Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
El Tiempo

TRIBUNALES

Archivada la denuncia del exconcejal del PP de Laredo por la presunta compra de votos antes de las primarias

La jueza considera que no resulta debidamente justificada la perpetración del delito.

Detalle de la denuncia presentada por R.A.S.M. en el Puesto de la Guardia Civil de Laredo, publicada por el digital 'Tuin'
Detalle de la denuncia presentada por R.A.S.M. en el Puesto de la Guardia Civil de Laredo, publicada por el digital 'Tuin'

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Laredo ha archivado la denuncia que presentó el exconcejal del PP de Laredo Ramón Arenas por supuestos pagos irregulares en cuotas de unos 500 afiliados del partido, según ha podido saber Europa Press.

En un auto, la jueza Ana Cristina Pomposo considera que no resulta debidamente justificada la perpetración del delito y por ello acuerda el sobreseimiento provisional y el archivo de la causa, una decisión contra la que cabe presentar recurso.

La denuncia de Arenas fue presentada ante la Guardia Civil de Laredo el 7 de marzo, un día antes de las primarias que celebró el PP cántabro dentro del proceso para elegir a su presidente, cargo al que optan el actual líder de la formación, Ignacio Diego, y la secretaria general del partido, María José Sáenz de Buruaga.

En dicha denuncia, Arenas aseguraba haberse enterado que se habían pagado a través de transferencias bancarias por internet las cuotas de unos 500 afiliados para que pudiesen votar en las primarias del PP cántabro del 8 de marzo -en las que se impuso Diego por 154 votos a Sáenz de Buruaga, una diferencia que hace que todo se decida el 25 de marzo en el Congreso regional del partido-.

Relataba que para ello se había suplantado la identidad de una persona con una "importante discapacidad intelectual", a nombre de la cual se había ordenado este pago.

De hecho, la supuesta víctima de esta suplantación declaró ante la Guardia Civil como perjudicado no haber hecho ningún pago al PP, y tampoco tener conocimiento de que alguien lo hubiese hecho en su nombre o haber autorizado a nadie a hacerlo. De hecho, según pudo saber Europa Press, afirmó haberse enterado de lo ocurrido por su "amigo" Ramón Arenas, esto es el denunciante.

Tras conocerse la presentación de la denuncia, Sáenz de Buruaga compareció el 8 de marzo, unas horas antes de que ese mismo día arrancaran las primarias, para defender la legalidad del pago de cuotas masivas del partido por transferencia bancaria y asegurar que era una fórmula "habitual" y "normal".

Sobre la denuncia, aseguró que, por la información que tenía, Arenas -que, según dijo, "trabajaba" para la candidatura de Diego en Laredo- llevó "bajo coacciones" a la supuesta víctima a denunciar estos hechos.

La número 2 del PP cántabro aseguró que la denuncia había sido retirada y que Arenas había sido denunciado por coacciones.

Sin embargo, tras conocer las declaraciones de Sáenz de Buruaga, el exedil pejino informó de que era él quien había registrado la denuncia -no la supuesta víctima de la suplantación, que solo había declarado como perjudicado- y aseguró que no la había retirado ni tenía intención de hacerlo porque su pretensión era que la Fiscalía "investigue hasta las últimas consecuencias" y "dé con la persona o las personas" que están detrás de esos pagos por valor de casi 10.000 euros.

Además, Arenas negó trabajar para la candidatura de Diego, como afirmó Sáenz de Buruaga, y aseguró que él no va "ni con uno ni con otro".

En las primarias, Sáenz de Buruaga ganó en Laredo a Diego pero lo hizo por "en torno a un centenar de votos" menos de los que calculaba, según reconoció ella misma en una rueda de prensa para valorar los resultados.

Afirmó que Laredo era un "punto estratégico" de su candidatura, donde contaba con un número importante de inscritos a su favor con los que podría haber dejado resuelta la Presidencia del partido en la primera vuelta de no haber sido por la denuncia por pagos irregulares de cuotas, que, según dijo, tuvo un "efecto desmovilizador" que llevó a la gente a no participar, bien por "incertidumbre" o "por miedo".