Sábado, 18 de Noviembre de 2017
El Tiempo

PRIMARIAS PSOE

"Candidatos podrá haber muchos, pero proyectos de partido hay dos"

Pedro Sánchez ha indicado que "algunos compañeros y compañeras les resulta hasta incluso difícil decir que somos un partido de izquierdas" mientras que él ha apostado por devolver al PSOE "a la senda que nunca debió perder, que es ser un partido de izquierdas".

Pedro Sánchez junto a Susana Díaz. Foto: Público
Pedro Sánchez junto a Susana Díaz. Foto: Público

El precandidato a las primarias para la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez ha advertido de que en este proceso "candidatos podrá haber muchos, pero proyectos de partido hay dos", el de "la gestora y quienes apoyan a la gestora", que ha identificado como "partido de la abstención", y otro, "de izquierdas, creíble," apoyado en la militancia, que él defiende en esta "encrucijada".

En un acto con alrededor de un millar de militantes, el ex secretario general del PSOE ha defendido el hecho de haberse despojado de "todos" sus cargos institucionales "para defender la credibilidad del proyecto socialista" en el que se ha mostrado convencido de que "el socialismo andaluz traerá al cambio" con "la fuerza del voto" de sus militantes, a los que ha pedido movilizarse "para cambiar el partido".

Sin mencionar a la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, que está previsto presente su candidatura el próximo 26 de marzo a las primarias estatales, ni al ex presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, que también concurrirá en este proceso, Pedro Sánchez ha pedido un debate "sin subterfugios" y "siempre con respeto", agregando que "ningún socialista" es su "adversario". Por ello "el día después de las primarias", Sánchez ha pedido estar "todos detrás de nuestro secretario general, unidos para ganar a la derecha".

Ha enumerado sus propuestas, entre ellas la revisión de los acuerdos con la Santa Sede y que la religión deje de ser un asignatura evaluable

Ha indicado que "algunos compañeros y compañeras les resulta hasta incluso difícil decir que somos un partido de izquierdas" mientras que él ha apostado por devolver al PSOE "a la senda que nunca debió perder, que es ser un partido de izquierdas".

Pedro Sánchez, que ha iniciado su intervención aludiendo al anuncio de desarme de la banda terrorista ETA, lo cual ha sido posible "gracias a la unidad de todos los demócratas" con gobiernos socialistas "que lo hicieron posible", se ha congratulado de los proyectos promovidos en su día por Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero que "la derecha decía que era imposible" aplicar.

Asimismo, el precandidato a las primarias socialistas ha señalado que "si solamente miramos al pasado, nos quedamos sin futuro", por lo que ha pedido un "sí a un Gobierno socialista, no de derechas" para lo cual las primarias del PSOE deben ser "el kilómetro cero del cambio político que necesita España".

"No renunciamos a lo que siempre nos hizo ser un partido ganador", pero "no valen para España las soluciones de hace 35 años y tampoco para el PSOE", ha aseverado el ex secretario general del partido, que ha añadido que, en esta formación política, "siempre hemos sabido entender que solo la transformación y la adaptación a las sociedades a las que servimos" son esenciales para "reafirmar el espacio socialdemócrata que es mayoritario".

En este sentido, además de advertir sobre la existencia de "falsos profetas con el pelo naranja" desde el "otro lado del Atlántico", ha aludido a la experiencia de Portugal, cuyo Gobierno desempeña una política "muy diferente" al nacional, y ha afirmado no compartir "la apreciación que hacen algunos compañeros de que se puede gobernar desde el Parlamento" cuando él sigue "viendo a Bárcenas en la calle" que "no ha devuelto el dinero, y a Rajoy en la Moncloa".

En contraposición, desde la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez ha defendido que contribuyó "para que se formaran gobiernos del cambio" y ha rechazado "un PSOE subalterno a la derecha" porque, en su opinión, se ha demostrado en Europa que la fórmula de "la gran coalición no ha servido para frenar a los populismos ni a la ultraderecha".

Para ello quiere un "proyecto autónomo" y reivindica "frente al poder de una minoría que es ajena al PSOE, el poder del voto de los militantes".

Sánchez ha enumerado sus propuestas, entre ellas la revisión de los acuerdos con la Santa Sede y que la religión deje de ser un asignatura evaluable, y ha defendido su gestión "con las palabras y los hechos" y que estas primarias "sirvan para que ningún secretario general tenga que pagar el precio que yo pagué" por ello.