Viernes, 19 de Enero de 2018
El Tiempo

POLÍTICA

El futuro de un PSOE de Cantabria fracturado se decide en las primarias de Santander

Unos 600 militantes socialistas de la capital cántabra están llamados a votar para elegir al nuevo secretario general entre la candidatura del actual líder de la formación municipal, Pedro Casares, y la del exconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz.

Los candidatos, claros apoyos de Pablo Zuloaga y Eva Díaz Tezanos durante las primarias a la Secretaría General del partido a nivel autonómico, reproducen en la ciudad aquel enfrentamiento.

El secretario general del PSOE de Santander, Pedro Casares, y Ramón Ruiz
El secretario general del PSOE de Santander, Pedro Casares, y Ramón Ruiz

La noche del 16 de julio de este 2017 la dirección del PSOE de Cantabria cambió de manos. El alcalde de Santa Cruz de Bezana, Pablo Zuloaga (uno de los claros apoyos a Pedro Sánchez en la región), se imponía por 167 votos a la que hasta ese momento era la secretaria general, la actual vicepresidenta del Gobierno Eva Díaz Tezanos. Pero el proceso, lejos de ser un debate sosegado, se convirtió en una lucha interna que no terminó con la proclamación del nuevo líder socialista en la región. Al contrario, las luchas entre ambos bandos han evidenciado desde entonces una fractura interna que ha tenido sendas víctimas y ha escrito numerosos episodios, algunos protagonizados por alcaldes y miembros destacados del partido. Este sábado 18 de noviembre la confrontación entre ‘sanchistas’ y ‘tezanistas’ en Cantabria escribe un nuevo capítulo con las primarias del partido en Santander, donde se enfrentan el exconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, y el actual secretario general en la capital cántabra, Pedro Casares, y a las que están llamados a votar unos 600 militantes.

Un enfrentamiento que puede, y de hecho tiene, muchas lecturas internas. La primera es que ambos candidatos han sido y son rostros fundamentales de las dos facciones que actualmente conviven en el PSOE de Cantabria. Mientras que Casares ha sido uno de los principales apoyos de Pablo Zuloaga durante su campaña a las primarias autonómicas (y de Pedro Sánchez en su candidatura nacional), Ruiz ha sido durante años la mano derecha de Eva Díaz Tezanos. Así, su enfrentamiento en Santander reproduce, en una segunda línea, el proceso que ya tuvo lugar hace tan solo cuatro meses.

Ramón Ruiz ha reconocido que el PSOE de Cantabria “no está en los mejores momentos de unidad”

Pero hay más. El exconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, fue una de las víctimas del enfrentamiento entre Zuloaga y Tezanos, siendo destituido por el presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla (PRC), a petición del secretario general de los socialistas después de que ambos partidos reeditasen el pacto de Gobierno, en el que los regionalistas lograron el compromiso de su socio de aumentar el presupuesto para 2018 un 5%. Su cese y sustitución por Francisco Fernández Mañanes estuvo acompañado, tiempo después, por las dimisiones del consejero delegado de Sodercan, Salvador Blanco, y la directora general de Mare, Rosa Inés García, para evitar, según explicaron en ruedas de prensa por separado, los ataques a Díaz Tezanos. Con todo, siguen ejerciendo al no haberse aceptado todavía las renuncias.

VICTORIA

La victoria de uno u otro no solo marcará el sentido de la política socialista en Santander de cara a las próximas elecciones autonómicas y locales. Lo hará también, aunque sea de forma indirecta, para las regionales. A pesar de la derrota de Díaz Tezanos en las primarias, cabe la posibilidad de que la vicepresidenta se presente a unas eventuales primarias para ser la candidata a la cita electoral de 2019. Desde luego, una victoria de Ramón Ruiz en Santander reforzaría su posición ante una candidatura de Pablo Zuloaga, a la que se podría presentar el propio secretario general o alguien de su confianza.

Lo que sí parece claro es que la unión entre ambas facciones no se va a producir tras el resultado de este sábado, del mismo modo que finalmente no ocurrió a nivel autonómico, algo que reconocía el propio exconsejero al afirmar que el PSOE de Cantabria “no está en los mejores momentos de unidad”. Y todo ello a pesar de los mensajes de unidad lanzados por Ramón Ruiz para incluir a Casares en su equipo y que continúe su “valioso” trabajo en el Ayuntamiento, o de la idea de “proyecto colectivo” de la militancia socialista (en la que, en teoría, debería incluirse a aquella que apoya al otro candidato) que propone el actual secretario general en Santander.

Mientras que el exconsejero socialista aseguraba en la presentación de su candidatura que “no hay bandos” ya que en su lista hay personas que apoyaron a Díaz Tezanos, a Zuloaga y “que no avalaron a ninguno”, Casares defendía el “proyecto creíble y reconocible” de los socialistas santanderinos que ya comenzó en 2015. Pero no ha habido candidatura de consenso, como tampoco la hubo en las primarias regionales. La única mención a este respecto ha llegado desde Ruiz, quien esperaba una llamada de Zuloaga para una candidatura de consenso que no se ha producido.

En cualquier caso, las candidaturas de Casares y Ruiz confirman, en cierto modo, la división interna que existe a todos los niveles dentro del PSOE. El actual secretario general en la capital cántabra se ha rodeado de un equipo en el que destacan nombres como la vicesecretaria general con Pablo Zuloaga, Ainoa Quiñones; la actual consejera de Sanidad, María Luisa Real (quien ya fue número dos en las elecciones de 2015); el concejal del Ayuntamiento Daniel Fernández y Mario Brigido, que repite como responsable del área de Política Municipal.

Por su parte, Ruiz cuenta en su candidatura con el que fuera su director general de innovación y Centros Educativos, Alonso Gutiérrez; Roberto Pellón, Isidro Cicero, José Luis Santos, Óscar Calzada, Jesús G. Barriuso o Javier Crespo, siendo vocales los concejales del Consistorio Aurora Hernández y Javier Antolín, miembros de la lista de Pedro Casares en la última cita electoral municipal.