Sábado, 18 de Noviembre de 2017
El Tiempo

MEDIO AMBIENTE

El herbicida más utilizado en España, prohibido en Francia por cancerígeno, recibe el visto bueno de la Agencia Europea de los Productos Químicos

La ECHA mantiene la calificación de producto tóxico en lo referente al hábitat acuático y a su carácter dañino en contacto con los ojos.

La Comisión Europea deberá decidir ahora si autoriza la venta de este producto de libre fabricación en los países miembros. Tan solo el país galo y Malta se han opuesto, y en España patronal y sindicatos son partidarios de que no se prohíba.

La Comisión Europea deberá decidir si autoriza la venta del herbicida glifosato. Foto: Europa Press
La Comisión Europea deberá decidir si autoriza la venta del herbicida glifosato. Foto: Europa Press

El glifosato es un herbicida de amplio espectro patentado inicialmente por Monsanto y actualmente de libre fabricación. El producto, el más utilizado en España y en la mayor parte del mundo, adquirió un alto grado de polémica cuando hace un año la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer lo consideró “probable cancerígeno”. Desde entonces, los países de la Unión Europea han enfrentado sus opiniones al respecto. Mientras países como Francia han establecido medidas muy restrictivas para su venta al público, otros como España lo mantienen como el más vendido, con patronal y sindicatos abogando porque no se prohíba.

Ahora la polémica ha dado un paso más. La Agencia Europea de los Productos Químicos (ECHA) ha dado el visto bueno al producto. Lo considera como no cancerígeno, pero eso no implica que no tenga consecuencias nocivas. Su decisión es uno de los pasos indispensables para que la Comisión Europea autorice o prohíba su venta en los países miembros, pues la división entre ellos ha impedido la renovación de la licencia, que expira este verano según publica La Celosía. De hecho, Francia y Malta han encabezado la oposición, mientras que países como Alemania, Italia, Portugal, Austria, Luxemburgo, Grecia y Bulgaria se abstuvieron en la votación.

La decisión de la ECHA no ha sido bien recibida entre los más críticos, que consideran que no tiene en cuenta los criterios de la exposición al herbicida. Con todo, la Agencia Europea no descarta los riesgos nocivos del producto, y mantiene de hecho la actual calificación de producto tóxico para este herbicida en lo referente al hábitat acuático con efectos de larga duración, y a su carácter dañino al contacto con los ojos.

La conclusión de los científicos del comité de riesgos de ECHA, como señala la citada publicación digital, es que no hay justificación sobre la base de la actual regulación para clasificar al glifosato como  carcinógeno o mutágeno o con características de toxicidad reproductiva.