Sábado, 23 de Septiembre de 2017
El Tiempo

LABORAL

UGT exige la readmisión de sus cinco afiliados y sindicalistas despedidos en Mecanor y Nissan

La federación ugetista ha aprobado una resolución en la que emplaza a estas empresas a "cambiar de actitud y a proceder a la readmisión de nuestros compañeros".

El Comité Regional de FICA-UGT en Cantabria se ha concentrado ante la sede del sindicato en Santander
El Comité Regional de FICA-UGT en Cantabria se ha concentrado ante la sede del sindicato en Santander

El Comité Regional, máximo órgano entre congresos de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT en Cantabria, se ha concentrado este viernes en señal de protesta ante la sede del sindicato en Santander para mostrar su repulsa al despido de cinco afiliados de las empresas Mecanor y Nissan Motor Ibérica y exigir su readmisión.

Según ha precisado el secretario general de FICA-UGT en Cantabria, Luis Díez, el máximo órgano entre congresos de la federación ugetista, la de mayor afiliación y representatividad del sindicato en la región con 8.100 afiliados y más de medio centenar de delegados, ha aprobado una resolución en la que emplaza a estas empresas a "cambiar de actitud y a proceder a la readmisión de nuestros compañeros".

El respaldo va dirigido a todas las secciones y compañeros que realizan diariamente su labor sindical

Díez ha recordado que el Comité Regional de la federación ugetista "tiene muy claro que el despido en el último año de estos cinco afiliados no sólo va dirigido contra ellos porque afecta a toda nuestra organización y a la propia libertad sindical".

Por ello, FICA-UGT ha precisado en su resolución su apoyo específico a las secciones sindicales de Mecanor, donde se ha despedido en el último año a cuatro afiliados (tres de ellos sindicalistas), y a la de Nissan Motor Ibérica, aunque como reiteró su secretario general "el respaldo va dirigido a todas las secciones y compañeros que realizan diariamente su labor sindical".

Díez ha criticado que "esta persecución sindical está asentada en despidos de cuestionable justificación porque no debería de ser aceptable que, por ejemplo, se despida a un afiliado y sindicalista por falta de cualificación o de rendimiento cuando lleva más de 20 años en la empresa y hasta ahora sin ningún incidente en su trayectoria profesional".