Lunes, 25 de Junio de 2018
El Tiempo

Entre tanta incoherencia, esta moción de censura era totalmente necesaria e inevitable. La corrupción no podía quedar sin una condena política.

Ya lo decía "La Lupe", aquella gran cantante Cubana, "lo tuyo es puro teatro", y se podía referir a los que suben a la Tribuna de los Diputados en la Carrera de San Jerónimo, donde hallar un poco de sinceridad cuesta tanto que parece no merecer la pena ni el intento. Hablar mal de los políticos es un deporte nacional en cualquier país, pero hay que reconocerlo, por lo menos en el nuestro se lo han ganado a pulso, lo han luchado día a día y al final lo han conseguido, si pusieran el mismo empeño en pensar más en las personas y menos en ellos, mejor nos iría a todos. 

Ahora que la moción de censura hace que todos se fotografíen, queda todavía más en evidencia la diferencia entre lo que se dice y lo que se hace, no hace falta que lo digamos nosotros, ya se encargan ellos solitos de decir lo mismo y lo contrario, a veces en la misma frase. Por mucho teatro que se le eche a la vida, por mucha cara que tengan algunos, hay datos tan demoledores que no pueden ser obviados por ningún observador. Que el partido del Gobierno está traspasado por la daga de la corrupción es un hecho, no una opinión, para ello no hace falta más que ir a los fundamentos de derecho de la última sentencia sobre la "Gürtel", esta hace una radiografía de la corrupción y su funcionamiento dentro y en los aledaños del Partidos Popular. La descripción de los jueces es demoledora, leída con detenimiento hace que uno se pueda preguntar ¿cómo hemos podido llegar a estos niveles de corrupción?, ¿cómo han podido fallar todos los controles democráticos durante tanto tiempo? y, ¿cómo es posible que hayan seguido en sus puestos, colaboradores necesarios para que estos hechos se hayan producido?

Que el partido del Gobierno está traspasado por la daga de la corrupción es un hecho, no una opinión

No es Pedro Sánchez alguien lleno de virtudes, la hemeroteca puede ser muy cruel con él, ni el mejor orador que podemos escuchar, quizás su mayor virtud es la constancia, pero hay que estar en el sitio justo en el momento oportuno. En esta moción de censura sus apoyos son por descarte, vamos que no son apoyos hacia el candidato sino una censura hacia M. Rajoy que se creyó intocable, pero con las manos sucias de estrechar la de tantos amigos que hoy están en prisión. Inundan las redes sociales y nuestros móviles los memes con su imagen, "ojo conmigo que tengo más amigos en prisión que el Vaquilla", en otros Bárcenas le decía "se fuerte Mariano", y una de romanos con la caída del "Imperio Mariano. El humor es un arma de la cual es muy difícil escarpar. Eso le pasaba a Pablo Iglesias e Irene Montero con su chalecito y el humor de Los Morancos, donde quedas retratado, y por mucho que intentes justificarte, todo lo que digas se usará en tu contra, pero ponerlo al mismo nivel que la corrupción es un despropósito, es pecar contra la inteligencia y la decencia.

Qué podemos decir de Albert Rivera, las encuestas le sonríen,  parece que le vale todo y espera pacientemente a ver pasar el cadáver de su hasta hace poco compañero de legislatura, presupuestos, 155,... Él, que se atribuye ser el adalid contra la corrupción, pero no duda en sostener al partido que la comete. Cuánta incoherencia por metro cuadrado, cuánto cinismo disfrazado de frases grandilocuentes que tapan las miserias de la realidad, tanto decir una cosa y hacer lo contrario también dejará su huella.

Aquí no se salva nadie, porque lo del PNV es de órdago a la grande, nunca tan pocos han tenido tanto protagonismo y tanto peso, eso no es culpa suya, pero aprobar unos presupuestos una semana con uno y a la semana siguiente irse con otros, pues muy coherente tampoco parece. Algunos es como si la sentencia de la "Gürtel" les hubiera quitado el velo de los ojos que tapaba toda la corrupción, como si lo que la misma no se lleve años siendo publicada detalladamente por activa y pasiva en los medios de comunicación, y qué decir de los ERC, PDeCAT, lo que han podido largar sus portavoces sobre PSOE y ver como ahora lo apoyan, pues... es aquello que la política hace extraños compañeros de cama.

El futuro no lo dibujan fácil con un Gobierno de 84 diputados, aunque a veces se hace de la necesidad virtud

Eso sí, para incongruencia la de Zinedine Zidane, después de ganar tres champions seguidas decide irse del Real Madrid, ¡eso no!, ¡eso no se hace!... porque a muchos les importará más la marcha del entrenador francés que quién dirija los destinos de nuestro país, y así nos va... 

Entre tanta incoherencia, esta moción de censura era totalmente necesaria e inevitable. La corrupción no podía quedar sin una condena política, la dignidad de un país también se mide por el comportamiento de sus responsables, por ello más que una moción de censura, estamos ante una moción de cordura. El futuro no lo dibujan fácil con un Gobierno de 84 diputados, aunque a veces se hace de la necesidad virtud. 

Posiblemente nuestra política se parece a una comedia, a un vodevil, desde luego es un gran enredo que pudo ser escrito por un mal guionista en la barra de un bar, donde se ocultaba el señor Rajoy, aunque la realidad siempre nos supera. Charles Chaplin afirmaba que "la vida es una obra de teatro que no permite ensayos". Esta vez le ha salido mal al PP, esperemos que en el futuro nos vaya mejor a todos, por cierto nunca viene mal unas gotas de cordura.