Viernes, 19 de Enero de 2018
El Tiempo

ECONOMÍA

Cuidado con las estafas si pides financiación estas navidades

Debido al aumento de la demanda de préstamos online durante diciembre, también proliferan las entidades ilícitas que intentan engañar a las personas que buscan financiación.

La previsión media del presupuesto destinado para esta época es de 633 euros
La previsión media del presupuesto destinado para esta época es de 633 euros

No es un secreto, las navidades invitan al gasto. Las cenas, los regalos, los viajes…el último mes del año nunca es fácil. De hecho, la previsión media del presupuesto destinado para esta época es de 633 euros, de acuerdo con el estudio anual de Deloitte sobre el consumo en Navidad. Ante tanto gasto, incluso con la paga extra, somos muchos los que decidimos acudir a una pequeña ayuda económica para sobrellevar mejor los excesos de esta época y poder dividir los gastos entre diciembre y enero. No obstante, debido al aumento de la demanda de préstamos online durante diciembre, también proliferan las entidades ilícitas que intentan engañar a las personas que buscan financiación. Por suerte, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com, saber distinguir a las empresas legítimas es muy fácil siguiendo unas pautas.

NUNCA ENVIAR DINERO POR ADELANTADO

Enviar dinero por adelantado es la estafa más común, nos explica HelpMyCash.com: “A nuestro foro nos han llegado cientos de consultas de personas que han caído en este engaño y creemos que es importante que las personas que buscan financiación sepan que ninguna entidad legítima pedirá dinero antes de entregar el capital del crédito”.

La forma de pedirlo varía según el engaño. Lo más común es que pidan el dinero por la comisión de gestión y apertura para, después de que la hayamos pagado, desaparecer. Aunque la estrategia ha evolucionado y estas comisiones ahora son por otros servicios como sacarnos de ficheros de morosos para poder concedernos el préstamo.

Las entidades legítimas deben tener las condiciones de la oferta visibles 

Debemos tener claro que, además de no pedirnos dinero por adelantado, las entidades legítimas deben tener las condiciones de la oferta visibles antes de contratar y que todas sus páginas web cuenten con avisos legales y los términos y condiciones de contratación. Es importante dedicar unos minutos a revisar estos documentos para conocer la naturaleza de cada entidad y las condiciones que nos aplicarán por la contratación de sus servicios. Además, las web de préstamos engañosos no tienen estos documentos, por lo que si los buscamos y no los encontramos, ya sabemos que debemos dudar de su legitimidad.

ATENCIÓN TAMBIÉN CON LAS EMPRESAS DE INTERMEDIACIÓN

Igualmente, no debemos confundir estos engaños con las entidades intermediarias. Las empresas de intermediación nos pedirán nuestros datos y serán ellos los que se encarguen de rellenar varias solicitudes en distintos prestamistas a la vez para así poder quedarnos con la que primero apruebe nuestra solicitud. Por este servicio algunas entidades sí que cobran una comisión.

No obstante el estudio de deuda de estas empresas y el pago de dicha comisión no nos asegura obtener ningún tipo de financiación. Cada entidad financiera cuenta con sus propios estudios de deuda y serán ellas las que tomen la decisión de si aprueban o no nuestra solicitud sin tener para nada en cuenta el estudio de la empresa intermediaria. Así, si queremos utilizar estos servicios deberemos valorar si nos vale la pena.

Para comparar entre distintas ofertas de financiación existen comparadores online que aúnan todas las ofertas del mercado con toda la información sobre cada préstamo y que, además de no cobrarnos nada por sus servicios, nos redirigen directamente a las web de las entidades bancarias o prestamistas para realizar la solicitud directamente con quien concede la financiación.

Por tanto, las recomendaciones si queremos solicitar financiación en estas fechas serán leer siempre bien los términos y condiciones del producto que vamos a contratar para saber si nos encontramos ante un prestamista o un intermediario, pausar la solicitud ante cualquier duda o sospecha y, fundamentalmente, nunca enviar dinero por adelantado a ninguna entidad bajo ningún concepto o excusa.