Viernes, 09 de Diciembre de 2016
El Tiempo

SALUD

Los preocupantes datos de la alimentación de los niños y niñas en España

Los menores comen mucha carne y comida rápida, pero en su dieta escasean el pescado, la fruta y la verdura. La mayoría no hace un desayuno completo y seis de cada diez comen con una pantalla audiovisual delante.

Los expertos advierten que  los hábitos de los escolares españoles se alejan cada vez más de la dieta mediterránea y de muchos de los alimentos que la componen, como el pescado, las frutas y las verduras, el yogur y los frutos secos
Los expertos advierten que  los hábitos de los escolares españoles se alejan cada vez más de la dieta mediterránea y de muchos de los alimentos que la componen, como el pescado, las frutas y las verduras, el yogur y los frutos secos

Un estudio sobre nutrición realizado por CinfaSalud entre los menores revela los déficits alimentarios de los niños y niñas en España. Los pequeños consumen demasiada carne, entre cuatro y siete ocasiones a la semana, aunque los expertos aconsejan hacerlo solo entre una y tres veces, y sólo tres de cada diez toman pescado con la frecuencia recomendada, más de tres veces a la semana. Muy pocos consumen fruta y verdura a diario durante la semana.También el consumo de comida rápida por parte de la población infantil sigue siendo preocupante.

A esto se deben añadir los datos sobre las escasas horas de sueño: el 96% de los niños no duerme las diez horas diarias recomendadas por los expertos, a pesar de que diversos estudios indican que la falta de horas de sueño puede estar relacionada con el aumento del sobrepeso y la obesidad, además de afectar al rendimiento físico e intelectual. 

Muy pocos consumen fruta y verdura a diario durante la semana.También el consumo de comida rápida por parte de la población infantil sigue siendo preocupante

Los expertos advierten que  los hábitos de los escolares españoles se alejan cada vez más de la dieta mediterránea y de muchos de los alimentos que la componen, como el pescado, las frutas y las verduras, el yogur y los frutos secos. En cambio, es cada vez más frecuente por parte de la población infantil el consumo de carne, dulces y comida rápida. “La educación y la supervisión de los padres y madres juega un papel fundamental a la hora de lograr que un niño siga una dieta variada y equilibrada”, afirman.

Un desayuno completo, asignatura pendiente

Los datos revelan que más de la mitad de los de padres considera que el peso de su hijo está por encima o por debajo de lo normal, pero no toma ninguna medida para solucionarlo. Los menores no siempre siguen hábitos nutricionales saludables en el hogar, sobre todo en el desayuno, que ocho de cada diez niños no hacen correctamente.

La educación y la supervisión de los padres y madres juega un papel fundamental a la hora de lograr que un niño siga una dieta variada y equilibrada

Los menores de nuestro país no siempre siguen hábitos nutricionales saludables en el hogar. En primer lugar, ocho de cada diez niños y niñas españoles no desayunan correctamente. Como explica un experto en nutrición, “esta primera comida proporciona al menor la energía necesaria para afrontar la primera parte de la mañana y contribuye al rendimiento escolar”. Idealmente, el desayuno debe contener un lácteo, un cereal y una fruta.

Seis de cada diez niños comen con una pantalla audiovisual delante

Un estudio asegura que muchos niños y niñas ven la tele o manipulan una tablet o un teléfono móvil cuando comen o cenan. El porcentaje más alto en este sentido se encuentra Andalucía, donde ocho de cada diez escolares tienen este hábito.

Los menores con este hábito sufren de mayor sobrepeso u obesidad que los que no lo tienen. La tendencia a la obesidad aumenta a medida que se incrementa el uso de estos dispositivos. Los expertos aconsejan no utilizar estos dispositivos durante las comidas, ya que, además de que impiden disfrutar de los alimentos, no incitan a conversar e impiden a los progenitores inculcar en sus hijos hábitos saludables en la mesa.

La tendencia a la obesidad aumenta a medida que se incrementa el uso de estos dispositivos

Diez claves para conseguir que los menores se alimenten bien

1. Recuperar la dieta mediterránea. La dieta española de toda la vida incluye todos los nutrientes que los menores necesitan para un correcto crecimiento: el aceite de oliva, el pescado, las legumbres y cereales (pan, pasta y arroz), los lácteos, los huevos, las frutas, las verduras, el yogur y los frutos secos.

2. Cinco comidas al día. Los pediatras y nutricionistas españoles recomiendan la distribución de la ingesta de calorías en cinco comidas diarias: un desayuno completo, almuerzo de media mañana, comida, merienda y cena a una hora temprana.

3. La pirámide alimentaria como guía. Se trata de un instrumento muy útil a la hora de conocer las raciones de los alimentos y la frecuencia con que los niños y niñas han de tomarlos.

4. Evitar los alimentos que engordan pero no alimentan. El consumo de fritos, bollería, dulces y snacks debe constituir una excepción, pues contienen excesivos azúcares, grasas saturadas, sal y energía, además de no aportar apenas micronutrientes. Lo mismo sucede con la comida rápida.

5. Comer en familia. Es un buen momento para aprovechar la reunión familiar e inculcar a los pequeños hábitos saludables.

6. Fuera pantallas. La atención de niños y progenitores debe centrarse en la comida y en quienes se sientan a la mesa. Los dispositivos tecnológicos interrumpen o anulan la conversación familiar.

7. Los niños a hacer la compra. Es importante que los niños aprendan a interpretar las etiquetas y seleccionar los alimentos con los mejores valores nutricionales.

8. Involucrar a los niños en la cocina para convertir la comida en un hábito estimulante.

9. La importancia del ejercicio. Es crucial animar a los menores a hacer ejercicio, al tiempo que se reducen las horas que pasan frente a la televisión y los videojuegos.

10. Es necesario que los niños descansen más de diez horas. Los expertos recomiendan que los escolares de entre 6 y 12 años duerman más de diez horas como una herramienta más de combate contra el sobrepeso.

Comentarios