicio se celebra este lunes, 28 de noviembre, a partir de las 10 horas en la Sección Tercera de la Audiencia de Cantabria, después de suspenderse el primer señalamiento el pasado mes de febrero.

Según el escrito del Ministerio Público, los hechos ocurrieron a finales de 2013, cuando el hombre, abuelo paterno, aprovechando que su nieta solía acudir a su domicilio, ya que sus padres se encontraban separados, efectuó tocamientos a la pequeña, en ocasiones previas encima de la vestimenta.

Hasta que en una de las ocasiones, el 22 de diciembre, cuando se encontraban a solas en el salón, realizó tocamientos a la niña en su zona genital por dentro de la ropa, y a la vez realizó gesticulaciones de nítido carácter sexual.

Cuando se encontraban a solas en el salón, realizó tocamientos a la niña en su zona genital por dentro de la ropa

Por parte de ambos padres se interpuso denuncia el 27 de diciembre. Ese día el denunciado intentó suicidarse ingiriendo altas dosis de medicamentos, según consta en el escrito de la acusación particular.

La madre se percató del comportamiento anómalo de la niña, porque se hacía pis encima tanto de día como de noche, y tras preguntarle le relató lo acontecido el domingo anterior. Posteriormente la denuncia fue ratificada por la madre en instancia judicial.

Para el fiscal, los hechos constituyen un delito continuado de abuso sexual a menor, por lo que pide cinco años de cárcel, así como una indemnización de 3.000 euros para la pequeña por los daños morales, y prohibición de aproximarse a la víctima en un radio de 300 metros y de comunicarse con ella durante un plazo de 10 años.

La acusación particular, ejercida por la madre, pide la misma pena de cárcel y la misma indemnización, así como prohibición de acercarse a su nieta a menos de 500 metros durante 15 años; y libertad vigilada durante siete años después de la pena privativa de libertad.

Por su parte, la defensa niega los hechos, asegura que la denunciante "ha reconocido expresamente que los hechos denunciados son falsos", y pide que se consulte a los centros geriátricos y de atención a la dependencia donde ha trabajado para que informen si observaron en ella "problemas de comportamiento tanto con los residentes como con los compañeros de trabajo".

Comentarios