Domingo, 28 de Mayo de 2017
El Tiempo

CANTABRIA

La ley para la igualdad y no discriminación presta "especial atención" a la protección de menores transexuales

Díaz Tezanos ha revelado que el borrador legislativo ya está ultimado, y ha avanzado que la próxima semana se presentará el documento a ALEGA para recibir sus aportaciones y sugerencias.

Uno de los aspectos "centrales" pretende conseguir que el ámbito escolar sea "un espacio de tolerancia y respeto".

La vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos
La vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos

La vicepresidenta de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, ha anunciado este viernes que el Gobierno ya tiene ultimado el borrador del anteproyecto de ley para la igualdad de trato y no discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género, y ha avanzado que la próxima semana se presentará el documento a la asociación ALEGA para que conozcan su contenido y hagan las aportaciones y sugerencias que consideren al texto.

De esta manera, el Ejecutivo da "un paso fundamental" en el cumplimiento del compromiso que la propia vicepresidenta trasladó a la sociedad cántabra al comienzo de la legislatura, con el objetivo de promover una sociedad tolerante con la diversidad y que proteja a las víctimas de discriminación por identidad sexual.

"Nuestra obligación es promover una sociedad tolerante con la diversidad y una sociedad decente que no humille a quienes conviven con nosotros, por ello la ley persigue el doble objetivo de prevenir y erradicar cualquier forma de discriminación y proteger a las víctimas", ha defendido en nota de prensa la vicepresidenta.

El Gobierno quiere fijar un marco legal "adecuado" para la prevención, atención y eliminación de todas las formas de discriminación

Además, ha recordado que la voluntad del Gobierno y, en concreto, de su Consejería es "ir de la mano" de los colectivos representativos de las diferentes sensibilidades en cada materia a la hora de legislar y avanzar en la defensa de los derechos de los ciudadanos, especialmente de quienes más precisan la defensa y protección de los poderes públicos.

A través de esta ley, el Gobierno quiere fijar un marco legal "adecuado" para la prevención, atención y eliminación de todas las formas de discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género.

Además, quiere impulsar la aplicación transversal de la igualdad de trato en la formulación, ejecución y evaluación de las políticas públicas, avanzar en la coordinación entre las diferentes administraciones públicas y en la colaboración entre las mismas, los agentes sociales y la sociedad civil organizada, todo ello para favorecer la corresponsabilidad social ante la discriminación.

Entre otras medidas, esta ley prevé la implantación en Cantabria de un sistema de acreditación de la identidad de género, a través de la emisión de una documentación administrativa acorde con esta identidad. Esta documentación permitirá a las personas transexuales, y sobre todo a los menores, ser tratados conforme a la misma en el ámbito educativo, en el sanitario, etc.

Ámbito escolar

El ámbito escolar es uno los aspectos "centrales" de esta legislación que pretende conseguir que sea "un espacio de tolerancia y respeto" hacia todas las expresiones de género, en el que se proteja al alumnado, evitando cualquier forma de discriminación, segregación y marginación. Para ello, se integrará la educación en valores de igualdad, diversidad y respeto en todos los niveles educativos, explicando la diversidad afectivo-sexual desde las edades más tempranas.

El ámbito escolar es uno los aspectos "centrales" de esta legislación que pretende conseguir que sea "un espacio de tolerancia y respeto"

Igualmente, se recogerán medidas contra el acoso escolar homofóbico y transfóbico y se recogerán un conjunto de actuaciones de especial protección de los menores transexuales.

En el sistema sanitario público se garantizará una política respetuosa con las personas LGTBI y que no trate directa o indirectamente su condición, especialmente la de los transexuales, transgéneros e intersexuales, como una patología. Para ello, se establecerán además estrategias para afrontar sus problemas de salud específicos.

Se contempla también la aprobación de dos protocolos, uno específico de actuación en materia de intersexualidad y otro para la atención integral a personas transexuales, con expresa referencia a la atención sanitaria de los menores transexuales. El objetivo de este protocolo es mejorar la atención temprana de las manifestaciones de transexualidad y la calidad de la asistencia sanitaria que se presta a este colectivo, garantizando que esa atención respete los principios de libre autodeterminación de género, de no discriminación y de no segregación.

Además, este protocolo incluirá la definición de los criterios de acceso al tratamiento hormonal de adultos y menores de edad y la intervención quirúrgica que precisen de acuerdo con la cartera de servicios vigente. En la cartera de servicios complementaria se preverán convenios con centros de referencia del Sistema Nacional de Salud para atender el proceso de reasignación sexual, además de contemplar la formación de los profesionales sanitarios.

Menores transexuales

La ley presta "especial atención" a la protección y defensa de los menores transexuales y su derecho a la confidencialidad de su identidad registral y a poder expresar y desarrollar libremente su personalidad durante la infancia y la adolescencia.

Los menores transexuales tendrán derecho a recibir tratamiento médico específico

Para ello, en el ámbito educativo, obligará a la dirección de los centros, al profesorado y todo el personal a que se dirijan al alumnado transexual por el nombre elegido por éste, respetando su derecho a utilizar dicho nombre y a la imagen física, la vestimenta y el uniforme elegido por el menor en todas las actividades docentes y extraescolares que se realicen en el centro, incluyendo los exámenes. Además, se les garantizará el acceso y uso de las instalaciones del centro de acuerdo con su identidad de género.

En cuanto a su atención sanitaria, los menores transexuales tendrán derecho a recibir tratamiento médico específico, que incluirá el tratamiento hormonal desde su derecho al libre desarrollo de la personalidad y con atención a su capacidad y madurez para tomar decisiones.

También se incluyen medidas en el ámbito social, laboral o deportivo, y la norma cántabra incluye la prohibición de limitar por razones de orientación sexual e identidad de género el derecho de admisión en los establecimientos abiertos al público y la obligación de dichos establecimientos de adoptar medidas para prevenir y eliminar cualquier acto de violencia o agresión física o verbal que pudiera producirse contra personas LGTBI por motivos discriminatorios.