Viernes, 22 de Septiembre de 2017
El Tiempo

LABORAL

Los examinadores de tráfico sustituyen la huelga indefinida por paros parciales a una semana y media del comienzo

Asextra argumenta que la decisión se toma ante la falta de acuerdos con la DGT y para “no hacer sufrir” a la ciudadanía.

A partir del 4 de septiembre los paros se producirán todos los lunes, martes y miércoles.

Las autoescuelas ha alertado de que la huelga está provocando ya retrasos de un mes en las pruebas teóricas y han pedido un 77% de servicios mínimos.

Los examinadores han sustituido la huelga indefinida por paros parciales
Los examinadores han sustituido la huelga indefinida por paros parciales

Los examinadores de tráfico han desconvocado la huelga indefinida por falta de acuerdos con la Dirección General de Tráfico (DGT) y para no hacer "sufrir" a la ciudadanía. En su lugar, convocarán paros todos los lunes, martes y miércoles de cada semana a partir del 4 de septiembre -como ya hicieron en el mes de junio y julio-, según informa la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra).

"La postura adoptada por mayoría de este colectivo fue convocar huelga indefinida a partir del 4 de septiembre con el fin de provocar la resolución del conflicto. Como esto no se ha producido y la DGT sigue sin dar un paso, mientras la ciudadanía sufre, este comité sensible a las demandas de los ciudadanos en las últimas horas, ha considerado realizar un cambio en la estrategia de huelga", indica la asociación, que justifica la desconvocatoria de huelga indefinida a la "responsabilidad" con la ciudadanía. "Con el fin de que empresas y alumnos puedan trabajar al menos algunos días, se desconvoca la huelga indefinida en el día de hoy", expresa Asextra.

La nueva convocatoria de huelga parcial que sustituirá a la huelga indefinida se producirá durante el mes de septiembre "para dar tiempo a que se produzcan nuevas reuniones y, al menos, que se proponga algo por parte de la DGT", según indican desde Asextra.

Asextra insiste en que la DGT "lo que acuerda lo hace en nombre del gobierno y cuando no lo hace, también es el Gobierno el que no realiza ningún movimiento"

Precisamente, este martes 22 de agosto, el Comité de Huelga y la DGT se reunieron para analizar y debatir la huelga indefinida y para fijar, en caso de no llegar a un acuerdo, servicios mínimos. Tras casi cuatro horas de reunión, ambas partes no llegaron a ningún punto en común.

Tal y como asegura la asociación, en la reunión de este martes la DGT "únicamente" se ha limitado a "advertir e imponer sin aportar una solución que acabe con el conflicto". Asextra lamenta que, desde la reunión, el colectivo "ha recibido en las últimas horas miles de demandas de los ciudadanos al respecto con el fin de que no se programe una huelga total".

No obstante, los examinadores reiteran que el colectivo está "en su legítimo derecho" de convocar huelga y de "exigir que se cumplan unos acuerdos alcanzados en el 2015" que, a su juicio, se han "malinterpretado" por parte de la DGT.

Para la asociación, la postura de Tráfico "de no cumplir con los compromisos adquiridos con los examinadores está haciendo perder muchos puestos de trabajo y gran cantidad de dinero, muy superior a lo que supondría esa subida durante varios años al colectivo examinador que, además, ha sido calificada como más que justa por el propio director de Tráfico en varias ocasiones".

Para la entidad que agrupa al colectivo, la DGT sólo se limita "a repetir en lo que ya parece un mantra absurdo, que es que el gobierno no quiere [solucionar el conflicto], cuando la DGT es un organismo gubernamental, cuyo responsable político es del partido gobernante".

El presidente de la CNAE propone el establecimiento de un 77% de servicios mínimos al considerar que el servicio que prestan los examinadores es "esencial"

Por este motivo, Asextra insiste en que la DGT, al ser un organismo gubernamental, "lo que acuerda lo hace en nombre del gobierno y cuando no lo hace, también es el Gobierno el que no realiza ningún movimiento". "En su mano está resolver este conflicto", concluye.

AUTOESCUELAS

La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) ha alertado de que la huelga de examinadores de tráfico está provocando ya retrasos de un mes en las pruebas teóricas y han pedido un 77% de servicios mínimos para los paros parciales que el sector ha decidido este miércoles convocar -en lugar de la huelga indefinida que tenían prevista a partir del 4 de septiembre- para los lunes, martes y miércoles de septiembre.

Si la huelga de junio y julio dejó unas 80.000 pruebas prácticas de conducir sin hacer, según fuentes de la DGT, CNAE advierte de que ya se están empezando a producir retrasos en los exámenes teóricos, pruebas que, en un principio, no se veían afectadas por los paros. "Sí, hay retraso importante ya", indica a Europa Press Báez, que advierte de que si las jornadas de huelga persisten, los retrasos en pruebas teóricas se extenderán hasta el año que viene. "El que quiera sacarse el carné de conducir este año tendrá que ser con suerte", apostilla. Según indica, a día de hoy, se está dando fecha para mediados de octubre en algunas provincias como Tenerife, donde las autoescuelas permanecen abiertas en agosto.

La CNAE también destaca que, a raíz de la huelga de los examinadores, están viendo cómo aumenta el número de suspensos. "Estamos teniendo más suspensos de los que teníamos antes. Como no hay fechas previstas para el práctico, la gente va mucho peor preparada porque no pueden continuar dando prácticas, dejan de dar prácticas, se preparan peor y les cuesta más dinero el permiso de conducir", alega.

A su juicio, este retraso es culpa de la Dirección General de Tráfico (DGT). "Las convocatorias del teórico se están retrasando para que no haya aglomeraciones del práctico, para que no digan que ha habido 150.000 personas sin examinar, sino 80.000, que es la cifra que ellos dan", considera Báez, que opina que se trata de una "jugada" del organismo público. "Es el baile de las cifras y cada uno las maneja como quiere", agrega al respecto.

El presidente de la CNAE propone el establecimiento de un 77% de servicios mínimos al considerar que el servicio que prestan los examinadores es "esencial". "Lo mismo que ha tenido Renfe, un 77%, Renfe tiene la alternativa de la carretera y del avión, en su caso, pero nosotros no tenemos alternativa ninguna", señala Báez, que también pone de ejemplo la huelga en El Prat, cuyos servicios mínimos fueron del 90%.

OTRAS ALTERNATIVAS

Asimismo, Báez propone "alternativas" a los servicios mínimos, como es la transferencia de las competencias de Tráfico a las comunidades autónomas o la privatización del servicio de examinadores. "Como por ejemplo, han transferido el CAP, que es una autorización que reciben los conductores profesionales de camiones y autobuses, que una vez que tienen el carné de conducir, tienen que hacer un curso de 240 horas y un examen", señala.

Igualmente, proponen la privatización del servicio de examinadores. "Si no se pueden transferir, que pongan exámenes públicos y privados, como se hace en Sanidad y Educación", afirma Báez, al tiempo que agrega que esto ya se hace en países como Portugal, Alemania, Países Bajos o Italia.

"Lo que no podemos estar es en una situación de tensión continuada con este tema", reitera. Según comenta, un total de 38 autoescuelas han tenido que cerrar sus puertas desde que comenzara la huelga del colectivo en junio, que se prolongó a los tres primeros días de la semana de julio.