Martes, 24 de Octubre de 2017
El Tiempo

POLÍTICA

Diego y Buruaga afrontan su última semana de guerras intestinas antes del Congreso del PP de Cantabria

Los mensajes de los candidatos se centran en los apoyos, la reconciliación y la unidad del partido, pero dejan a un lado el proyecto de partido o sus propuestas para la región.

Rioja, Baleares y nuestra comunidad autónoma son los tres territorios en los que se rompe la calma que ha caracterizado las citas congresuales del resto de España.

Ignacio Diego y María José Sáenz de Buruaga, candidatos a la Presidencia del PP de Cantabria
Ignacio Diego y María José Sáenz de Buruaga, candidatos a la Presidencia del PP de Cantabria

La Dirección Nacional del PP ha lanzado el mensaje por activa y por pasiva. Unidad, procesos tranquilos y listas únicas. Todo para ofrecer una imagen diferente de sus procesos congresuales autonómicos que les distancie de lo ocurrido en el PSOE o en Podemos. Y a pesar de que la mayoría de territorios han celebrado el pasado fin de semana los Congresos para elegir a sus nuevos presidentes bajo esas precisas instrucciones, todavía quedan algunos que no parecen plegarse a los designios de Génova. En concreto, Cantabria, Rioja y Baleares. En nuestra Comunidad Autónoma quedan apenas cinco días para que el PP elija entre el actual presidente, Ignacio Diego, o María José Sáenz de Buruaga, secretaria general de los ‘populares’, y los mensajes, lejos de ofrecer propuestas, apuestan por una unidad que no ha existido en las últimas semanas.

De hecho, las luchas intestinas entre ambas candidaturas se han traducido en un cruce de acusaciones en todas las plataformas posibles, desde los medios de comunicación hasta las redes sociales. Poco a poco los principales dirigentes se han posicionado a favor de uno u otro candidato, pero incluso en esta división interna ha habido unidad en un único punto: todos han pedido integrar las listas, aunque bajo sus propias condiciones.

Las luchas intestinas entre ambas candidaturas se han traducido en un cruce de acusaciones en todas las plataformas posibles

Es más, Sáenz de Buruaga lo hacía este 17 de marzo asegurando que su “mayor reto es reconciliar el partido”, para lo que se considera la candidata idónea ya que “nosotros no hemos planteado la campaña en términos de confrontación”. Curiosamente, esto mismo es lo que han denunciado desde la candidatura de Diego, que ha tenido en el portavoz ‘popular’ en el Parlamento, Eduardo Van den Eynde, a su defensor más feroz.

En este sentido, el propio Ignacio Diego pedía el 11 de marzo “no forzar la ruptura del PP hasta el extremo”, pidiendo unificar ambas candidaturas una vez se celebre el Congreso del 25 de marzo.

Apoyos desde Madrid

Junto a esos constantes mensajes de conciliación, que contrastan con las actitudes de confrontación de las candidaturas, tanto Buruaga como Diego han tirado de apoyos para legitimar sus posiciones y mostrar su fuerza ante su rival político. Si el actual presidente de los ‘populares’ cántabros se hacía una foto con los alcaldes de la región, Sáenz de Buruaga hacía lo propio con los principales nombres del partido como la alcaldesa de Santander, Gema Igual, los diputados nacionales Ana Madrazo y Diego Movellán, o el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

Tanto Buruaga como Diego han tirado de apoyos para legitimar sus posiciones y mostrar su fuerza ante su rival político

Un duelo de apoyos que tiene su origen en la calle Génova, que según la secretaria general del PP cántabro apoya su candidatura, mientras que Diego defiende la equidistancia de la Dirección nacional. Sea como fuera, lo cierto es que no gustó demasiado que el que fuera presidente de Cantabria en la anterior legislatura anunciase su candidatura a última hora, tras la reunión mantenida en Madrid para unificar las dos corrientes y en la que, según se ha dicho por parte de la propia Sáenz de Buruaga, Diego aseguró que apoyaría la candidatura de la todavía secretaria general.

La lucha de los candidatos en lo que a apoyos se refiere ha continuado incluso este último fin de semana. Mientras en Madrid, Andalucía, País Vasco, Castilla La Mancha o Canarias elegían a sus nuevos líderes según lo previsto, en Cantabria María José Sáenz de Buruaga insistía una y otra vez en el apoyo de los compromisarios, que serán los que elijan al candidato el día 25. Primero, atribuyéndose el “apoyo mayoritario” de los representantes de Nuevas Generaciones, y luego anunciando el ‘SÍ’ de 100 compromisarios de Santander.

Cabe recordar que en la votación realizada el pasado 8 de marzo Ignacio Diego logró 1.568 votos, el 51,86%, mientras que Sáenz de Buruaga obtuvo 1.414 (46,77%). Y el proceso no ha estado exento de polémica. Unos días antes estas primarias protagonizaron una denuncia ante la Guardia Civil por una presunta compra de votos de la candidatura de la secretaria general que, finalmente, ha sido archivada por la Justicia al no quedar debidamente acreditada la comisión del delito.

Proyecto

Curiosamente, y a pesar de los enfrentamientos, ambas candidaturas presentan algunos aspectos en común. Para empezar, los mensajes de unidad que lanzan ambos candidatos, apelando a una integración y negando un revanchismo que, por ahora, han brillado por su ausencia. A esto se suma que, al menos ante los medios de comunicación, ninguno de ellos ha explicado cuáles son sus propuestas de partido de aquí a dos años y, sobre todo, una vez se conozca el resultado electoral de 2019.

Tan solo Sáenz de Buruaga ha mencionado la palabra ‘diálogo’, necesario para que el PP vuelva a tener comunicación con otros partidos, algo que todo el mundo reconoce (incluso dentro de la propia candidatura de Diego) que se perdió durante la legislatura en la que los ‘populares’ gobernaron en Cantabria, fundamentalmente por las “formas” del presidente.

Pero salvo esta hipotética necesidad de lograr un pacto con otros partidos para que los ‘populares’ pudieran llegar de nuevo al Gobierno, ninguno de los candidatos ha expuesto su proyecto de partido de cara al futuro más inmediato, inmersos ambos en la necesidad de evitar una ruptura que dependerá en buena medida del resultado de este sábado.

Comentarios