Lunes, 20 de Noviembre de 2017
El Tiempo

TÍTERES

'Luz, Micro y Punto' trae al Palacio de Festival su obra de títeres 'Años Luz', premio Fetén 2017

'Luz, Micro y Punto' lleva al Palacio de Festival su obra de títeres 'Años Luz'
'Luz, Micro y Punto' lleva al Palacio de Festival su obra de títeres 'Años Luz'

La compañía asturiana 'Luz, Micro y Punto' traerá el próximo sábado, 18 de noviembre, al Palacio de Festivales, su obra infantil de sombras y títeres 'Años Luz', galardonada con el Premio Fetén 2017 a la Mejor Propuesta Plástica.

Se trata de una obra de teatro de sombras y marionetas, de Patricia Toral y Chantal Franco, que se pondrá en escena a las 17:00 horas en la sala Pereda. Las dos autoras y directoras también participan en la puesta en escena de 'Años Luz' junto a Verónica R. Galán.

Recomendada a partir de cuatro años, la obra cuenta la historia de Lady Di Fusa, que lleva toda la noche trabajando y no consigue componer una pieza musical. Agotada, se duerme sobre los instrumentos y al despertar algo ha cambiado: sus manos ya pueden interpretar esas melodías que imagina.

De esas notas irán surgiendo imágenes que, con luces, sombras y colores, narrarán una historia fantástica de dos marionetas que despiertan en un armario y poco a poco adquieren vida. Los dos personajes, desde ese momento, van a contar la relación entre una muñeca de madera y un huevo azul, a partir de sus primeros sentimientos de amor, envidia, soledad y alegría.

'Años Luz' habla de la amistad y la fuerza de esa unión, de historias apasionantes de esos personajes que permanecerán unidos superando cualquier obstáculo. Un teatro de sombras contemporáneo donde se verá el montaje de cada escena acompañado de música en directo.

'Luz, Micro y Punto' es una compañía asturiana de teatro de sombras y títeres compuesta por Chantal Franco, Verónica Rodríguez y Patricia Toral, creadoras e intérpretes que centran su trabajo en la experimentación y creación de historias visuales y sonoras enmarcadas en este tipo de teatro.

En sus montajes utilizan tecnología analógica y emplean para sus puestas en escena formatos que van de lo clásico a la experimental, construyendo siempre las imágenes en riguroso directo, a medida que transcurre la representación. La música, creada expresamente para cada pieza, constituye un elemento esencial de sus trabajos por cuanto es el elemento que dota de alma a las imágenes que engarzan el relato.