Viernes, 18 de Agosto de 2017
El Tiempo

SANIDAD

Piden cesar al gerente del Hospital de Laredo por "secuestrar" pruebas diagnósticas durante varios meses

El sindicato ATI asegura que Andrés Larrazabal ha "secuestrado" en el laboratorio durante cuatro meses y medio más de 1.600 pruebas diagnósticas, 800 biopsias y 825 citologías.

Hospital comarcal de Laredo
Hospital comarcal de Laredo

El sindicato ATI (Agrupación de Trabajadores Independientes) ha pedido a la Consejería de Sanidad el cese del gerente del Hospital de Laredo, Andrés Larrazabal, al que ha acusado de "secuestrar" en el laboratorio durante cuatro meses y medio más de 1.600 pruebas diagnósticas, 800 biopsias y 825 citologías, realizadas en el centro hospitalario

En un comunicado remitido este sábado, este sindicato ha relatado que el 23 de marzo uno de los dos médicos de Anatomía Patológica del Hospital de Laredo cogió la baja y no fue sustituido.

Ha denunciado que desde esa fecha el gerente del Hospital de Laredo ha tenido "retenidas insensatamente" en el laboratorio todas esas pruebas diagnósticas, una situación que, según ha señalado, se ha prolongado hasta julio, cuando el Servicio de Anatomía Patologica de Valdecilla se hizo cargo de esas biopsias y citologías por orden del gerente del Servicio Cántabro de Salud, Julián Pérez Gil.

Le han acusado de haber "desamparado" a los pacientes en su derecho a recibir una atención de salud de calidad y segura

ATI ha asegurado que han sido "más de cuatro meses tortuosos" en los que el Servicio al completo de Anatomía Patológica "ha sufrido lo indecible" viendo como las biopsias y citologías "se iban acumulando y acumulando" hasta llegar a superar las 1.600 biopsias "sin que el gerente pusiera medios efectivos para solucionarlo".

Para este sindicato, este comportamiento del gerente del Hospital de Laredo supone "una dejación de funciones por una falta de responsabilidad y por una situación a todas luces inconcebible".

Le ha acusado de haber "desamparado" a los pacientes en su derecho a recibir una atención de salud de calidad y segura. "El señor Larrazabal no solo no ha velado por ellos, sino que, los ha tirado por la borda a la vez que ha sometido a los trabajadores del Laboratorio de Anatomía Patológica a un estrés innecesario y a un estado de desconcierto total", ha criticado.

De hecho, ha alertado de que los pacientes aún siguen esperando sus pruebas diagnósticas y ha asegurado que hay más de 600 que esperan desde hace casi cinco meses el resultado de su citología y más de 800 aguardan el de sus biopsias.

Además, ATI ha explicado que la situación se ha agravado aún más cuando, por orden de Larrazabal, las biopsias y citologías que se generan en el hospital de Laredo y que se envían a Valdecilla para ser diagnosticadas porque todavía no se ha sustituido al patólogo de baja no han de ser registradas como hasta ahora se venía haciendo.

Según el sindicato, esto ocasiona un "enorme caos" en el laboratorio al perder referencia sobre ellas y supone, a su juicio, "un nuevo secuestro de datos al no favorecer que las cosas discurran por su cauce".

El sindicato considera que esa "maquiavélica maniobra" de no registrar debidamente las biopsias y citologías que entran y salen del Hospital de Laredo hace que "no se lleve un verdadero control de las mismas, redundando ello en detrimento de los sufridores pacientes.

ATI teme que tras esa "maniobra maquiavélica pudiera esconderse que la Gerencia del Servicio Cántabro de Salud quisiera cargarse el Servicio de Anatomía Patológica".

El sindicato pide "enérgicamente" a la consejera de Sanidad, la socialista María Luisa Real, el cese del gerente del Hospital de Laredo, por, según ATI, su "irresponsabilidad, insensatez y desprecio hacia los pacientes".

Ha insistido en acusar a Larrazabal de "obviar a los pacientes", sin importarle la trascendencia que tiene el resultado de una biopsia o citología.