Sábado, 17 de Febrero de 2018
El Tiempo

DEPORTES

Iván Hierro reconoce que suministró EPO a deportistas de élite y acepta seis meses de prisión

El atleta Iván Hierro | Foto: Escuela Municipal de Atletismo de Camargo
El atleta Iván Hierro | Foto: Escuela Municipal de Atletismo de Camargo

El atleta cántabro Iván Hierro y los otros tres acusados de un delito contra la salud pública por el suministro de sustancias dopantes y anabolizantes a deportistas de élite, han reconocido los hechos y han mostrado su conformidad con la acusación del fiscal, que ha rebajado su petición a seis meses de prisión, frente al año y tres meses que solicitó inicialmente. Además, Hierro h

El juicio estaba señalado para este jueves y el viernes en el Juzgado de lo Penal nº 1 de Santander. La conformidad también se ha traducido en una rebaja de las multas solicitadas por el Ministerio Fiscal, que han pasado de 3.600 euros a 900 para Iván Hierro y la mujer acusada, y 1.080 euros para los otros dos, según han informado fuentes judiciales.

La causa ha sido instruida por el Juzgado nº 4 de Santander, en cuyos autos se señalaba que durante los años 2013 y 2014, los otros tres acusados suministraron al atleta cántabro, desde Valencia, sustancias anabolizantes para mejorar el rendimiento que Hierro redistribuía luego a deportistas de distintos puntos de España a través de paquetería.

Ello no ha podido suponer imputación para estos atletas porque el Código Penal, en la redacción en vigor al tiempo del hecho, solo sancionaba a los que "prescriban, proporcionen, dispensen, suministren, ofrezcan o faciliten a deportistas federados o no federados el consumo de sustancias prohibidas".

Según relatan los autos, el atleta cántabro recibía las sustancias anabolizantes por dos vías: a través de farmacias, sobre todo en Andorra; y a través de personas que tienen acceso a esos productos, en concreto un hombre de Valencia que a su vez lo obtiene de su hermana que padece una enfermedad que le da acceso a este tipo de sustancias y que es frecuentemente ingresada en el hospital, y un tercer 'suministrador' de Valencia.

En diciembre de 2013 se interceptó uno de los paquetes que el atleta cántabro había mandado desde Valencia a otro de los acusados, cuya hermana enferma tenía acceso a este tipo de sustancias y era quien le entregaba los medicamentos que la prescribían para “su venta a terceros”.

Hierro recibía en el domicilio de su madre o de su abuela la mercancía para distribuirla después entre personas y deportistas de Coria del Rio, Sant Andreu de la Barca, Soria, Aranjuez, Valencia y Toledo.