Viernes, 15 de Diciembre de 2017
El Tiempo

INTERIOR

Revilla considera “escandaloso” que se nombre jefe de Policía en Cantabria a un condenado por torturas

El presidente autonómico advierte de que no quiere “tener en Cantabria” a Héctor Moreno y dice que la única explicación aceptable es que se trate de un error.

“Me parecen de los delitos más terribles en una democracia”.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha considerado "escandaloso" que se indulte a un policía condenado por torturas y detención ilegal, pero ha añadido que "más escandaloso" es que luego le "premien ascendiéndole" a jefe de la Policía en Cantabria. Si es así, "yo no le quiero tener en Cantabria", ha dicho Revilla a preguntas de la prensa, tras recordar que ha pedido una explicación al ministro del Interior, Ignacio Zoido, porque a su entender, "con esa trayectoria no se puede ser jefe de la Policía en una comunidad autónoma".

El presidente ha señalado que la única explicación razonable que podría admitir es que se trate de "un error" y que las informaciones sobre la condena y posterior indulto se refieran a otro Héctor Moreno. "Simplemente pedimos una explicación; es difícil darla, si los hechos son así, me parece que va a tener complicado dar una explicación", ha señalado Revilla, para añadir que "queremos en Cantabria gente ejemplar, y el curriculum que tiene este señor no es de recibo, no tiene la mejor carta de presentación". El presidente considera "sospechoso" que el nuevo jefe de la Policía Nacional "ha tardado mucho en venir a Cantabria desde que le nombraron" y todavía no ha acudido al Gobierno a presentarse, que es "lo normal" cuando se producen nombramientos del Estado en Cantabria.

A Revilla le parece que indultar a un policía con una condena firme por tortura y detención ilegal "ya es muy grave, pero que encima se le premie con un ascenso a una jefatura de policía en una comunidad autónoma" le parece "doblemente grave". Al respecto, ha explicado que de entrada, está en "desacuerdo absoluto" con los indultos en temas de prevaricación y corrupción, y ha añadido que tratándose de un policía, la tortura y detención ilegal "me parecen de los delitos más terribles en una democracia". "Una persona condenada por unos delitos de esa gravedad no puede dirigir la Policía, no es presentable, no es una hoja de servicios adecuada; Cantabria es una región pacífica, de buena gente, no necesitamos personas con esta dudosa trayectoria", ha insistido. Revilla ha dicho por último que la explicación del ministro del Interior le tiene que convencer, y si no "que nombren a otro".

Moreno, cuyo nombramiento publicó el Ministerio de Interior en el BOE a principios de este mes, fue condenado en 1994 a seis años de inhabilitación por "un delito de tortura y detención ilegal" cometido en abril de 1982, hechos por los que fue indultado en 1998 por el Gobierno, presidido entonces por José María Aznar. La Audiencia de Madrid condenó a Moreno y a otros cuatro agentes de policía a una pena que, entre todos, sumaba 48 años de inhabilitación especial y a cinco meses y medio de arresto por detener de forma ilegal en el barrio de Malasaña a varios peatones "sin causa alguna", en la noche del 29 de abril de 1982. En la sentencia condenatoria se señalaba que el grupo de agentes golpeó a los peatones en varias ocasiones y, entre los hechos que atribuía concretamente a Moreno, indicaba que "restregó" la cabeza de uno de ellos "contra unos cubos de basura y le metió en un vehículo policial". Tras la condena y posterior indulto, que adelantó este miércoles el diario 'Público', en 1996 Moreno fue ascendido a inspector jefe, en 2002 a comisario y, posteriormente, ha sido jefe de Brigada en Bilbao, jefe de Interpol en la Comisaría General de la Policía Judicial, jefe de la Unidad de Relaciones Comunitarias y Bilaterales en la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, así como responsable de la Brigada Central de Investigación en la Comisaría General de Policía Judicial.

La polémica llega al Congreso

Por otro lado, la polémica por el nombramiento de Moreno como nuevo jefe de Policía Nacional en Cantabria ha llegado al Congreso. La diputada de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia ha registrado una pregunta parlamentaria en la que pide al Gobierno que explique si "le parece acertado el nombramiento". Beitialarrangoitia preguntará además al Ejecutivo de Mariano Rajoy si le "parece correcto" que los agentes "condenados por torturas a detenidos" hayan sido "sistemáticamente absueltos y ascendidos" sin cumplir las condenas impuestas. "Este nombramiento demuestra que este Gobierno no tiene voluntad de reconocer la existencia de torturas y malos tratos policiales. Se está viendo que el uso de la tortura no ha sido tan esporádico y que tenía más de sistemático", ha declarado la diputada a ‘Público’.