Viernes 20.07.2018

Las pensiones del futuro

Que el esfuerzo de nuestros mayores no se diluya envuelto en un acuerdo presupuestario para dos años, y no tape el ¿qué será de las futuras pensiones para los que hoy están cotizando?

La actualidad todo lo devora, así hoy hablar de pensiones parece ya un tema manido, pero el problema sigue ahí. Fue hace ya muchos años cuando Alfonso Guerra recordó aquello de "el que se mueve no sale en la foto", y le dieron de su medicina, ya se sabe que eso pasa dentro de los partidos, como te pillen moviéndote en sentido contrario a la línea oficial date por... Para el resto de los mortales la teoría es la contraria, a la hora de reiniciar mejoras sociales, pedir justicia, o simplemente un paso de cebra, "quien no se mueve no existe para los responsables políticos".

Hay que valorar y mucho el trabajo de nuestros mayores enseñando que luchar por lo justo no es cuestión de la edad, sino de voluntad, de moverse y no quedarse viendo en la pantalla cómo pasa la vida de los demás, sin ser protagonistas, como lo han sido los miles de jubilados y pensionistas que han desgastado zapatos por las calles de nuestro país al grito de "exigimos unas pensiones dignas". El incremento de las pensiones para los años 2018 y 2019 del 1,6% tiene mucho que ver con esas movilizaciones, y con la necesidad de tener los votos necesarios para sacar los presupuestos. Si el PP hubiera tenido mayoría absoluta ¿alguien puede pensar que iba hacer posible lo que hace dos días decían que era imposible? La política, para algunos, es un arte de manejar las palabras y cambiar los hechos, para que parezca que tú y los tuyos siempre tienen razón, todo lo que se hace es por el interés general, esas palabras en abstracto son coletillas y parches de demagogo de salón.

Cuando la necesidad aprieta las soluciones e incluso el dinero aparecen hasta donde hace dos días no existía

A estas alturas si nos dicen que van a ser los nacionalistas los que van a conseguir una subida de las pensiones, en ese campo electoral que tantos seguidores tiene el Partido Popular, a los que tenían sublevados por las calles y plazas del país, puede ser difícil de creer. Cuando la necesidad aprieta las soluciones e incluso el dinero aparecen hasta donde hace dos días no existía. Vamos, que para algunos el tema de las pensiones quieren que sea página pasada, bueno ahora se dice pantalla ya superada, o eso quieren hacernos creer.

Ese acuerdo del Gobierno Central con el PNV para que le aprueben el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, a cambio de un incremento de las pensiones de 1,6% para los dos próximos ejercicios, posiblemente sea un parche mal puesto, lo único que hace es dejar sin resolver el grave problema de fondo, la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones. Esta subida por encima del IPC previsto para este año puede ser loable, por el trabajo y la movilización de miles de pensionistas y jubilados. Lo que es, sin duda, es un intento de apagar, un incendio peligroso para el Partido Popular, silenciar el ruido de la calle, los sonidos de viento, que tanto incomoda a nuestros representantes.

Ahora bien, tanto los que han firmado el acuerdo como los demás sabemos que esto es "pan para hoy y hambre para mañana", si no se soluciona y garantiza a largo plazo un sistema adecuado con la financiación necesaria, este acuerdo o parche no toca de ninguna forma el problema real, lo esconde, lo obvia, lo adormece. Es aquello donde "le dan un pez pero no le enseñan a pescar". Se morirá de hambre igual, pero con efecto retardado y lavado de imagen. La petición más importante de los que se han movilizado era tener unas pensiones dignas, y que se volvieran a vincular como en el pasado con el IPC previsto, es lo que más se adecúa al compromiso del artículo 50 de nuestra Constitución, "los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad".  El sistema actual nos lleva a una degradación de calidad de vida en la etapa donde estás más indefenso.

El sistema actual nos lleva a una degradación de calidad de vida en la etapa donde estás más indefenso

Mal haríamos corriendo un velo y pasando página, lo que quieren algunos, y dejando el muerto para otra legislatura. No es fácil seguir con la movilización, más cuando te quieren hacer creer que eres privilegiado. Como en todas las situaciones que se están deteriorando, cuanto más tiempo pase en peor situación estaremos todos para acometer estas reformas imprescindibles para garantizar un futuro digno a nuestros mayores. El Pacto de Toledo languidece cuando es más necesario. Hay que ir construyendo el edificio no sea que cuando nos demos cuenta la situación sea tan grave que no tenga remedio, a no ser que sea eso lo que quieren algunos.

En 2019 y 2020 son tiempos de elecciones donde las promesas están de saldos y rebajas, ver el grado de cumplimiento de algún programa electoral puede dar sonrojo, o ira. Sí el programa electoral es el contrato con el que se presentan a elecciones los partidos políticos, algunos no han cumplido ni el preámbulo del mismo, eso sí, disculpas no les van a faltar, unos por los otros pues aquello de la casa sin barrer, prometer es gratis. Hay una juventud siguiendo a esos entrañables "tortolitos de Eurovisión" que hace bien en disfrutar, aunque también en sumarse a luchar por un futuro mejor, donde ellos serán los principales protagonistas. Que el esfuerzo de nuestros mayores no se diluya envuelto en un acuerdo presupuestario para dos años, y no tape el ¿qué será de las futuras pensiones para los que hoy están cotizando?

Las pensiones del futuro
Comentarios