Sábado, 18 de Noviembre de 2017
El Tiempo

TRIBUNALES

Muguruza, Hierro y Díez Muro recurren la sentencia del túnel de Mioño

El exalcalde y los exconcejales de Castro Urdiales habían sido inhabilitados durante más de cuatro años para ejercer un cargo público por considerarles autores de un delito continuado de prevaricación.

El exalcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, ha recurrido la sentencia que le inhabilita durante más de cuatro años
El exalcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, ha recurrido la sentencia que le inhabilita durante más de cuatro años

El exalcalde de Castro Urdiales Fernando Muguruza y los exconcejales Salvador Hierro (IU) y Jaime Díez Muro (PRC) han recurrido ante la Audiencia Provincial la sentencia del Juzgado de lo Penal nº 1 de Santander que les condenó a más de cuatro años de inhabilitación para cargo público como autores de un delito continuado de prevaricación relacionado con la adjudicación del acondicionamiento del túnel de Mioño y la instalación de un ascensor en el Mercado municipal.

La sentencia, notificada el pasado 31 de enero, absolvió a los otros siete imputados, entre los que estaban cuatro miembros de la Corporación -Miguel Rodríguez KyK (PP), Santiago Vélez (IU), Concepción Carranza (PP) y Tomás Molinero-, dos trabajadores municipales -secretario e interventor- y el gerente de la adjudicataria.

La sentencia considera probado que en 2004 la Junta de Gobierno Local de Castro Urdiales acordó por unanimidad aprobar las ofertas y la adjudicación a Izeta de las obras de acondicionamiento del túnel de Mioño y las de instalación del ascensor en el mercado municipal.

Entiende la juez que los tres condenados tenían "pleno conocimiento de la ausencia total de expediente administrativo de contratación" así como de "los vínculos de parentesco" entre Díez Muro, entonces concejal de Industria, y el gerente de IZETA, que era su hermano.

Señala la sentencia que Díez Muro votó favorablemente a las adjudicaciones, lo que, a su juicio, evidencia "una consciente y deliberada ausencia de abstención, con la silenciosa complacencia y el encubrimiento del alcalde y del concejal de Obras" -Salvador Hierro-.

En la sentencia se recuerda que ni la contratación de las obras del túnel de Mioño ni la instalación del ascensor en el mercado municipal fueron asuntos incluidos en el orden del día de las juntas.

Además, añade que la práctica habitual en las juntas era que "se votaba a instancia del concejal responsable del área, a través de las informaciones facilitadas por los mismos" y en "sesiones auténticamente maratonianas, con multitud de asuntos y puntos que se planteaban en el acto, sin suscitarse un efectivo debate sobre los mismos".

A juicio de la magistrada, tal situación "facilita la ocultación de las irregularidades y de la ilegalidad en las que incurrían aquellos, o sus expedientes, a los demás integrantes de la junta corporativa".

"Con dicha mecánica se hurtaba al resto de concejales la posibilidad de obtener información anticipada, o el examen de la documentación oportuna al efecto, así como el conocimiento de los aspectos precisos para una válida y real deliberación sobre aquellos, dificultando palpablemente una decisión fundada", dice.