Martes, 24 de Octubre de 2017
El Tiempo

ANIMALES

Más de 134.000 reclaman la prohibición del festejo de 'La gata negra'

La Gata Negra fue declarada Fiesta de Interés Turístico Regional el 3 de agosto de 1998.

Festejo de 'La gata negra' en Carasa
Festejo de 'La gata negra' en Carasa

La petición al Gobierno de Cantabria y al Ayuntamiento de Voto de prohibir el festejo de 'La gata negra' que se celebra en la localidad de Carasa, en Voto, cada 16 de agosto desde el año 1477, y que está declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, ha sido respalda hasta el mediodía de este domingo por más de 134.300 personas firmas en la plataforma Change.org, a la que se incorporó hace nueve días.

La petición de firmas iniciada por Acción para el Respeto Animal explica que, durante más de tres horas, una gata es transportada en una especie de procesión a la que le precede una charanga. Al llegar al final del recorrido y tras un discurso donde se cuenta lo que ha sucedido en el último año en el pueblo, el animal es lanzado desde más de dos metros al publico para saber en qué dirección irá en su huida.

La petición indica que "son muchas las opciones que se pueden plantear como alternativa"

El animal es transportado por un burro y escoltado por cientos de personas disfrazadas. Es la Junta Vecinal de Carasa la encargada de organizar este "evento" en el que nuevamente se utiliza a un animal como parte del "divertimento" en las fiestas, señala la petición en change.org.

Igualmente precisa que, tras varias denuncias de la asociación ecologista ARCA, la fiesta se ha "suavizado", y es que años atrás el felino era transportado dentro de un saco y, una vez lanzado al público, sufría diversas patadas en su huida. Hoy el animal "tan sólo tiene que aguantar durante tres horas esos ruidos y toda esa muchedumbre intentando atraparla".

En la petición se argumenta que los gatos, desde el punto de vista veterinario, por sus características etológicas o de comportamiento, no se adaptan bien a manipulaciones de personas desconocidas ni a cambios bruscos de localización. Además, son extremadamente sensibles al sonido, y les pueden provocar "un gran estrés y sufrimiento" los ruidos estridentes.

Además se indica que "son muchas las opciones que se pueden plantear como alternativa" como un peluche o una persona disfrazada de gato.

"Las personas que firman esta petición no entendemos que en pleno siglo XXI, el sufrimiento de una pobre gata sea Fiesta de Interés Turístico Regional. No entendemos tampoco que se gaste dinero público en maltratar a animales indefensos.

PACMA Y EQUO

El partido animalista PACMA ha exigido también que se prohíba el festejo y advertía al Ayuntamiento y a la Guardia Civil de la "ilegalidad" del festejo, anunciando que, en el caso de que se celebre, denunciará a las autoridades por consentir un evento "basado en el maltrato animal".

También se ha sumado EQUO a esta petición, exigiendo al Ayuntamiento de Voto que deje de utilizar animales en la fiesta ya que este hecho vulnera la Ley 3/1992, de 18 de marzo, de protección de los animales en la Comunidad Autónoma de Cantabria.

TRADICIÓN

El Gobierno de Cantabria explica en su portal 'Turismo de Cantabria' que 'La gata negra' es un ritual único en España, marcado por la tradición agrícola y carnavalesca.

La historia de la 'Suelta de la Gata Negra' se remonta a 1477, año en el que se originó la celebración. Entonces, una sequía asolaba y amenazaba las cosechas del pueblo de Carasa. La leyenda cuenta que Manuel Otero, alcalde de aquella época, trajo una gata negra en procesión que tenía fama de tener poderes. Al soltarla, la gata se fue hacia la mies y aquel año, como si de un milagro se tratase, las cosechas mejoraron.

Por ello, todos los vecinos de Carasa, año tras año, están pendientes del camino que tomará la gata en su huida. Antaño, si se dirigía hacia la mies, era presagio de fertilidad en los campos y buenas cosechas; sin embargo, si huía hacia el Pico Carrasco era señal de malos augurios. De ahí el marcado carácter agrícola de esta celebración.

En cuanto al origen carnavalesco, explica el Gobierno, queda patente en la escolta de todos los niños del pueblo disfrazados que acompañan a la gata en su camino desde Rioseco (barrio más alto de Carasa) hasta la plaza del pueblo.

La gata llega a la plaza del pueblo subida en una carroza adornada y en compañía de un trovador y su comitiva. Una vez allí, el trovador contará a modo de coplillas las confidencias que le ha hecho la gata sobre los sucesos acontecidos en los barrios de Carasa (Rioseco, Ampudia, El Cristo, Camargo, La Iglesia, Angustina, etcétera) y sobre algún hecho concreto de especial relevancia.

La Gata Negra fue declarada Fiesta de Interés Turístico Regional el 3 de agosto de 1998.