Lunes, 18 de Diciembre de 2017
El Tiempo

DEPORTES

Ruth Beitia, a la final de Londres

La atleta cántabra no falla, y disputará este sábado la final de salto de altura del Mundial de Atletismo que se celebra en la capital británica. 

Ruth Beitia consiguió superar el corte establecido en 1.92
Ruth Beitia consiguió superar el corte establecido en 1.92

La atleta española Ruth Beitia no falló a la final de salto de altura en el Mundial de Londres, que se disputará el sábado, firmando el corte establecido en 1.92.

"Otra final y ahora toca soñar, pelear. Todo es posible, como ya dije en Río. Me he encontrado bien, con la sensación de haberme quitado nervios. Quedan dos días para entrenamiento mental", indicó en declaraciones a Teledeporte tras superar este jueves la clasificación.

La campeona olímpica en Río dejó atrás las dudas en la cita mundial tras una preparación complicada por lesiones. La progresiva puesta a punto de la cántabra, que en julio en Madrid logró su mejor marca de la temporada (1.94), se unió al hambre competitivo de la capitana española. Beitia necesitó de un tercer intento para superar el 1.92 y asegurar su presencia en una nueva final.

La campeona olímpica en Río dejó atrás las dudas en la cita mundial tras una preparación complicada por lesiones

El extenso palmarés de la cántabra buscará sus opciones ante las favoritas esta temporada, con la rusa Maria Lasitskene a la cabeza. La líder mundial superó cada listón sin fallo como hicieran la ucraniana Yuliia Levchenko, la polaca Kamila Licwinko, la estadounidense Vashti Cunningham y la lituana Airine Palsyte.

Seis atletas españoles más entraron en escena este jueves en la capital inglesa, con Mechaal compartiendo protagonismo con Beitia. El atleta de origen marroquí demostró su buen momento de forma para sellar su pase a las semifinales de 1.500 de este viernes, algo que no lograron David Bustos y Marc Alcalá. Mechaal firmó la sexta posición de una rápida serie con un tiempo de 3:38.99.

Además, Pablo Torrijos término en décima posición (16.60) en la final del triple salto. El oro se lo pelearon los estadounidenses Christian Taylor y Will Claye. Taylor impuso su ley, aunque sólo por cinco centímetros (17.68), para estirar su dominio como doble campeón olímpico y tres veces oro mundial (2011, 2015).

Con la cabeza alta se marchó una Ana Lozano que se dio opciones de entrar en la final de 5.000 al firmar su mejor marca personal para terminar en décima posición (15:14.23). Una segunda serie más rápida le quitó la opción de avanzar por tiempos. Además, Esther Guerrero, quinta en su serie de 800, no pudo acceder a semifinales.