Domingo, 27 de Mayo de 2018
El Tiempo

Los abuelos toman las calles para pedir unas pensiones dignas. Muchos ya tienen experiencia, hace 40 años corrían delante de los grises por pedir democracia.

Los abuelos toman las calles para pedir unas pensiones dignas. Muchos ya tienen experiencia, hace 40 años corrían delante de los grises por pedir democracia, por luchar por el Estado de Bienestar Social, pusieron los cimientos de un nuevo país, que como decía un dirigente muy conocido "a este país no le conoce ni la madre que lo parió". Ahora estos abuelos y muchos más vuelven a la calle, a defender lo que tanto costó conquistar durante muchos años de trabajo, ya que los elegidos para ello están distraídos con sus propios problemas.

Llama poderosamente la atención que todos busquemos en la vida mejorar, se trabaja para tener un futuro más halagüeño, el Estado mejora sus comunicaciones para que podamos viajar más seguros y más rápidamente, buscamos tener los mejores medios para nuestra Sanidad, Educación... y todos estamos de acuerdo que es necesario tener los recursos para que nuestro País sea un lugar donde podamos vivir mejor. Ya en el año de gracia 1812, el artículo 13 de la Constitución de Cádiz manifestaba "El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bien estar de los individuos que la componen". Bueno lo de la felicidad de la nación puede ser una hermosa licencia literaria, pero es cierto que el fin de toda sociedad es buscar el bienestar de todos los que la componen. Con cumplir con el artículo 50 de nuestras Constitución sería suficiente. "Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad".

Es con esta pensión con la que nuestros mayores hacen frente a los pagos de sus facturas

Cómo es posible que todos estemos de acuerdo desde tiempos inmemoriales en que nuestra sociedad tiene que seguir avanzado, para ser un lugar más amable, más habitable, y sin embargo, algo totalmente necesario como la pensión se esté devaluando. Esta pensión que afecta directamente a cerca de 10 millones de personas, e indirectamente es casi incalculable, que en esta crisis han sido el sustento de tantas y tantas familias, y lo siguen siendo. Es con esta pensión con la que nuestros mayores hacen frente a los pagos de sus facturas, luz, agua, calefacción, teléfono, comunidad... que necesitan para sus gastos más básicos, alimentación, medicinas... Que esté puesto en cuestión estos recursos, ellos que durante una media de 40 años trabajando y cotizando a la seguridad social, para que luego, una vez jubilados pierdan calidad de vida, y ahora te diga el Gobierno de turno que no se puede ni garantizar el poder adquisitivo, porque son muchos y sus pensiones muy altas. ¡¡Manda...!!

Está claro que si las nuevas pensiones son más altas es porque han cotizado más, no un regalo, si son más los perceptores también habrán sido más los cotizantes. Aunque lamentablemente el 30% percibe menos de 750 euros al mes, esto es, una prestación de jubilación que no llega al salario mínimo, con ello podemos estar llevando al umbral de  la pobreza a muchas familias. Qué pueden existir desajustes, nadie lo duda, pero que la solución sea decir que es imposible garantizar el poder adquisitivo a nuestros mayores es muy injusto, y además roza la ilegalidad. Hace ya mucho tiempo se debatía sobre la doble imposición que tienen las jubilaciones, su salario durante toda su etapa laboral ha pagado religiosamente los impuestos, como para seguir tributando ahora. Puede ser que la cuantía que supondría desembolsar lo cobrado de más "indebidamente", fueran cifras tan elevadas que hacen que muchas veces la economía venza al derecho.

Cuando simplemente se pide no perder poder adquisitivo y que el Gobierno diga que eso es imposible, además de ser tremendamente injusto, qué lo es, algunos pueden estar cavando su propia tumba electoral. Saben que su caladero de votos está entre esos diez millones de personas, que ven como su Gobierno le niega lo que en justicia le pertenece. Ni se puede decir que adquieran planes de pensiones privados, si las entidades financieras pueden asegurar esas percepciones, como no lo pueden hacer nuestras instituciones públicas que además no deben tener ánimo de lucro. Es de destacar la gran movilización que se está generando, que ya ha provocado un pleno en el Congreso de los Diputados, con comparecencia del Presidente del Gobierno, donde algo se ha movido, pero siempre en clave electoral. También tiene que servir para reflexión que Vizcaya con la jubilación media más alta, 1.361 euros, y Cantabria con 1.145,4€ la quinta sean de las comunidades que están protagonizando las mayores manifestaciones, por otra Ourense con 679€ y Lugo 699 son las más bajas no llegan a los 700€.

En 30 años se estima que las pensiones serán cerca de un 35% inferiores a las actuales

Si el PIB de nuestro país está creciendo a una media de 2,5 al 3%, y el IPC está entre el 1,5 al 2% parece claro que se conocen perfectamente los datos macroeconómicos, si en tiempos de recuperación económica se niega mantener el poder adquisitivo de este amplio colectivo, y además se realizan manifestaciones como "mi gobierno no ha congelado las pensiones"cuando las sube un 0,25%, una media de menos de 2 euros mensuales, más le valdría al Sr. Presidente no hacer estos pronunciamientos que exacerban los ánimos, más si se recuerdan sus palabras en la oposición comprometiéndose a garantizar el poder adquisitivo de las pensiones. Es una tomadura de pelo, o tomar por tontos a los pensionistas. ver el horizonte con la proyección actual, se sabe que cada año se va a perder más de un 1% de poder adquisitivo, a lo que hay que sumar el nuevo computo, otro factor reductor de las pensiones que le llaman, con toda la cara, el factor de sostenibilidad y es uno de los ejes fundamentales de la reforma de las pensiones en España. Se aplicará a partir del año 2019, añadiendo nuevas variables al cálculo de la pensión, como son la edad de jubilación, los años cotizados, la cuantía cotizada, en 30 años se estima que las pensiones serán cerca de un 35% inferiores a las actuales, además de trabajar hasta los 67 años, vaya panorama, a esto se le llama factor de sostenibilidad, en lugar de factor de precariedad de las pensiones en el futuro. Condenar a los que hoy cotizan a la miseria mañana, eso sí que es miserable, mezquino, ruin, despreciable, perverso...

Existe en el Congreso La Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo donde su presidenta Celia Villalobos, no parece la mayor garantía de que el mismo funcione muy bien, ya que sus declaraciones han hecho sonrojar hasta su propio partido, que en lugar de estar trabajando en la forma para garantizar las pensiones, da la sensación que se proponen unos y otros jugar su baza política con nuestros mayores, el que tenga ideas que las lleve allí. En una sociedad más justa los impuestos deben servir para redistribuir la riqueza de un país más homogéneamente. Los miles de personas que han tomado las calles, merecen algo más que buenas palabras, merecen lo ganado con su trabajo, sus pensiones dignas, sin pérdida de poder adquisitivo.

Hay un WhatsApp que nos ha llegado a muchos, y resume porqué los abuelos vuelven a las calles, donde la nieta pregunta:

¿Pero abuelos a dónde vais?

_A luchar por vuestro futuro...