Sábado, 21 de Abril de 2018
El Tiempo

POLÍTICA

Revilla augura que Cantabria cerrará el año con un crecimiento industrial del 6%

El dato es “el doble” que la media nacional, y el presidente autonómico considera que el sector está “tirando muchísimo” de la economía.

El líder regionalista asegura que el problema con el PSOE "está ventilado", y que su obligación como presidente es presentar el presupuesto y "el que quiera que lo apruebe", en referencia a las acusaciones de haber pactado con Carrancio.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha avanzado que la Comunidad "probablemente" cerrará el año con un crecimiento de la industria del 6%, "el doble" que la media nacional, ya que este sector está "tirando muchísimo" de la economía.

Esto, unido a otros factores, hace augurar al jefe del Ejecutivo que el próximo 2018 será "un gran año para Cantabria", que experimentará un crecimiento "similar" o incluso "superior" al de España, después de cerrar el 2017 con un repunte del PIB en torno al 2,8%, ligeramente por debajo del conjunto del país, previsto en el 3%.

Revilla ha hecho estos pronósticos en una entrevista a la Cadena SER, recogida por Ep, en la que ha hecho balance del año que termina, que ha sido "complicado" en algunos aspectos, y en la que ha avanzado algunas cuestiones del que está a punto de comenzar.

"Los proyectos del Ministerio de Fomento son, de momento, anuncios. Hay dos obras en el Boletín, pero eso no contabiliza como inversión hasta que no se contrata", ha reiterado Revilla

Del crecimiento de la región, el también secretario general del PRC ha asegurado que desde el Gobierno que dirige en coalición con el PSOE están "haciendo todo lo que podemos", y "bien" además, ya que se han "volcado" en restablecer servicios como la sanidad, la educación o la atención a la dependencia, frente a inversiones en obras públicas, por ejemplo.

En línea con lo anterior, se ha referido al "desajuste" que la inyección del Estado en esta materia provoca en el PIB regional, pues en los últimos dos años no ha habido "ninguna" comunidad con "menos" aportación del Gobierno central que Cantabria, donde en 2017 "no llega" a 5 millones de euros, cuando el desembolso medio -ha comparado- en una región como la nuestra debería ser de entre 160 y 200 millones.

Pese a ello, no hay "ninguna obra" del Ministerio de Fomento desde Castro Urdiales a Unquera, ha señalado el regionalista, que ha vuelto a denunciar que se han "paralizado" los proyectos del Estado en Cantabria. "No hay nada", ha sentenciado. "Los proyectos del Ministerio de Fomento son, de momento, anuncios. Hay dos obras en el Boletín (Oficial del Estado), pero eso no contabiliza como inversión hasta que no se contrata", ha reiterado el líder del PRC en alusión a las declaraciones del titular del departamento y exalcalde de Santander, Íñigo de la Serna (PP), al que ha precisado que "de momento, hay planes, licitaciones", pero "obra, ninguna: todavía no ha empezado ninguna".

No obstante, el presidente cántabro ha dicho que se cree los anuncios del ministro, y confía en que se plasmen en inversiones a partir del próximo año y hasta el 2022, según las previsiones que se manejan en los distintos proyectos, como el del tren de altas prestaciones, que es "una deuda" de España con Cantabria. Así, Revilla está convencido de que "esta vez va en serio" esta actuación, pues no cree que De la Serna "se aventure" a anunciar algo que "no va a cumplir". "No me le imagino haciendo lo que hizo Pepiño Blanco", ha comparado.

Mientras tanto, hasta que se pongan en marcha las obras y se materialicen las inversiones, el Gobierno regional tiene que "apechugar" y gestionar sus competencias y presupuestos de la manera "más eficiente", favoreciendo asimismo que la región sea "atractiva" para las empresas privadas.

SUELO INDUSTRIAL

En este punto, el presidente ha resaltado la importancia de la industria, que genera "empleo estable y de calidad", y que está "tirando muchísimo" de la economía, hasta el punto de que podría cerrar el año con un crecimiento del 6%, el doble que la media nacional. "Nos hemos quedado sin suelo industrial. No hay un metro cuadrado", ha enfatizado.

Revilla ha citado casos y actuaciones del PRC-PSOE en lo que va de Legislatura, como la empresa Sniace de Torrelavega, que estaba "cerrada" en 2015 y que en 2018 prevé generar un centenar de empleos más, según ha cifrado.

Revilla ha alegado que, como presidente, tiene la "obligación" de presentar el presupuesto, "y el que quiera que lo apruebe", en referencia a Carrancio

También ha resaltado el "esfuerzo extraordinario" del Ejecutivo para garantizar la continuidad de Sidenor en Reinosa, algo que le "había quitado el sueño". En este punto, el regionalista ha defendido la actuación del bipartito, que ha adquirido el 20% de la empresa, y indicado que se trata de un "caso excepcional", en el que se ha seguido la voluntad política expresada en el Parlamento por mayoría de todos los partidos, que instaron al Gobierno a hacer "todo lo posible" para evitar la desaparición de la planta de Campoo, que da trabajo a un millar de personas.

La reapertura de Greyco o la gestión del problema de la planta de cloro de Solvay son otras intervenciones que el presidente ha citado para ilustrar la "apuesta por la industria" de su Gobierno, que ha "triplicado" las ayudas e incentivos al sector. Además, ha avanzado que el próximo año comenzará con "no menos de cinco proyectos industriales importantes para Cantabria", a los que se sumará en 2019 el inicio de la explotación minera de zinc en Torrelavega, tras una inversión inicial de 17 millones de una empresa de Canadá.

Con motivo de esta actuación, que supondrá "un revulsivo" para toda la comarca del Besaya, Revilla ha avanzado que en los próximos "quince o veinte días" vendrá a Cantabria una empresa de Australia para presentar un nuevo proyecto de explotación.

PROBLEMA CON EL PSOE

En otro orden de cosas, en clave política, el presidente cántabro y líder del PRC ha sido cuestionado de nuevo por los problemas derivados de la crisis interna de su socio, el PSOE, y que se han trasladado al Gobierno.

El regionalista ha admitido que hubo una "complicación importante" en el seno del Ejecutivo que "duró un tiempo", pero ha asegurado que "el tema está ventilado" y en la actualidad no hay "ningún problema". De todas formas, ha negado nuevamente que haya habido "crisis" en sí en el Gobierno, que no ha estado "paralizado", ni siquiera "24 horas".

"Jamás ha faltado un consejero", ha zanjado, para recordar así que el cese del titular de Educación, Ramón Ruiz, solicitado por la nueva dirección 'sanchista' del PSOE, se realizó de forma "simultánea" al nombramiento de su sucesor -Francisco Fernández Mañanes- y los altos cargos del departamento, precisamente para evitar que los ciudadanos, que no tienen que "aguantar las crisis de los partidos, notaran vacío de poder".

"No sé si el PSOE se habrá arreglado o no, pero a mí no me trasladan problemas al Gobierno", ha advertido el secretario general del PRC, que ha confesado al respecto que, si la situación hubiese sido "ingobernable" -"sensación" que no ha tenido en "ningún momento"- más que romper el pacto y gobernar en minoría, hubiese optado por anticipar las elecciones. Se ha preguntado así qué "pinta" él en el Gobierno sin un presupuesto regional o un Parlamento que "apruebe razonablemente las cosas". "No pinto nada", se ha contestado.

Al hilo de lo anterior, y a propósito de las cuentas de 2018, que el bipartito acaba de aprobar gracias al diputado del grupo mixto y ex de Cs Juan Ramón Carrancio, considerado "tránsfuga" por el resto de la oposición, Revilla ha reiterado que él tiene "la conciencia tranquila".

Ha alegado al respecto que, como presidente, tiene la "obligación" de presentar el presupuesto, "y el que quiera que lo apruebe". En este punto, ha criticado el "talante negociador" del PP, las "líneas rojas" de Podemos o "el problema" de Cs en Cantabria, que ha elegido sus representantes sin celebrar ningún "congreso" para ello. Además, no tiene ningún "indicio" de que a Carrancio, que abandonó el partido naranja, le hayan "ofrecido algo", como sucedía con los tránsfugas hace décadas, cuando se "compraban".

Finalmente, ha asegurado que no ha "meditado" si será candidato del PRC a la Presidencia en 2019, ya que su objetivo es "acabar la Legislatura de la mejor manera posible", más cuando a medida que se aproximan las elecciones "la oposición, al Gobierno, no le da ni agua", sino que todo es "leña".