Lunes, 20 de Noviembre de 2017
El Tiempo

TRIBUNALES

Piden más de 10 años para el acusado de agredir sexualmente a una menor a la que vendía marihuana

Además, solicitan una orden de alejamiento y la prohibición de comunicación con la víctima durante cuatro años y una indemnización de 3.000 euros.

El acusado agredió sexualmente de la menor cuando ésta había acudido a su domicilio para que le vendiera marihuana
El acusado agredió sexualmente de la menor cuando ésta había acudido a su domicilio para que le vendiera marihuana

La Fiscalía pide diez años y medio de prisión para un joven acusado de agredir sexualmente a una menor de 16 años a la que, además, vendía marihuana.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria le juzgará por estos hechos que ocurrieron hace un año, en noviembre de 2016, el próximo martes, 14 de noviembre, a partir de las 9:30 horas.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, el acusado agredió sexualmente de la menor cuando ésta había acudido a su domicilio para que le vendiera marihuana, como había hecho en ocasiones anteriores.

La menor consiguió apartar a su agresor, pero el joven insistió y volvió a agarrarla 

Una vez en el interior de la vivienda y tras haberle entregado la droga, el chico, "sin mediar palabra y con intención de satisfacer su deseo sexual", agarró a la menor de la ropa y la arrojó sobre el sofá colocándose encima de ella.

Empezó a besarla mientras le decía que "le ponía mucho" mientras la menor trataba de quitárselo de encima, empujándole, hasta que consiguió apartarle y ponerse de pie. Sin embargo, el joven insistió y la volvió a agarrar y tirar al sofá donde, tras colocarse de nuevo encima de ella, se bajó los pantalones y la penetró vaginalmente.

La menor, según relata el fiscal, le "insultó, escupió y golpeó" por lo que el acusado, sin llegar a eyacular, cesó en los hechos, se puso de pie y la echó de la vivienda.

La menor interpuso denuncia en la Policía Local de Santander y, tras someterse a un examen médico, el acusado fue puesto en prisión preventiva, situación en la que permaneció durante casi tres meses hasta que le concedieron la libertad condicional con la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima.

El Ministerio Público califica estos hechos como un delito de agresión sexual y otro contra la salud pública de sustancias que no causan grave daño en su tipo agravado de suministro a menores de edad. Por ello, solicita una pena de diez años y medio de cárcel, alejamiento y prohibición de comunicación con la víctima durante cuatro años e indemnización de 3.000 euros.

Por su parte, la acusación particular, que ejerce el padre de la menor, reclama para el acusado seis años de prisión, ya que únicamente le acusa por el delito de agresión sexual y no por el de tráfico de drogas, y una indemnización de 5.000 euros, así como orden de alejamiento. Mientras, la defensa solicita la libre absolución.