Miércoles, 07 de Diciembre de 2016
El Tiempo

SUCESOS

La novia de uno de los guardias civiles agredidos denuncia que los testigos “alentaban y aplaudían la situación”

Los dos detenidos por la brutal agresión de este fin de semana han quedado en libertad con cargos.

Los guardias civiles han sido agredidos por un grupo de personas en el bar
Los guardias civiles han sido agredidos por un grupo de personas en el bar

La novia de uno de los guardias civiles agredidos en Alsasua (Navarra) ha relatado esta mañana en un programa de Onda Cero cómo fue el suceso y la brutal paliza que su novio y otro teniente recibieron la pasada madrugada de sábado. "Se notaba el odio y la repulsión hacia la Guardia Civil y todas las Fuerzas de Seguridad", ha declarado.

Asimismo, la cordobesa afincada desde hace una semana en la localidad foral, ha calificado de absurda la versión de los agresores donde dice que fueron ellos los que empezaron a increpar y acusan a las víctimas de portar armas. "Cualquier persona con dos dedos de frente sabe que en una zona en la que hay 4 personas solas no se van a poner a increpar a un grupo de jóvenes violentos", ha comentado. 

Pilar, una de las víctimas de la emboscada a dos guardias civiles, ha explicado cómo se encontraban en un bar del pueblo disfrutando de una tarde de ocio cuando comenzaron a tirarles vasos de chupitos para decirles que no eran bienvenidos. "Intentamos abandonar el local cuando apareció una persona con mucha agresividad a darnos patadas y golpes, especialmente al teniente, con el que se cebaron", ha contado la novia de uno de los agredidos.

"Cualquier persona con dos dedos de frente sabe que en una zona en la que hay 4 personas solas no se van a poner a increpar a un grupo de jóvenes violentos", ha comentado

Asimismo, ha calificado de "escalofriante" la agresión hacia los dos guardias civiles. "Las expresiones y las cosas que les decían daban miedo. Se notaba el odio", ha añadido a la idea de que, a los golpes físicos, también siguieron los verbales. De estos ha dicho que los insultos fueron bastante importantes y entre las palabras del medio centenar de abertzales se les llegó a desear la muerte.

Pilar ha explicado cómo la cobardía de esta gente "hizo que llegaran gente de todos lados con una agresividad desmedida". "Aquí la gente vive con el miedo impregnado en el cuerpo y nadie se puede mojar", ha respondido ante la posibilidad de que alguien les ayudara. "Ninguna persona tuvo la iniciativa, sino que alentaban y aplaudían la situación".

En esta situación tan horrible estuvieron sobre 15 o 20 minutos recibiendo los golpes. De hecho, ha confirmado que fue la llamada de ayuda de su novio la que les salvó de esta situación.

"Nosotras no tenemos que tener miedo por ser novias de dos personas que están haciendo su trabajo y su labor", ha añadido. 

Salvaje agresión

Asimismo, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Navarra ha expresado su condena por la "salvaje agresión" a los dos guardias civiles fuera de servicio y a sus parejas, y se ha solidarizado con ellos y con sus familiares, ofreciéndoles el "máximo apoyo".

El SUP ha manifestado en una nota que "esto no deja de ser una muestra de la fractura y tensión social que aún se viven en el País Vasco y Navarra, lejos de conseguir la normalización y la pacífica convivencia, cuando se van a cumplir el próximo 20 de octubre cinco años desde el comunicado del cese definitivo de la lucha armada de la organización terrorista ETA".

Los jóvenes, en libertad

Por otro lado, los dos jóvenes detenidos por la agresión del pasado sábado a dos agentes de la Guardia Civil en la localidad navarra de Alsasua han quedado en libertad con cargos de lesiones y atentado a la autoridad tras prestar declaración ante el juez de guardia en el Palacio de Justicia de Pamplona.

Un grupo de personas se ha concentrado ante el Palacio con carteles en los que se podía leer: "No a los montajes policiales"

Los hechos tuvieron lugar en torno a las cinco de la madrugada del sábado en el bar Koxka de Alsasua, donde un grupo de personas agredió a los dos guardias civiles, que se encontraban en ese momento de fiesta con sus parejas.

Los dos detenidos han sido conducidos poco antes de la 8:30 horas a los juzgados de Pamplona y, tras prestar declaración ante el juez, éste les acusa de sendos delitos de lesiones y atentado a la autoridad, con la obligación de comparecer en el juzgado todos los viernes. Ambos jóvenes han abandonado andado el Palacio de Justicia.

Coincidiendo con la comparecencia de los detenidos ante el juez, un grupo de personas se ha concentrado ante el Palacio con carteles en los que se podía leer: "No a los montajes policiales". 

En la puerta del juzgado de guardia hay una treintena de personas esperando que finalice la declaración del segundo detenido. Llevan carteles que dicen 'No a los montajes policiales' y 'Utzi pakean Altsasu' ('Dejad en paz Alsasua'). Custodian la entrada a los juzgados varios agentes de la Policía Foral y hay una amplia presencia de medios de comunicación.

Las diligencias de la agresión han sido instruidas por la Policía Foral, que ha entregado el atestado a la titular del Juzgado de Instrucción número 3.

La consejera María José Beaumont ha señalado a preguntas de los medios que "no sería prudente decir nada más" y se ha remitido al comunicado que hizo público el sábado el Gobierno de Navarra para "condenar rotundamente" los hechos.

"Está todo pendiente de la investigación, no sería prudente que hoy dijera nada más. Hay informaciones contradictorias y todo habrá que aclararlo debidamente. Opinaremos después", ha manifestado a preguntas de los periodistas.

Comentarios