Domingo, 24 de Junio de 2018
El Tiempo

Para muchos de los suyos es doloroso y cuesta asumir e incluso entender esta concatenación de hechos que han llevado a la marcha de Rajoy.

Cuanto todavía sonaban las voces del Partido Popular cantando entre sollozos "cuando un amigo se va, algo se muere en el alma..." ya había nuevo inquilino en la Moncloa, y es que si algo ha sido Mariano es ser fiel a su partido y a los suyos. Estar tanto tiempo en el poder y tener tanto apoyo, por muy jerárquico que sea el PP, algo demuestra. Las ha habido duras y maduras donde todos miraban hacia él, como decía Mario Andreotti, "el Gobierno desgasta, pero estar en la oposición mucho más" y ahora toca la transición por el desierto.

Para muchos de los suyos es doloroso y cuesta asumir e incluso entender esta concatenación de hechos que han llevado a la marcha de Rajoy, a veces también pasa como con los ciclistas que están subiendo un puerto y ponen cara de que lo están bajando, hasta que alguien mueve el arbolito, y se cae la fruta que estaba madura. Por lo visto, Mariano estaba maduro. Una sentencia mal leída, una moción minusvalorada, el desgaste territorial, la corrupción como puñaladas que cada poco tiempo atraviesan al PP, su eco judicial junto a ese sentimiento de hartazgo social han conseguido hacer posible lo que parecía una quimera hace solo unos días.

El Partido Popular necesita un largo paseo por la oposición, con tiempo suficiente para reflexionar

Lo cierto es que el Partido Popular necesita un largo paseo por la oposición, con tiempo suficiente para reflexionar por el gran destrozo que ha realizado en las instituciones,  con la corrupción como gran protagonista, y con una miopía hacia las necesidades sociales. Soltar tanto aprovechateguí, quitar la grasa que se acumulaba por los pasillos de esas instituciones y partido, regenerar ilusiones,... requieren de mucho trabajo. Cuando uno se marcha pasa como en los entierros con el muerto, se suele ser más condescendiente, "qué bueno era", y es que todos tenemos nuestra sensibilidad, bueno, todos menos Aznar, además está aquello "a rival que huye puente de plata".

En este sentido han sido elegantes las palabras de Pablo Iglesias que tanto revuelo han causado entre algunos de los suyos, reconociendo las virtudes personales del ya expresidente. Saber diferenciar la confrontación política e ideológica de trato cordial es un signo de inteligencia, no estaría mal que el príncipe de las encuestas hubiera estado a la misma altura. Rajoy se ha ido, es historia, y lo que todos deseamos es que no se cumpla aquello "otros vendrán que bueno te harán", ya se sabe que el tiempo endulza los recuerdos, tendemos a decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, quizás también porque éramos más jóvenes. No es frecuente ver en nuestro país conjugar el verbo dimitir aunque sea tarde y mal, su legado deja muchas incógnitas, y el Gobierno con menos apoyos estables de la democracia.

Por ello, al nuevo Presidente, que algunos etiquetaban como Pedro el breve, el guapo, el desaparecido... con demasiado desdén,  ya se sabe que a uno cuando le ponen el traje de cardenal son muchos los que besan su mano. Es cierto que es la primera moción de censura que triunfa en nuestra democracia, pronto le han puesto la medalla al nuevo "Maquiavelo", el Jefe de Gabinete Iván Redondo, que lo mismo hace alcalde a García Albiol con un "limpiemos Badalona", que Presidente de Extremadura a Monago al que le pagamos a escote sus viajes a ver la novia en Canarias. Vamos que como lo fiche Quim Torra Cataluña independiente en dos días.

Un Gobierno tan débil también tiene sus ventajas, las expectativas creadas son mucho menores

Un Gobierno tan débil también tiene sus ventajas, las expectativas creadas son mucho menores, y hay que reconocer que Pedro Sánchez, el desaparecido para muchos, se ha puesto en el centro de la actualidad política y a su partido le ha llevado al poder cuando menos se esperaba, y ello tiene mérito. Su nuevo Gobierno tiene empaque y una clara clave feminista, social y europeísta, con alguna excepción un tanto exótica en Cultura, e incompresible para muchos en Interior. No deja de ser paradójico que este Gobierno que tiene como Ministros a Borrell o Grande-Marlaska haya sido posible con los votos de Bildu, ERC y PDeCAT  "cosas de la política y pactos que no nos cuentan" . Destaca y mucho que el Presidente haya fichado de todas partes menos de Podemos, su supuesto socio mayoritario. Algunos pueden estar preocupados por dar tanto espacio a su rival electoral y es que Podemos cuando pudo no quiso, y ahora en un acto de generosidad puede haber sellado la pérdida de mucho protagonismo, al dejar a su rival del mismo campo electoral con el Gobierno y el Boletín Oficial, según los expertos 30 escaños regalados. Los cheques en blanco siempre han sido peligrosos. Tampoco en Ciudadanos estarán muy contentos, la moción de censura les ha pillado con el paso cambiado, se les ha calado el motor, hay quién dice que éste es el Gobierno que les hubiera gustado a ellos, da la impresión que han invadido su campo electoral.

Por cierto, hay un Presidente autonómico muy televisivo..., que debería pensar cómo es posible que haya 11 ministras en un Gobierno de la Nación y él en más de una década en el poder no haya nombrado ni una sola Consejera de su partido, aunque los que llevamos el mismo tiempo esperando soluciones, víctimas de su política urbanística, sabemos que "no es lo mismo predicar que dar trigo".

El Gobierno de la Nación ya está ejerciendo, tiene estos días de cortesía, puede el PSOE aprovechar el tiempo para realizar una tranquila y larga campaña con sus flamantes nuevas ministras, donde dar a conocer su programa, y con el BOE en la mano decidir si seguir o escuchar a los electores. Ya sabemos que cuando un Presidente se va, otro entra ya, y vienen nuevos tiempos; esperamos y deseamos que sean mejores para todos. Los retos no son menores sino mayores como diría Rajoy y es que "somos seres humanos y tenemos sentimientos".