Viernes 20.07.2018
POLÍTICA

Las comidas de la discordia

El encuentro que los dieguistas del PP celebrarán este viernes en Laredo con la presencia del propio Diego y el homenaje de los tezanistas al exconsejero del PSOE Ramón Ruiz y a su equipo, en el que intervendrá la vicepresidenta autonómica, levantan ampollas en un PP y un PSOE divididos.

Montaje de miembros de Lealtad Popular y Ramón Ruiz | edc
Montaje de miembros de Lealtad Popular y Ramón Ruiz | edc

Los dieguistas –militantes del PP de Cantabria afines al anterior presidente del partido, Ignacio Diego, y agrupados en el colectivo denominado Lealtad Popular– celebrarán una comida este viernes, 6 de octubre, en Laredo, a la que asistirá el propio Diego. Los tezanistas –militantes del PSOE de Cantabria afines a la anterior secretaria general del partido y actual vicepresidenta autonómica, Eva Díaz Tezanos– celebrarán otra comida este domingo, 8 de octubre, en Puente Arce; un “encuentro de reconocimiento” al exconsejero Ramón Ruiz y al que fue su equipo en la Consejería de Educación y en el que intervendrá la propia Tezanos. Dos comidas en un mismo fin de semana que han levantado ampollas en un PP y un PSOE divididos.

Urrutia dice que la de los dieguistas en Laredo es “una comida de amigos en contra del PP”

Sobre la de los dieguistas en Laredo, la presidenta del Comité Electoral de la Ejecutiva del PP de Cantabria –que preside María José Sáenz de Buruaga– y parlamentaria autonómica del partido, Isabel Urrutia, ha asegurado este miércoles que se trata de “una comida de amigos en contra del PP, o en contra de la actual Dirección del PP”. Y sobre la asistencia de Diego a la misma, Urrutia ha dicho que “cada uno se pone donde quiere estar, y por desgracia donde siempre ha estado aunque no se le haya visto”. Urrutia ha destacado que quienes han organizado la comida del viernes son “los que están detrás” de la querella contra tres dirigentes del PP de Cantabria –Buruaga, la secretaria general del partido, María José González Revuelta, y la gerente del mismo, Jesusa Sánchez– y de las demandas y los recursos que han venido sucediéndose tras el XII Congreso del PP de Cantabria, en el que Buruaga arrebató a Diego la Presidencia del partido. A preguntas de la prensa tras una rueda de prensa sobre la Oficina Judicial y Fiscal, Urrutia ha recordado que tras el XII Congreso, Diego aseguró que iba a “colaborar” con la nueva presidenta y la nueva Ejecutiva. “Si su forma de colaborar es sentarse y estar con los que se querellan y piden cárcel a la presidenta, la secretaria general y la gerente del partido, con sus propios actos él mismo está diciendo todo”, ha manifestado Urrutia, que ha añadido que “cada uno colabora con quiere colaborar”. La dirigente del PP de Cantabria ha recordado que la Ejecutiva autonómica del partido pidió al Comité de Derechos y Garantías que investigara “una corriente en contra del PP que se estaba promoviendo” y que hay un expediente informativo abierto, pero ha reconocido que desconoce en qué estado se encuentra.

Menos profunda –al menos por el momento– es la herida en el PSOE de Cantabria, pero en Bonifaz también se ve con recelo el “encuentro homenaje” a Ramón Ruiz que este domingo reunirá a los tezanistas en un restaurante de Puente Arce y en el que intervendrán tanto Ruiz como la propia Tezanos, que sigue sin realizar los cambios en su consejería –la sustitución de Salvador Blanco como consejero delegado de Sodercan y la de Rosa Inés García como directora de Mare– que le exige el sanchista Pablo Zuloaga, quien le arrebató la Secretaría General del PSOE en el XIII Congreso del partido. El presidente del bipartito autonómico PRC/PSOE y secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, ya terció este martes en el pulso que mantienen Tezanos y Zuloaga, llamando a la “cordura” a su partido socio de gobierno, aunque no desveló si cesará a Tezanos si Zuloaga cumple su advertencia de expedientar a la vicepresidenta si ésta sigue negándose a sustituir a Blanco al frente de Sodercan y a García al frente de Mare. “Yo no actúo más que sobre realidades”, zanjó Revilla.

Comentarios