Sábado, 03 de Diciembre de 2016
El Tiempo

SOCIEDAD

¿En qué ciudad pagas más por el agua?

Un estudio de FACUA revela que esta tarifa puede llegar a variar hasta un 349% dependiendo de dónde vivamos. Alicante, Huelva, Murcia, Barcelona y Cádiz, entre las más caras.

Santander ha subido la tarifa un 0,5% en 2016.

La diferencia en la tarifa del agua entre diferentes ciudades puede llegar casi al 350%
La diferencia en la tarifa del agua entre diferentes ciudades puede llegar casi al 350%

El agua corriente que recibimos en nuestras casas es uno de los gastos mensuales a los que tenemos que hacer frente. Sin embargo, y como es previsible, no es igual en todas las ciudades. De hecho, la diferencia de esta tarifa entre algunas localidades puede llegar a ser de un 349,3%. Así lo ha revelado FACUA-Consumidores en Acción, que ha realizado un estudio sobre las tarifas domiciliarias de agua en 2016 en 28 ciudades españolas.

Estas variaciones, como señala en nota de prensa, pueden suponer el pago de hasta 453,6 euros al año de diferencia si el consumo es de 10 metros cúbicos mensuales y se tiene un calibre de contador de 15 milímetros. Por hacernos una idea, Alicante está en los 48,62 euros, mientras que en Valladolid se pagan 10,82 euros al mes. Estos costes incluyen los cánones y recargos que se aplican en muchas ciudades, pero no cuentan las tarifas por alquiler y mantenimiento de contadores ni el IVA.

Y lo más llamativo es que varias ciudades han aumentado estas tarifas en 2016. Una de ellas es Santander, que lo ha hecho un 0,5%, por encima de otras como Cádiz, Huelva o Sevilla. De hecho, tan sólo dos ciudades han bajado las tarifas, mientras que 19 las han congelado.

FACUA exige a los Ayuntamientos que adopten un sistema progresivo de tarificación que refleje mejor el consumo de los hogares por el número de habitantes

Así, FACUA exige a los Ayuntamientos que adopten un sistema progresivo de tarificación que refleje mejor el consumo de los hogares por el número de habitantes y que penalice los consumos excesivos. Para la organización, este elemento está directamente vinculado con el ahorro y el despilfarro del agua y el sistema tarifario que lo contemple es más equitativo para la ciudadanía

FACUA considera que, con su propuesta, los hogares con mayor número de habitantes y, por tanto, mayor consumo, podrán demostrar que no derrochan agua y no serán penalizados, frente al precio unitario del agua, que no considera las personas que viven en el domicilio, lo que impide conocer quien ahorra y quien derrocha agua. Además, el análisis de FACUA, que toma como referencia una vivienda de tres personas con un consumo mensual de 10 metros cúbicos.

Por otro lado, considera "imprescindible" una regulación "garantista" frente al corte o suspensión del servicio, que defina y regule la situación de personas vulnerables de especial protección y que asegure un mínimo vital como un derecho de los usuarios.

En este sentido recuerda En este sentido, FACUA recuerda que la ONU ha reconocido el agua como un derecho humano y establece un cálculo (informe 35 sobre Derecho al Agua) que puede servir de referencia para establecer el mínimo vital que se fije en cien litros por persona y día.

Al mismo tiempo, insiste en que es "necesario" potenciar la visión del ciclo integral del agua y abordarla con una nueva regulación integral que garantice el acceso al suministro a toda la población, unos precios justos y razonables, que reconozca su dimensión como derecho humano y recurso esencial para la vida, que respete el carácter renovable del recurso, garantice su uso sostenible, gestione la demanda para conseguir su uso eficiente y la calidad adecuada y los valores ambientales asociados al medio hídrico.

Diferencias

FACUA opina que el concepto de ahorro o despilfarro no puede desvincularse del número de residentes de la vivienda y por ello pide avanzar en la facturación por habitante

De acuerdo con el estudio, los contadores de 13 milímetros y un consumo de 10 metros cúbicos presentan importes que van de los 29,34 euros en Murcia (servicio gestionado por una empresa mixta), los 23,75 euros de Cádiz (empresa pública), los 23,48 euros de Barcelona (empresa mixta); 22,44 euros en Huelva (empresa mixta) y 21,98 euros en Alicante (empresa mixta).

En el lado contrario está Valladolid, que cuenta con un modelo de gestión privado que no ha modificado sus tarifas e independiente de si el calibre es de 13 o de 15 milímetros el precio del agua es de 10,82 euros al mes. La segunda ciudad más barata es Zaragoza (gestión pública), con 11,31 euros, Salamanca (gestión privada), 12,49 euros, Logroño (gestión pública), con 13,69 euros y Pamplona (gestión pública), con 13,64 euros.

En el caso de consumos de 10 metros cúbicos con un contador de 15 milímetros, las tarifas más caras son las que pagan en Alicante, con 48,62 euros y donde "tan solo" el 0,26% de la población tiene instalados contadores de 15 milímetros, Murcia 29,34 euros y Huelva (24,31 euros), en los tres casos gestionadas por empresas mixtas.

Ese mismo contador supone un gasto medio de 17,52 euros, mientras que si se utiliza un contador de 15 mm, la media asciende a 18,92 euros (sin incluir el IVA y sin tener en cuenta el coste por alquiler o mantenimiento de contadores).

Por otro lado, seis ciudades han aumentado los precios en 2016, bien por modificación de las tarifas o bien por aumento de los cánones locales o autonómicos que se aplican.

Se trata de Pamplona (2,1%, por la subida de los cánones), Bilbao (1,5%), Jaén (1%, por la subida de los cánones), Cádiz (0,3%, por los cánones), Huelva (0,2%, por los cánones) y Sevilla (0,2%, por los cánones).

En este contexto, FACUA opina que el concepto de ahorro o despilfarro no puede desvincularse del número de residentes de la vivienda y por ello pide avanzar en la facturación por habitante, así como en la aplicación de tarifas progresivas donde se penalicen los consumos excesivos. En la actualidad, solo Málaga y Sevilla cuentan con tarifas según en número de residentes en el hogar, mientras otras, como La Coruña o Barcelona, aplican tarifas distintas a partir de cuatro miembros o más.

También reconoce el estudio que la "gran mayoría" de ciudades analizadas cuenta con bonificaciones o exenciones para algunos consumidores, la mayoría para familias numerosas, jubilados o pensionistas y domicilios con todos sus habitantes en situación de desempleo. Tan sólo Logroño, Santa Cruz de Tenerife y Zaragoza no cuentan con ningún tipo de rebaja o bonificación.

Al mismo tiempo, Alicante, Barcelona, Huelva y Málaga disponen de un fondo de solidaridad para contribuir al pago de sus facturas a familias en situación de dificultad económica y otras ciudades premian el ahorro con exenciones o descuentos, como Madrid y Málaga, o el bajo consumo, como en Córdoba, Sevilla o Valencia.

De las veintiocho ciudades analizadas, seis cobran precios distintos en la cuota fija de abastecimiento y/o saneamiento en función de si el calibre es de 13 o 15mm. Los importes se incrementan al aumentar el calibre en Alicante, Castellón, Granada, Huelva, Madrid y Valencia. En el caso de Alicante, hay que destacar que el número de contadores de 15 mm es del 0,26% del total de contadores.

Finalmente, la organización de consumidores critica la existencia de diferencias de precios sobre la base del calibre del contador, pues estima que no hay razones técnicas para hacerlo.

En la realización del estudio, FACUA ha tenido en cuenta el ciclo integral del agua: las cuotas fijas y variables facturables tanto por el abastecimiento como por el saneamiento, alcantarillado, depuración y/o vertidos, junto a los posibles cánones o recargos relacionados con la mejora de infraestructuras, impulsión, sequía, etc.

Comentarios