Domingo 22.07.2018

En un país multicolor

Ahora es como si estos señores se despertaran de un mal sueño y preguntaran cómo estamos aquí, cómo hemos llegado a esta situación.

Bajo un sol que calienta más de los normal y de forma desigual, donde vivimos millones de personas con nuestros problemas y alegrías, con las tradiciones y complicaciones. En este país donde hay más sensibilidades que comunidades, muchas a flor de piel, donde los sentimientos cogen velocidad y van algunas veces por delante de la razón, la norma y la propia ley, "nihil novum sub sole"

Aquí ha pillado por sorpresa, o con el pie cambiado, a la inmensa mayoría que viven en el limbo del despachito oficial, los movimientos más ofensivos de las delanteras de esas periferias, que lo llevaban anunciado desde la noche de los tiempos. Ahora es como si estos señores se despertaran de un mal sueño y preguntaran cómo estamos aquí, cómo hemos llegado a esta situación, y eso que han sido ellos quienes, con sus miradas al techo, con su incomunicación, lo han estado amamantando durante años.

Las disputas en un pasado oscuro y un presente inseguro puede amargarnos el futuro

Algunos polvos se pueden atribuir a aquel pasado oscuro de este país que no siempre fue multicolor,  durante muchos años se vivió bajo el yugo de una dictadura, aunque unas generaciones dieron por superada esta época, con el pacto implícito del 78, otros hijos de la crisis, han vuelto a sacar viejos fantasmas de los armarios, porque como las meigas haberlos haylos. Las disputas en un pasado oscuro y un presente inseguro puede amargarnos el futuro.

Los símbolos del nuevo régimen tienen demasiado parecido con el anterior, a la bandera por mucho que se le ponga una corona, no se sabe muy bien si ello mismo, da sarpullido a muchos que juegan por la banda izquierda. En este país multicolor los que juegan por la derecha e incluso, o sobre todo, por la extrema derecha se han apropiado de los símbolos, algunos por muy constitucionales que sean, dan miedo en sus manos. A ello hay que unir lo más grave, que muchos de los que nos representan han deteriorado las instituciones, saqueándolas a manos llenas, con una corrupción que avergüenza a cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad democrática y que ha producido una desafección de los ciudadanos hacia las mismas. Ahora ya no se sabe si el corrupto es el Alcalde o el ayuntamiento que elige al alcalde.

Nos han llevado a confundir el partido en el poder con el Estado, el Estado con dicho partido, y quien ataca al Estado piensa que ataca al referido partido, o algo parecido,... vamos un lío, un trabalenguas, como pasa en nuestra política nacional. A ver quién sembró y dio cuerda para liar este embrollo en el que nos han metido, y cómo sacan los votos sin romper la urna, por mucho que la misma sea de "todo a cien".

Algunos símbolos, por muy constitucionales que sean, dan miedo en sus manos 

En este país multicolor nadie ha explicado, no al menos con datos reales, cuánto nos van a costar las aventuras de algunos y la corrupción de otros, pese a que algunos bancos y otras empresas ponen pies en polvorosa, no sea que les pille con el paso cambiado, otros vamos descalzos y ya se sabe por experiencias pasadas, que siempre la ronda la pagamos los mismos.

Tanto pintar la bonanza económica desde las instancias gubernamentales, que algún observador internacional, desde las antípodas, puede pensar que vivimos tumbados "los lunes al sol" abanicados por la brisa del Mediterráneo, mientras tanto la realidad es que la brecha social y política se hacen más grande. La irresponsabilidad de unos, la codicia de otros, la intransigencia de muchos, no son mimbres para esperar del futuro demasiadas sonrisas.

 Por ello, no nos vendría nada mal cualquier tipo de ayuda, provincial, regional, nacional o internacional,... que despertara al personal de esta pesadilla tan real. Si el país es multicolor que no se empeñe nadie en ponerlo en blanco y negro, ni romper el lienzo, ni intentar meter un camello por el ojo de la aguja, que bastante tenemos con llegar a fin de mes.

En un país multicolor
Comentarios