Viernes, 18 de Agosto de 2017
El Tiempo

DENUNCIA

Un peregrino denuncia que las expectativas que traía desde León para recorrer el Camino Lebaniego, se han convertido en “decepción y malestar”

Un viajero, de vacaciones en Cantabria, que decidió recorrer la región a pie y a través del transporte público, “siguiendo las recomendaciones” del presidente Miguel Ángel Revilla, denuncia una serie de problemas "subsanables" con los que se está encontrando en su ruta y, que están "empobreciendo" significativamente su experiencia en nuestra comunidad.

También critica la ausencia de transporte público para poder llegar y visitar algunos de los principales lugares turísticos de Cantabria, como El Soplao o el Parque de Cabárceno.

Fotomontaje realizado con fotografías de caminolebaniego.com y Google Maps
Fotomontaje realizado con fotografías de caminolebaniego.com y Google Maps

Luis C.F., es un visitante leonés que ha decidido utilizar sus vacaciones para descubrir los “grandes atractivos” que encierra “la infinita Cantabria”. Como él mismo asegura a este medio, en su visita decidió recorrer la región a pie y a través del transporte público, “siguiendo las recomendaciones” del presidente Miguel Ángel Revilla.

Sin embargo, las grandes expectativas que este aventurero traía desde León, se han convertido en “decepción y malestar” debido a una serie de inconvenientes “realmente subsanables” con los que se ha ido encontrado a lo largo del viaje. Unos problemas que, afirma, están “empobreciendo” su experiencia, impidiéndole disfrutar de algunos recursos que desde Cantur “se afanan en promover efusivamente”.

La primera de sus reclamaciones está destinada a la “ausencia de servicios de transporte público” en importantes recursos turísticos de Cantabria, como la Cueva de El Soplao o Cabárceno.

La primera de sus reclamaciones está destinada a la “ausencia de servicios de transporte público” en importantes recursos turísticos de Cantabria, como la Cueva de El Soplao o Cabárceno

En este sentido, Luis C.F. denuncia, a través de una carta a la que ha tenido acceso ‘eldiariocantabria.es’, que ninguno de estos dos lugares disponen de una opción de transporte público para los visitantes. “La única opción de visitar Cabárceno (convenientemente) es por medio de una empresa privada en jornada de medio día, por un importe de 48€. La cueva sólo es posible acceder a ella mediante taxi (de un coste elevado y no asumible por todo el mundo), aunque también pueda ser considerado SP”, testifica.

Por otra parte, el leonés, que está realizando el Camino Lebaniego “aprovechando el Año Jubilar”, ha visibilizado las carencias del mismo, y entre sus demandas solicita la mejora de algunos tramos, como el de la senda fluvial del Nansa. “La temperatura es muy agradable, debido al río y a que la senda discurre a la sombra. No obstante, de lo que nadie te advierte es que la superficie es en su mayoría de tierra y, por lo tanto, debido a la humedad y a la semana de lluvias acaecidas, hay tramos peligrosos y a veces intransitables”, denuncia.

Además, “la segunda bifurcación de la senda (200 metros pasando Serdio) genera dudas y confusión. Teniendo en cuenta que es todo bajada y la humedad del terreno en la senda de la izquierda, recomiendo continuar por el camino de asfalto hasta Muñorrodero, ya que van en paralelo y además permite parar por delante de un bar-restaurante”, continúa.

La señalética del camino es otra de las peticiones de mejora que hace este peregrino, quien considera que ésta es “escasa y a veces poco perceptible”. “En lugar de haber invertido recursos en el proyecto Peregrino Lebaniego Digital (que adolece de falta de practicidad y utilidad) podrían haber destinado el dinero a señalizar convenientemente con estacas y postes (ya que algunos mojones o hitos no se ven debido a la maleza o su ubicación)”, prosigue en su denuncia.

La señalética del camino es otra de las peticiones de mejora que hace este peregrino

“Antes de llegar a Serdio aparece una señal que indica el nombre del pueblo a la derecha y, sin embargo, las siguientes señales indican hacia adelante, con el único fin de obligarte a pasar delante del Torreón de Estrada (con baños), que no te indican previamente”, expone Luis. Una alteración que obliga a realizar un rodeo de unos 400 metros “sin que hayas podido valorarlo previamente”.

Según él, la llegada a Cades también es problemática, ya que existe una bifurcación “de la que nadie te advierte, con un letrero hecho a mano y bastante ilegible”. Además, “nadie te advierte de que vas iniciar uno de los tramos más complicados, al tener que recorrer una distancia de 7 km, catalogada de alta montaña, muy estrecha, con desniveles, sin arcenes y con tráfico”.

Con todo esto, el denunciante solo llega a la conclusión de que “a pesar de ser Año Lebaniego, mi experiencia me indica que los servicios de información turística del Ayuntamiento de San Vicente de la Barquera y del Gobierno de Cantabria ignoran mucha información sobre el camino y no resuelven dudas importantes”.

De igual manera, y a su entender, los mapas editados no contienen información precisa “de fuentes y alojamientos alternativas a los albergues públicos”

Por el contrario, el peregrino recomienda “encarecidamente” consultar a las guías medioambientales de Naturea, “que se encuentran en el faro, donde se ubica el Centro de interpretación de Oyambre”, a quienes agradece toda su colaboración.

En este sentido, Luis C.F. destaca “la amabilidad, generosidad y paciencia que demostraron atendiendo mis dudas sobre parte del camino Lebaniego, dado su conocimiento y experiencia en el terreno”.

Esta no es la primera crítica que un viajero realiza a Cantur, la Sociedad Regional Cántabra de Promoción Turísitca. Este medio ya publicó hace unos meses una carta abierta en la que Gustavo Bravo, el director de la escuela de fotografía de Vitoria FotoGasteiz, denunciaba el “despropósito” de la empresa pública a la hora de gestionar una reserva en el Hotel Áliva, en Fuente Dé, para un viaje de fin de curso para 20 personas, que finalmente no pudo realizarse, a pesar de haber pagado la reserva, por “falta de disponibilidad”.

Comentarios