Domingo, 24 de Septiembre de 2017
El Tiempo

NOJA

Nuevo récord en la carrera solidaria a favor de Unicef, con más de 1.600 participantes

La prueba ha recaudado 7.450 euros, un 6,4% más que en 2016, que se destinarán en su totalidad a programas de apoyo a la infancia

Más 1.600 personas han participado en la edición de este año
Más 1.600 personas han participado en la edición de este año

Algo más de 1.600 personas de todas las edades han participado en la VII Carrera Solidaria a favor de UNICEF celebrada esta mañana en Noja, lo que representa un nuevo récord de participación.

La prueba, disputada en un ambiente claramente familiar y festivo, ha dado comienzo a las diez de la mañana con la tradicional sesión de estiramientos y foto de familia de los participantes que, posteriormente, han completado los cuatro kilómetros del recorrido por las principales calles del municipio.

A su término, el alcalde de Noja, Miguel Ángel Ruiz Lavín, ha expresado su reconocimiento a todos los participantes y a cuantas personas han colaborado desinteresadamente en su organización, al tiempo que ha reiterado el compromiso del Consistorio de seguir apostando por eventos de este tipo que “contribuyen a paliar un poco más las necesidades de los millones de niños que aún hoy viven sin los recursos más básicos de alimentación, medicinas y educación”. 

En la misma línea, la presidenta de UNICEF Comité Cantabria, Esperanza Botella, ha transmitido una vez más el agradecimiento a los organizadores por su compromiso con la infancia, a los habitantes de Noja que han acogido la prueba, y a todas las personas que han participado en esta VII edición de la Carrera Solidaria. “Gracias a vuestro apoyo, un año más, seguiremos trabajando para mejorar las vidas de miles de niños y niñas en todo el mundo para asegurar que tengan acceso a agua limpia para beber, a educación y a servicios de salud de calidad”, ha indicado.

La totalidad de los fondos obtenidos en esta carrera, 7.450 euros, un 6,4% más que en 2016, se destinará a los programas que UNICEF lleva a cabo en países en desarrollo para conseguir cambios reales en las condiciones de vida de millones de niños.