Miércoles, 20 de Junio de 2018
El Tiempo

SANTANDER

Del MetroTUS a los espigones de La Magdalena, al Ayuntamiento se le acumulan las protestas vecinales

La manifestación de este viernes tendrá como lema ‘No al Metro-TUS’, partirá de Puertochico y concluirá en la plaza del Ayuntamiento con “una sonora cacerolada”, mientras que La Magdalena acogerá el domingo una concentración para pedir la paralización de “una actuación destructiva” y la retirada de las “grandes escolleras”.

Concentración contra el MetroTus, el pasado 3 de marzo en la plaza del Ayuntamiento de Santander
Concentración contra el MetroTus, el pasado 3 de marzo en la plaza del Ayuntamiento de Santander

Al Ayuntamiento de Santander se le acumulan las protestas vecinales, del Metro TUS a los espigones de La Magdalena. Por un lado, la Plataforma Transporte Santander ha convocado una manifestación para este viernes, 16 de marzo, de Puertochico al Ayuntamiento y a la que la Plataforma ha invitado a participar a todos los vecinos afectados, así como a los comerciantes, los taxistas y las organizaciones sindicales. Por otro lado, el Grupo Alceda y la asociación ecologista Arca han convocado para el domingo, 18 de marzo, una concentración de protesta para pedir la paralización de la construcción de los espigones para la estabilización de las playas de La Magdalena y Los Peligros, así como la retirada de las “grandes escolleras” que ya se han levantado y que consideran “una actuación destructiva”.

La Plataforma Transporte Santander, creada por asociaciones de vecinos y diversos colectivos para pedir al Ayuntamiento la eliminación del sistema del Metro-TUS y la reordenación de líneas, ha considerado que “la solución no se puede demorar" y ha criticado que el equipo de gobierno (PP) le haya ofrecido mantener una reunión el próximo 28 de marzo. Para esta Plataforma, “la solución no se puede demorar tanto en el tiempo” cuando los “problemas” generados por el sistema del Metro-TUS son “una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos, ya que ha cambiado notablemente para mal la vida de los santanderinos”. Este colectivo ha indicado en un comunicado que el Ayuntamiento les ha trasladado que la fecha para una posible reunión tiene que ser el día 28, que es “lo antes posible por motivos de agenda”, algo que “no ha sentado muy bien” en la Plataforma, que cree que es un asunto que requiere un análisis conjunto, para así “encontrar acuerdos entre vecinos y representantes municipales”.

El MetroTUS “ha originado una gran repercusión social y multitud de críticas mucho antes de su puesta en servicio”

En estos momentos, la Plataforma está integrada por la Federación Cántabra de Asociaciones de Vecinos (FECAV), las asociaciones de vecinos de Amigos de Cazoña, Cueto, El Ensanche, Pombo y Cañadío, Los Arenales (Castilla-Hermida), San Joaquín (Campogiro), Nueva Florida, Piedras Blancas, Monte y Ateca, así como la Plataforma TUS San Román y el colectivo de vecinos de Peñacastillo. Además, forman parte de este colectivo el Consejo de Estudiantes de la Universidad de cantabria, el Concejo Abierto de Santander, la Mesa de Movilidad de la Bahía de Santander y la Plataforma DEBA. Grupos de vecinos y algunos de estos colectivos comenzaron quejándose de los “problemas” que el cambio en el sistema de transporte les había generado a cada uno de ellos pero “aisladamente” y, ante ello, el Ayuntamiento, han señalado, empezó a ofrecer a “soluciones parciales pero muy alejadas de las necesidades de los afectados”. Por ello, han decidido agruparse para plantear sus peticiones coordinadamente y que se pueden resumir en una sola: que el sistema de transporte del MetroTUS vuelva a la situación del pasado 31 de enero y, después, si hay que realizar algún cambio, “tenga su origen en las necesidades reales de los vecinos” y se decidan a través de “una participación real y sincera”. Y es que, para la Plataforma, este proyecto “ha originado una gran repercusión social y multitud de críticas mucho antes de su puesta en servicio” el pasado 1 de febrero, pero una vez en marcha ha generado “muchos trastornos” a los ciudadanos, ya que ha obligado “al trasbordo” a quienes viven en zonas más alejadas como Peñacastillo, Nueva Montaña, San Román, Monte y Cueto, y también ha afectado a otros barrios como Cazoña o El Alisal por “la saturación de determinadas líneas”.

Desde la Plataforma han indicado que “ante la pasividad del Ayuntamiento para encontrar una solución global”, se convocó “con éxito” una concentración el pasado 3 de marzo y, como las modificaciones o ajustes anunciados por el equipo de gobierno están "muy lejos de las necesidades reales" de los vecinos, ya ha convocado una nueva protesta, en este caso una manifestación, para las 19:30 horas de este viernes, 16 de marzo. Esta movilización, que ya anunció la pasada semana la FECAV como miembro de la Plataforma, se desarrollará bajo el lema No al Metro-TUS y discurrirá desde Puertochico hasta el Ayuntamiento, y la Plataforma han invitado a participar a todos los vecinos afectados, así como a los comerciantes, los taxistas y las organizaciones sindicales. La plataforma, que además puso en marcha una recogida de firmas contra el Metro-TUS que ya suma más de 10.000 rúbricas, ha pedido a quienes asistan a la manifestación que lleven pancartas para mostrar lo que piensan sobre este sistema de transporte y también que, para hacerse oír, lleven “silbatos, panderetas, tambores...” porque la movilización se pretende concluir con “una sonora cacerolada” en la plaza del Ayuntamiento.

Por su parte, el Grupo Alceda y Arca han convocado una concentración de protesta y han puesto en marcha una campaña en la plataforma change.org para pedir la paralización de la construcción de los espigones para la estabilización de las playas de La Magdalena y Los Peligros, así como la retirada de las “grandes escolleras” que ya se han levantado y que consideran “una actuación destructiva”. La concentración se celebrará a las 12:00 horas de este domingo, 18 de marzo, en el Balneario de La Magdalena, mientras que la campaña suma ya más de 3.300 firmas en apoyo a la paralización de las obras de estos diques, una obra que depende de la Dirección General de la Sostenibilidad de la Costa y del Mar del MAPAMA (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente) y que conlleva una inversión de unos 2,3 millones de euros.

“Se está produciendo un atentado sobre un excepcional entorno de la ciudad de Santander”

El Grupo Alceda y Arca, que ya protagonizaron una concentración contra estos espigones el pasado 4 de marzo, consideran que la actuación es “un atentado al patrimonio paisajístico de Santander”, por lo que piden su paralización. Ambos colectivos lamentan que las “grandes escolleras” se están construyendo sobre “uno de los patrimonios paisajísticos más singulares de Santander, la Ensenada de la Magdalena, una verdadera joya de la relación ciudad-naturaleza”, por lo que denuncian que “se está produciendo un atentado sobre un excepcional entorno de la ciudad de Santander, un paisaje de categoría equiparable a un gran monumento histórico en que se combina la naturaleza y la historia” y que además es “la postal más divulgada” de la ciudad. Para el Grupo Alceda y Arca, “afrontar la cuestión de la deriva de las arenas pasa por una investigación adecuada” que, “de manera cuidadosa, proporcionada y responsable, actúe de forma poco agresiva, con la mínima afección al medio natural y evitando el hiriente impacto paisajístico del que estamos siendo testigos”. En este sentido, destacan que el mantenimiento de las arenas en ciertas partes de la playa “se ha hecho tradicionalmente de manera periódica, cuando se produce algún temporal excepcional”, a través de rellenos, y considera que tratar de evitar eso con “la construcción de estas grandes escolleras es un proceder impropio de un lugar tan sensible”. “Resulta una solución innecesaria, obsoleta, destructiva y fuera de escala”, añaden.

Ambos colectivos se han referido también al coste de la actuación, unos 2,3 millones de euros, cuantía que dicen “serviría para mantener la limpieza y dragado convencional de las arenas durante más de 30 años, sin tener que alterar el paisaje que existe, y se tendría todo este tiempo para investigar y proceder de manera mucho más proporcionada, natural y respetuosa”. “Se están construyendo dos grandes espigones de más de 200 metros de escolleras que destruyen lo que supuestamente dicen que van a conservar. La propia actuación se ha vuelto en el verdadero problema y la acción más irracional. No se atienden las causas, la única certeza es la destrucción los relevantes valores paisajísticos y de un entorno con un alto grado de naturalidad”, concluye el texto de la petición de change.org.

escolleras