Lunes, 18 de Diciembre de 2017
El Tiempo

CANTABRIA

El Supremo confirma el deslinde de 17 kilómetros de costa de Camargo

El Alto Tribunal rechaza el recurso de una empresa de transportes, cuya parcela fue incluida dentro de este deslinde de bienes de dominio público marítimo terrestre.

El Supremo ha confirmado el deslinde de un tramo de costa de Camargo
El Supremo ha confirmado el deslinde de un tramo de costa de Camargo

El Tribunal Supremo confirma el deslinde de bienes de dominio público marítimo terrestre de un tramo de costa de 17 kilómetros dentro del municipio de Camargo que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente estableció en noviembre de 2011.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado, en una sentencia de 20 de noviembre, consultada por Europa Press, el recurso de casación presentado por una empresa de transportes, cuya parcela fue incluida dentro del deslinde.

Concretamente, el recurso era contra una sentencia de la Audiencia Nacional que en marzo de 2016 confirmó la orden ministerial que fijaba este deslinde.

La empresa recurrente sostenía que se había vulnerado su derecho de propiedad al incluirse su parcela en este deslinde y reclamaba que fuera excluida del mismo.

De forma subsidiaria, la recurrente pedía que se diera a su parcela "el mismo trato" que la Administración había dado a otra empresa afectada por este deslinde al considerar su parcela privada pero sometida a régimen modal, ordenando a la Administración que ese terreno fuera excluido del deslinde.

La empresa de transportes defendía que su parcela era "privada" pues sostenía que ya en 1898 fue otorgada una concesión "a perpetuidad" de esos terrenos que tenía como fin desecar la marisma y señalaba que en 1964 se autorizó expresamente la transmisión de la concesión a nuevos concesionaros, quienes en 1967 obtuvieron autorización para parcelar y destinar el terreno a instalaciones industriales.

Sin embargo, al contrario de lo que sostiene la empresa, en la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo se considera que ni la primitiva concesión y tampoco la orden ministerial que autorizaba a parcelar los terrenos y destinarlos a uso industrial supone adquisición de la propiedad y la pérdida del carácter demanial de los terrenos.

La Sala rechaza, por tanto, todos los motivos de casación invocados por la empresa y considera que no ha lugar al recurso.

En la sentencia, de la que es ponente el expresidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria César Tolosa, de la empresa, se condena a la empresa a costas.