Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
El Tiempo

POLÍTICA

Admitidas a trámite las 579 enmiendas parciales a los presupuestos

Sota niega haber "negociado" con el "tránsfuga" Juan Ramón Carrancio la inclusión de su reforma fiscal, y asegura que los grupos parlamentarios socialista y regionalista, en sus enmiendas, "han oído el parecer mayoritario" de la oposición.

Presentación de los presupuestos de Cantabria para 2018
Presentación de los presupuestos de Cantabria para 2018

La Mesa de la Comisión de Economía y Hacienda del Parlamento de Cantabria ha admitido a trámite este jueves la totalidad de las enmiendas parciales presentadas por los grupos al proyecto de Ley de Presupuestos de Cantabria para 2018 y al proyecto de Ley de Medidas Administrativas y Fiscales. En total suman 579 enmiendas parciales, 481 a los presupuestos y 98 a la llamada Ley de Acompañamiento.

Los partidos de la oposición -PP, Ciudadanos y Podemos- han presentado un total de 528 enmiendas parciales al considerar que el proyecto del Gobierno PRC-PSOE no responde a las necesidades de la región ni a los intereses de sus habitantes.

Por su parte, los partidos que sustentan al bipartito han presentado 36 enmiendas, 22 al presupuesto (dos al articulado y el resto a ingresos y gastos relacionadas con matizaciones de la redacción del texto) y 14 a la Ley de Medidas Fiscales.

PSOE y PRC insisten en negar que haya ya un acuerdo con Carrancio para aprobar los presupuestos regionales de 2018 pese a haber asumido en sus enmiendas parciales las peticiones del exdiputado de Cs

Las 15 restantes son del exdiputado de Cs, Juan Ramón Carrancio, del grupo mixto, que votó con PRC-PSOE en contra de las enmiendas a la totalidad de PP, Podemos y Cs. Los tres partidos acusan al bipartito de apoyarse en un tránsfuga para sacar adelante los presupuestos de 2018.

Mientras tanto, PSOE y PRC insisten en negar que haya ya un acuerdo con Carrancio para aprobar los presupuestos regionales de 2018 pese a haber asumido en sus enmiendas parciales las peticiones del exdiputado de Cs, lo que obligará a "recortar gasto" puesto que el bipartito renuncia, entre otras cuestiones, a la subida del 8 al 10% en el impuesto de transmisiones patrimoniales por la compraventa de viviendas de segunda mano.

La coalición PRC-PSOE, que está a falta de un diputado para la mayoría absoluta, aprobó las cuentas de 2016, las primeras de la legislatura, con la abstención de Podemos, que también se abstuvo en la investidura de Revilla tras firmar un acuerdo con el PRC.

Los siguientes presupuestos, los de 2017, salieron adelante con la abstención de Cs, previo acuerdo del Gobierno con los dos diputados que tenía entonces la formación naranja.

La Comisión de Economía y Hacienda debatirá las enmiendas parciales del 15 al 18 de diciembre. El debate final en el Pleno será el viernes 22 de diciembre. El proyecto de presupuestos asciende a 2.729 millones de euros, un 4,9% más que en 2017.

REFORMA FISCAL

Por su parte, el consejero de Economía, Hacienda Empleo, Juan José Sota (PSOE), niega haber "negociado" con el llamado diputado "tránsfuga" Juan Ramón Carrancio la inclusión de su reforma fiscal en los Presupuestos regionales de 2018 y asegura que los grupos parlamentarios socialista y regionalista, en sus enmiendas, "han oído el parecer mayoritario" de la oposición.

Sota se ha limitado a señalar que "ahora se habla mucho" y "hay muchas declaraciones"

"Tenemos que ser conscientes de que el Gobierno no tiene mayoría", ha dicho Sota, que ha señalado que en ese contexto de minoría las enmiendas parciales son las "bazas" que tienen PRC y PSOE para intentar llegar a "algún tipo de acuerdo". "Pero no con uno o con otro, sino con todos", ha matizado.

Sota ha realizado estas declaraciones después de que Carrancio, diputado que sigue en el grupo mixto tras abandonar Ciudadanos, lo que le ha valido que el resto de partidos le llamen "tránsfuga", asegurara que antes de presentar sus enmiendas en materia fiscal las había "negociado" con el consejero y afirmara que ya existía un "preacuerdo" porque al titular de Economía "le encajaban".

En declaraciones realizadas este miércoles a los medios de comunicación, Carrancio confió en alcanzar ese acuerdo con el Gobierno para aprobar los Presupuestos y más cuando -dijo- se había dado "el paso más difícil" que era aceptar su reforma fiscal, que limita la subida de impuestos que planteaba el bipartito pero supone una merma de ingresos y supondrá recortar gasto.

Cuestionado por estas palabras de Carrancio, Sota se ha limitado a señalar que "ahora se habla mucho" y "hay muchas declaraciones" y ha insistido en que solo se ha reunido con este diputado cuando acudió a la reunión convocada con el grupo mixto, un encuentro "breve" y al que no acudió el otro parlamentario que lo conforma: el de Ciudadanos, Rubén Gómez.

"Ahora se habla mucho, los grupos de la oposición están interesados sobre todo en que el Presupuesto no salga adelante, en hacer comentarios desestabilizadores sobre el Presupuesto, ha dicho Sota.

El consejero ha asegurado que el Gobierno está "abierto" a aceptar enmiendas parciales de "todos" los grupos parlamentarios que puedan tener encaje en el proyecto de Presupuestos presentado por el Ejecutivo y por ello ha pedido a la toda la oposición que no se "excluya" de la negociación. Sota ha señalado que solo ha habido una negociación formal con Podemos.

"Cuando hemos querido sentarnos con el Partido Popular se levantaron de la mesa y cuando hemos querido sentarnos solamente acudió uno de sus diputados, que nos expresó de viva voz cuáles eran sus planteamientos pero no ha habido como tal una negociación, salvo en el caso de Podemos", ha dicho.

Pese a estar abierto a aceptar enmiendas de todos los grupos, Sota ha reconocido que se tratará de que el Presupuesto salga adelante "con las mínimas modificaciones posibles" al proyecto presentado por el Ejecutivo.

El consejero ha afirmado que "no ha oído, ni visto" tampoco una "alternativa presupuestaria"

"Evidentemente, hemos presentado un proyecto de ley porque creemos que es un buen Presupuesto", ha dicho el consejero, que ha hecho un llamamiento a los grupos de la oposición a que "sean responsables" para que Cantabria pueda tener un Presupuesto en vigor el 1 de enero y ha instado a sentarse a negociar a aquellos que no lo han hecho, como PP y Ciudadanos, por lo que, a su juicio, son "excusas".

El consejero ha insistido en el esfuerzo "importante" hecho por el Gobierno PRC-PSOE para presentar este Presupuesto cuando el Ejecutivo central (PP) no lo ha hecho.

Además, ha defendido que es un "buen Presupuesto", con "un marcado carácter social", que dedica "más del 77% del gasto no financiero a gasto social" y en el que hay un "gran esfuerzo en inversión" y en educación, sanidad y políticas sociales y un incremento de la partida para Renta Social Básica, la cual -ha destacado- ha crecido un 75% en tres ejercicios, pasando de 18 millones a 31.

Por ello, considera que este Presupuesto es "fácilmente asumible" por "muchas fuerza políticas".

ALTERNATIVA PRESUPUESTARIA

Además, el consejero ha afirmado que "no ha oído, ni visto" tampoco una "alternativa presupuestaria", ni siquiera por parte del PP, el principal partido de la oposición a la propuesta presentada por el Gobierno, solo "críticas parciales" que suponen en muchos casos "más gasto y menos ingresos".

Sota ha señalado que una vez que el Presupuesto está en el Parlamento, los grupos parlamentarios son los que tienen el "protagonismo" y deben negociar y el Gobierno es ahora una "actor secundario", aunque ha explicado que por parte del Ejecutivo se examinarán las enmiendas de los grupos de la oposición y se pronunciará sobre ellas.

También por la negociación de lo os Presupuestos ha sido cuestionado el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra (PRC), quien ha defendido el proyecto de Presupuestos presentado es el que "necesita Cantabria en este momento".

Además, respecto a la negociación, ha señalado que ahora corresponde a los grupos parlamentarios una vez que el Gobierno ha presentado el Presupuesto, se lo ha "enseñado a todo el mundo que ha querido verlo", "ha escuchado" las propuestas y ahora son los diputados los que tendrán que votar.

Sobre las noticias sobre las negociaciones con Carrancio y las acusaciones del resto de la oposición al Gobierno de apoyarse en un tránsfuga, De la Sierra ha opinado que en el Parlamento hay un ambiente de "absoluta hipocresía" y considera que lo que se está generando es una "serpiente desinformativa" con la que "no le apetece nada" colaborar, por lo que no ha querido realizar más comentarios.