Jueves, 14 de Diciembre de 2017
El Tiempo

ABUSOS EN LA IGLESIA

El Obispado de Astorga investigará abusos sexuales a menores en dos centros educativos ocurridos hace más de 30 años

Un exseminarista de La Bañeza es la última víctima que ha denunciado "abusos sexuales y tocamientos".

Hasta 29 personas han reconocido haber sido víctimas de sus exprofesores.

Seminario de La Bañeza. Foto: Facebook
Seminario de La Bañeza. Foto: Facebook

Un nuevo caso de abusos sexuales en el seno de la Iglesia ha obligado al Obispado de Astorga a comparecer públicamente para anunciar que abrirá una investigación sobre lo ocurrido hace más de 30 años en el Seminario de La Bañeza y en el Colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria. Las declaraciones del obispo Juan Antonio Menéndez se han producido un día después de que un exseminarista de La Bañeza, Emiliano Álvarez, registrara una denuncia por los “abusos sexuales y tocamientos” por el que fuera su tutor y profesor en 1978. Junto a él, hasta 29 personas han reconocido haber sido víctimas de estos delitos.

La denuncia se suma a la que realizó otro exalumno a finales de enero y que llevó a apartar a un sacerdote de la diócesis. Menéndez ha asegurado que el Obispado establecerá nuevos protocolos de actuación con menores y de prevención dirigidos a sacerdotes, catequistas y monitores de campamentos, según publica ileon.com.

Asimismo, el prelado de Astorga ha anunciado que la investigación que se abra se enviará a la Congregación para la Doctrina de la Fe en la Santa Sede, que es quien tiene potestad para juzgar este tipo de delitos. "Manifiesto mi firme voluntad de resolver de una vez por todas este grave problema", ha indicado Menéndez, así como "colaborar siempre con las autoridades civiles, aplicando con severidad y rigor la propia normativa canónica" en los delitos de abusos sexuales "considerados como uno de los más graves del Código de Derecho Canónico".

En este sentido, Menéndez ha subrayado que a partir de ahora a todos los que trabajen y tengan contacto con menores se les exigirá un certificado donde conste que no tienen antecedentes de este tipo de delitos.

Por otro lado, ha dejado la puerta abierta a recibir a las posibles víctimas, mensaje que ha lanzado a los exalumnos que este sábado se manifestarán en las calles de Astorga, como detalla el citado medio.

Sobre el procedimiento seguido contra José Manuel Ramos Gordón, el cura que protagonizó el primero de los hechos denunciados públicamente, el obispo ha reiterado que "la Congregación para la Doctrina de la Fe" de la Santa Sede "confirmó la decisión de declararlo culpable del delito de tocamientos a menores con fin libidinoso en el Seminario Menor de La Bañeza, imponiéndosele la pena justa" de un año retirado de sus obligaciones pastorales en la Casa Sacerdotal de Astorga, con obligación de realizar ejercicios espirituales, aunque Menéndez ha destacado que el propio sacerdote pidió su jubilación definitiva. No obstante, la pena será revisada cuando concluya el año.