Jueves, 14 de Diciembre de 2017
El Tiempo

EDUCACIÓN

"Si no hay coordinación con las comunidades, puede producirse una avalancha de opositores"

CC.OO., UGT y STEC anuncian un “invierno caliente” de movilizaciones ante la "ruptura" por parte del Ministerio de las negociaciones sobre la próxima convocatoria.

Las condiciones en que se convoquen afectan especialmente a los interinos, que representan el 37% de los educadores de Cantabria.

Los sindicatos anuncian movilizaciones ante los cambios que el Ministerio quiere hacer en las oposiciones docentes
Los sindicatos anuncian movilizaciones ante los cambios que el Ministerio quiere hacer en las oposiciones docentes

CC.OO., UGT y STEC han anunciado "un invierno caliente" de movilizaciones en el sector educativo ante la ruptura por parte del Ministerio de las negociaciones sobre la próxima convocatoria de oposiciones que forma parte del proceso de estabilización laboral en el sector público.

Según han explicado en rueda de prensa representantes de los tres sindicatos, el Gobierno quiere hacer que las pruebas sean eliminatorias -"evitando que los opositores muestren todas sus capacidades"-, pretende cambiar los temarios de las oposiciones -"para consolidar la LOMCE"-, y no admite aumentar, dentro de los márgenes legales, el peso de la antigüedad en la fase de concurso -para "premiar de alguna manera" a los profesores interinos.

Las condiciones en las que se convoquen las próximas oposiciones educativas afectan de manera especial a los profesores interinos, el 37% del total de los educadores en Cantabria y que llegan a sumar casi 3.000 personas, por lo que la plataforma unitaria formada por CCOO, UGT y STEC, reclama al consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, que "se ponga de parte de los docentes y lidere en Madrid estas reivindicaciones".

Los tres sindicatos comienzan ahora una gira por los centros educativos, una campaña de envío masivo de correos al Ministerio y la convocatoria de concentraciones

"Están cambiando las reglas del juego. Nos están mareando, dando vueltas a los temas, estirando las negociaciones... La cuerda del diálogo se ha roto una vez más con el Ministerio y nos toca salir a la calle, que la sociedad nos escuche y nos apoye, porque esto afecta a todos", ha afirmado Conchi Sánchez, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO.

Laura Guate, secretaria del Sector de Enseñanza de la FeSP-UGT en Cantabria, ha incidido en la "incertidumbre e inquietud" que crea en los interinos el "cambio de las reglas de juego". Según ha explicado, el Ministerio se apoya en un informe de la Abogacía General del Estado, pero "nada de lo que se reclama está fuera de la ley".

Guate ha detallado que ya en el "periodo transitorio" entre 2007 y 2010 se estableció que el primer examen de las oposiciones no fuera eliminatorio. "Eso daba unas garantías de que todo el mundo pudiera demostrar todas sus capacidades. Se evaluaba todo y entonces no hubo problemas legales", ha explicado.

Ildefonso Vázquez, portavoz de STEC, ha añadido que el hecho de que las pruebas sean eliminatorias puede hacer que al final se queden plazas "sin asignar" como ha ocurrido en algunas especialidades.

Asimismo, ha denunciado la pretensión del Gobierno de cambiar los temarios en lo que a su juicio, supone una "actualización hacia el pasado" que pretende "consolidar la LOMCE", la polémica reforma educativa impuesta por el Partido Popular en 2013. Aunque ha reconocido que el temario vigente está "desactualizado", ha reclamado "que se mantenga hasta que termine todo este proceso de estabilización, hasta el año 2022".

Los tres sindicatos comienzan ahora una gira por los centros educativos, una campaña de envío masivo de correos al Ministerio y la convocatoria de concentraciones en una movilización "que será progresiva".

AVALANCHA Y QUIEBRA

En cuanto al papel que le corresponde al Gobierno de Cantabria, han recalcado que "hace falta un presupuesto suficiente" para que las oposiciones "se hagan bien", porque el servicio de recursos humanos de la Consejería "no es suficiente" y, si no hay coordinación con las comunidades autónomas limítrofes para hacer coincidir la fecha de presentación o la del primer examen, puede producirse una "avalancha" de 15.000 o 20.000 personas a la convocatoria a oposiciones en Cantabria.

"Hacer mal las cosas puede traer muchas y graves consecuencias", han advertido Guate, quien ha recalcado que la Consejería "no es capaz de asumir una avalancha así", porque "no sólo hablamos de inscripciones sino que hay que baremar todos los expedientes".

La sindicalista ha alertado de que si no se dota el servicio de recursos humanos de la Consejería de Educación de una estructura adecuada, y "quiebra", "estaría en peligro" incluso el arranque de curso "porque puede no haber contrataciones de docentes al no dar abasto".