Domingo 22.07.2018

La suciedad debajo de las alfombras, o al lado de las depuradoras

Es  incomprensible que la repuesta de los responsables políticos cuando se denuncian estas situaciones, sea que el coste es muy elevado

Frente al derrotismo que muchas veces nos hace ver que cualquier tiempo pasado  fue mejor, no se puede negar la evidencia,  no reconocer que nuestras comunicaciones son actualmente mucho mejor por carretera con la Meseta o Asturias, o que hemos dado pasos importantes en la mejora de nuestro medioambiente con el tratamiento de nuestras aguas residuales sería injusto. Vamos avanzando, es cierto que mucho más lentamente de lo que nos gustaría, por el camino se han cometido demasiados errores y el trabajo por realizar es considerable, pero también es de justicia reconocer los pasos dados. 

Grande es el esfuerzo económico que se ha realizado para mejorar las condiciones de  las aguas que llegan a la Reserva Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, uno de los lugares con más vida y hermosos de nuestra Comunidad. Situada en una zona muy sensible por el aumento de población en los meses estivales, es por ello que nadie ha dudado de la necesidad de la EDAR de San Pantaleón y pese a los inconvenientes y molestias que ello supone para el núcleo de población más cercana a la mismas, para los que sufren sus olores, tanto en la propia Estación  como en sus instalaciones auxiliares,  sabemos que es un peaje a pagar,  pero hay que intentar que sea el menor posible. La Depuradora sita entre los municipios de Arnuero y el área de influencia de Meruelo, Noja y Argoños, donde se encuentran las viviendas más próximas a la misma, y donde sus vecinos ya han denunciado situaciones que superan con mucho lo que unos ciudadanos pueden y deben soportar. Hay que mejorar nuestro entorno, no crear nuevas fuentes de contaminación como las soportan quienes sufren una  exposición continuada a malos olores intensos, que pueden afectar de forma negativa a la salud, la contaminación odorífera, es un problema y una exposición continuada a malos olores puede dañar la salud, manifestándose en náuseas, pérdida del apetito, insomnio, dolores de cabeza, problemas respiratorios... Hay que acometer esas situaciones desde la racionalidad, sabiendo que unas instalaciones de este tipo tienen importantes inconvenientes, ahora bien, que no superen los parámetros de contaminación que hagan insoportable la vida a muchas familias. La Estación Depuradora de Aguas Residuales de San Pantaleón está diseñada para tratar  las aguas residuales de la Cuenca del Asón, cuenta con modernas instalaciones, buenos técnicos y está diseñada para soportar y depurar las aguas de una población superior a 325.000 habitantes. Es sin duda un gran avance en la lucha contra los residuos y las agua fecales que incluso clandestinamente se vierten en la zona del río Asón y su estuario, así como toda la zona de influencia de las Marismas de Santoña Victoria y Joyel.  Actualmente se están tratando las aguas residuales procedentes de los municipios de su margen izquierda del río Asón (Bárcena de Cicero, Escalante, Argoños, Santoña, Noja y Hazas de Cesto), cuando concluya el subfluvial de Laredo,  que lleva un importante retraso, recibirán los vertidos de los ayuntamientos de la margen derecha (Ampuero, Limpias, Voto, Colindres y Laredo). Sólo las poblaciones de Laredo, Colindres, Santoña y Noja en verano pueden superar las 300.000 personas.

Hay que mejorar nuestro entorno, no crear nuevas fuentes de contaminación

Ahora bien, hay situaciones que parecen kafkianas, a pesar de todo ese esfuerzo el retraso en conectar con la Depuradora las aguas de la Margen derecha del Asón es totalmente incomprensible, lo que supone que llevamos más de un lustro de retraso sobre lo programado para esa limpieza de las aguas y ello hace que la EDAR de San Pantaleón esté funcionando por debajo del 50% de su capacidad, lo cual además de un despilfarro de recursos es un ejemplo del mal funcionamiento de algunas instituciones, que incumplen sus proyectos, aunque sean tan importantes como dejar de contaminar espacios naturales tan sensibles y necesarios como nuestras Marismas. 

Nadie puede entender que se gasten 200 millones de euros para limpiar las aguas a 20 kms de la Depuradora, y no haya presupuesto para eliminar esos vertidos que están pegando a la misma, simplemente vergonzoso

Es una auténtica locura y una nefasta gestión cuando tienes conocimiento que hay instalaciones totalmente obsoletas, y que a menos de 200 mts. de la Estación Depuradora, siguen contaminado actualmente, vertiendo sus aguas fecales directamente a la Reserva Natural de las Marismas, esto debiera ser sancionado y perseguidos los responsables por el daño que están causando a nuestro medio natural.  Es  incomprensible que la repuesta de los responsables políticos cuando se denuncian estas situaciones, sea que el coste es muy elevado. Nadie puede entender que se gasten 200 millones de euros para limpiar las aguas a 20 kms de la depuradora, y no haya presupuesto para eliminar esos vertidos que están pegando a la misma, simplemente vergonzoso. No basta con asignar los recursos, hay que hacer un uso racional de los mismos, que haya obras que no se eternicen, que lo más sencillo no se convierta en imposible, que las palabras no escondan la realidad... Reconocer los avances conseguidos en el medioambiente es positivo, denunciar los hechos que siguen dañando la reserva natural, los incumplimientos y vertidos es una necesidad para seguir avanzado. Tantas veces quienes mandan nos cuentan situaciones que son más publicidad que realidad, nos venden un mundo ideal y a los pocos metros se siguen vertiendo aguas fecales a nuestros espacios naturales protegidos.

Grandes inversiones como las depuradoras infrautilizadas o con sentencia de derribo, los tramos de autopistas de nuestra Comunidad que se quedan años sin iluminación porque los amigos de lo ajeno se han llevado el cableado y los responsables de turno, a costa de nuestra seguridad, aprovechan  para ahorrarse unos euros cuando han gastado a manos llenas, los puertos sin barcos, y sobre todo la dilapidación de recursos públicos para derribar viviendas donde luego la legalidad vigente permite construir, hace que pidamos que se optimicen nuestros recursos para no ser como esos nuevos ricos, que mucho presumir y la suciedad debajo de las alfombras, o al lado de las depuradoras. 

 

La suciedad debajo de las alfombras, o al lado de las depuradoras
Comentarios