Jueves, 26 de Abril de 2018
El Tiempo
Opiniones
Miguel del Río
Nací en Santander (Cantabria), el 29 de noviembre de 1960. Diplomado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Empecé a trabajar como periodista en la Agencia Efe de Santander (1985). Seguí como Redactor del Diario Alerta (1986/1987), donde trabajé en las secciones de Local y Región, y donde me encontré con periodistas de la talla de Jesús Delgado, José Ángel San Martín, Juan González Bedoya, Higinia Aparicio, Pablo Hojas o Jesús Hoyos Arribas. Conseguí mi primer trabajo como periodista en un importante periódico por llamar de madrugada para informar sobre un grave accidente de circulación que provocó parar la rotativa para meter en portada aquel suceso. En la primavera de 1987 cubrí los sucesos de Reinosa, que tuvieron una repercusión nacional e internacional. Durante este mismo periodo fui corresponsal de la Agencia Europa Press. De 1986 a 1988 trabajé en RTVE en Cantabria como corresponsal, y entre los años 1987 y 1988 fui Redactor-Jefe de Radio Minuto-El País, en la emisora que la Asociación de la Prensa de Cantabria tiene en la Calle Cádiz de Santander. Como profesor, vengo desempeñado una intensa actividad hasta la actualidad. Soy miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Cantabria. Miembro de la Sociedad Cántabra de Escritores. Fui Vocal en la Comunidad Autónoma de Cantabria de la Asociación Española de Protocolo (AEP). Presidente de la Asociación Cántabra de Protocolo (ACP), fundada por mí en 1988. Miembro del Comité Organizador del 5º Congreso Internacional de Protocolo (Palma de Mallorca, 2001), que periódicamente cuenta con la asistencia de especialistas en Relaciones Públicas, Comunicación y Protocolo en todo el mundo. Funcionario de carrera del Parlamento de Cantabria donde desempeño el trabajo de Jefe del Servicio de Relaciones Institucionales y el de Jefe (en funciones) del Servicio de Comisiones y Órganos Superiores. Desde el año 1987-2004 ha venido dirigiendo también el Gabinete de Comunicación del Parlamento de Cantabria. Me considero periodista y escritor. Mi blogger es www.migueldelrio.es Cuento con una amplia obra en comunicación de la que destaco los siguientes libros con los que se trabaja en diferentes universidades españolas. “Introducción al Protocolo. Estudios prácticos sobre organización de actos públicos”. (Manual Profesional 1998). Agotado. “Gabinetes de Prensa. La Comunicación en las Instituciones y en las Empresas”. “Protocolo. Manual práctico para conocer las normas de protocolo de uso diario”. Manual de protocolo de los Colegios Médicos de España. Manual de protocolo Colegios Profesionales. “Manual para Comunicar Bien. ¿Vas a publicar lo que te he enviado?”. “Abecedario gráfico de comunicación y organización de eventos. Protocolo a la Vista”. Presidente y uno de los fundadores del Club de Prensa Pick-Tenis de Santander (www.www.clubdeprensapicktenis.com) Miembro de CEDRO. He publicado más de 700 artículos de opinión en El Diario Montañés (Grupo Vocento), donde he venido colaborando durante quince años. Durante 12 años fui columnista de opinión diario en diferentes emisoras de Radio como Cope Cantabria y Punto Radio Cantabria. He sido articulista en revistas técnicas como “Mujeres Siglo XXI” o “Revista Piquio Magazine”. En la actualidad, soy columnista del Periódico “Nuestro Cantábrico”, del diario digital www.populartvcantabria.es con la columna “Oído Cocina“ y de la revista “Vivir en Cantabria”.

Haití siempre será Haití

Terremotos y huracanes se ceban siempre en los mismos lugares olvidados del planeta. Tras la última catástrofe natural, Haití espera a un nuevo recuento oficial de muertos, heridos y damnificados que lo han vuelto a perder todo. En el resto de naciones, los ciudadanos nos hacemos eco por unas horas, por unos días, de las crónicas negras que llegan desde el mismo lugar arrasado. Tras el último ciclón asesino, llega la calma y el olvido; ya ha ocurrido antes, mientras los haitianos se resisten a la insolidaria idea de que su país, Haití, siempre será Haití.

Jóvenes desaparecidos e información

Hay ocasiones en que las noticias sobre jóvenes desaparecidos añaden dolor al dolor por la forma que tienen los medios de informar del suceso. Si bien la excesiva información tiene que ver con un público que la demanda, resulta difícil no incurrir en una intromisión dolorosa en las vidas de las personas afectadas. Está en el buen profesional y su ética distinguir entre lo que verdaderamente interesa contar, y aquello que es evitable, porque daña directamente a quienes de por sí sufren la ausencia inexplicable de un ser querido.

¿Es usted un cibermaleducado?

¿Aún está esperando que le contesten a un e-mail que mandó hace un mes? ¿Envía un Whatsapp tras otro a alguien y no le contesta? ¡Tranquilo, usted no es el bicho raro! La digitalización es el uso de las nuevas tecnologías, especialmente las que tienen que ver con la comunicación entre personas, aunque han originado el nacimiento de una nueva especie social que se denomina “cibermaleducado”. Dedicarte a ciertas profesiones o cargos públicos y estar en esta desagradable lista  tiene delito.

Innovarse o para atrás

Se va a empezar a hablar mucho en Cantabria de la transformación digital de nuestras empresas, pero también de lo que no son empresas. La economía mundial está cambiando a marchas forzadas, y se mantienen a la vanguardia las sociedades que apuestan por la innovación. Ojo que el pez chico se puede comer al grande. Baste un botón de muestra, ¿saben qué país está a la cabeza en el pago por móvil? Kenya.

El destino de la mentira

Entre el “Mundo feliz” que novela Aldous Huxley, sin diversidad de culturas, sin arte ni filosofía, la mentira que tanto se prodiga es un mal menor pero no siempre tolerable. Suele distinguirse entre sociedades más o menos permisivas con las mentiras, aunque son realmente los ciudadanos comprometidos quienes mejor resuelven las malas prácticas que pueden derivarse de la  convivencia entre política, economía y sociedad. Si creemos que ya se han contado las mentiras más gordas, solo hay que sentarse y esperar. 

Pídemelo ¡¡por favor!!

En un restaurante español se ha colgado un cartel que da tres precios diferentes a un café, según se pida tal cual, se solicite por favor, o que este por favor vaya precedido de un buenos días. El hecho ha sido motivo de noticia nacional, aunque quedamos a la espera del efecto real que tendrá el aviso entre los miles de maleducados que nos rodean. Reivindicar un saludo, un agradecimiento, es el principio para luego terminar cediendo el asiento del autobús a una embarazada. Tanto con los que te encuentras por la calle, como los que se han instalado en Internet, el maleducado siempre merece que le llamen la atención.

Perdemos libertad

 

Planes civiles de defensa y nuevas medidas de seguridad que quieren incluso reformular el secreto medico han desenterrado la “Guerra Fría”. Por un lado se le pide a los ciudadanos (alemanes, hoy) que acopien comida y agua por lo que pueda pasar, mientras por otro se alteran derechos ciudadanos recogidos en las Constituciones, justificándolo en que el terrorismo exige tales medidas. Las dudas llegan cuando son gobiernos concretos los que cambian las reglas en materia de seguridad, sin debate previo de sus Parlamentos ni organismos internacionales, que deberían tener el protagonismo en este grave problema para poder arrojar luz sobre todo aquello que pueda verse como recortes a la libertad.

Manual de instrucciones para acuerdos

Muchos momentos en nuestras vidas están sometidos a lo establecido por los acuerdos previos que, a fin de cuentas, es lo que nos permite ser más civilizados. España depende ahora de un acuerdo para poder formar gobierno, y el horizonte se percibe con nubarrones que amenazan con  terceras elecciones. Personajes de gran renombre han definido el acuerdo de muy diferentes maneras, pero sin olvidar en ningún momento que cabe tener una percepción clara de la realidad social para saber salir de las encrucijadas que en ocasiones nos plantea el destino.

La sombrilla solitaria

Un tópico de nuestro país es asegurar que lo aguanta todo. No sé, no se... Porque también existe ese dicho de que con la comida, no se juega. Lo cierto es que en un mismo verano te puedes encontrar con una incierta investidura para formar gobierno, y al tiempo con una guerra de sombrillas en muchas de nuestras playas, que consiste en coger sitio muy temprano con el gesto disuasorio de no instalar tu cuerpo al sol donde hay toalla ajena. Entre uno y otro caso, me refiero a la investidura y la sombrilla solitaria, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Sólo hay turismo, ¿y qué?

Definirnos como un país de camareros ante el gran verano que estamos atravesando, es tener una visión simplista y desacertada de lo que es este país, y cómo hemos llegado a ser uno de los grandes destinos mundiales para millones y millones de visitantes. Lo malo no es que seamos camareros. Lo malo es no sentir orgullo por aquello en lo que somos tan buenos, incluida nuestra capacidad de levantar cabeza. Si es mediante el turismo, ¿y qué?, ¡¡bienvenido sea!!.

Gloria, honor y ética

Un informe sobre el dopaje masivo en el deporte ruso pone de moda la aparición de estos documentos de denuncia, que podríamos evitarnos salvaguardando lo ético por encima de todo. El problema no es otro que la ambición desmedida, que daña tantas veces en lo político, económico y, por supuesto, a la sociedad. Bastaría con asumir y educar en que, como en el deporte limpio, no puede haber nada por encima de la gloria y el honor de lo ético.

La Yihad y los padres de Europa

Con cada nuevo atentado se repite la misma pregunta: ¿han sido yihadistas? El terrorismo engorda los temores y con ello a las formaciones de ultraderecha que propagan la islamofobía. Sus líderes suponen una amenaza real para las democracias europeas y la libertad de sus ciudadanos ideadas en su día por los Padres de la UE. Este temor se hace patente en cada nuevo mensaje ultraderechista como el de que "En cuanto podamos, eliminaremos el sufragio universal".

El camión que nos hizo infelices

Los terroristas nos hacen infelices tras un nuevo atentado, pero nunca pueden llegar a controlar nuestros miedos. Francia debe seguir viviendo y trabajando con normalidad, y los franceses sentirse seguros dentro de una Europa que ahora ha de estar más unida que nunca. Esta unión debe ser doble, contra el terror y contra los mensajes populistas que pregonan un blindaje de seguridad mediante el aislamiento y la expulsión del islamismo.

Regreso al futuro de Irak

Todo lo relativo a la Guerra de Irak se resume como un enorme despropósito. Ya casi nadie, salvo los dirigentes que la impulsaron, duda de este gran error en mayúsculas cuyas malas consecuencias aún vivimos (y lo que te rondaré morena...). Saber la verdad del por qué debe ir en paralelo a la reconstrucción de las vidas y futuro de todos aquellos damnificados de este y otros conflictos bélicos, que tristemente representan los miles de refugiados a los que se les prohibe entrar en Europa.

Simplemente Gloria Torner

Atravesamos una crisis económica, que tiene su exponente en el paro, y una crisis moral que tiene su exponente en lo que hacemos con los refugiados. Para no decir que está todo perdido apelamos, de cuando en cuando, a los valores y a las personas que son referentes sociales por su compromiso con ellos. Cuando crece la desigualdad, el racismo, la xenofobia, el hambre, la injusticia y la violencia de género, habría que dar más espacio mediático a las figuras que a su manera, con el arte por ejemplo, aportan a tanta desdicha la esperanza necesaria para cambiar lo malo por bueno. Cuando tengo delante un cuadro de Gloria Torner, Premio Pick a los Valores Humanos, es lo que siento.

EUROPA 2025

Inglaterra acaba de dejar sin futuro al resto de la Unión Europea. Se puede decir más alto, pero no más claro. Las versiones complacientes y optimistas que se están dando sobre el resultado del referéndum inglés y lo que va a ocurrir a partir de ahora, no hacen otra cosa que agrandar la brecha del escaso o nulo entendimiento que hay entre Bruselas, los gobiernos europeos, y los ciudadanos de a pié de calle que habitan en ciudades y pueblos de países con serios problemas que ya no se miran bien.

Orlando significa arma

Hasta un niño recién escolarizado, salvo si es estadounidense, sabe que en el origen de la matanza de Orlando está el uso indiscriminado de armas. Si bien es cierto que odio y pistola son términos que hacen maridaje, dar licencia de uso de rifles, fusiles y metralletas a intolerantes de todas las edades, es contribuir a más asesinatos indiscriminados de aquí a poco. Tras lo de Orlando, tristemente sólo cabe pronosticar esto de ¡hasta la próxima masacre!

Ciudadanos enfadados

El vuelco total en la situación europea provoca, a partes iguales, desconcierto y enfado entre los ciudadanos. No es un solo país, son todos, de alguna u otra manera, los que han cogido el mismo camino sembrado de indecisión, sobre todo en lo laboral y social. De España a Alemania, me paro en  Francia, país en pie de huelgas por la reforma laboral, y donde una anciana superviviente de las SS alemanas, acaba de rechazar a sus 91 años una condecoración del gobierno en pro de la reconciliación. Su respuesta ha sido tajante: “Me es imposible aceptar esa distinción porque soy totalmente solidaria con las luchas de los asalariados contra la ley que usted acaba de imponer por decreto”.

Economía con vergüenzas

Salir de una crisis recortando derechos laborales y salariales a los trabajadores es cuanto menos cuestionable. A continuación voy a enumerar las vergüenzas de una nueva economía que se ceba con el más débil sin tener en cuenta la cruda realidad que vive a diario. Los contratos y sueldos de miseria no pueden ser salida alguna de recuperación y desarrollo, cuando resulta que ha surgido un grupo social que comparte trabajo y pobreza y lo conforman millones de personas.

Libertad para la libertad de expresión

Cualquier libertad, incluida la libertad de expresión, es menos cuando se interpone la desigualdad. El uso actual de la libertad de expresión choca frontalmente con dos hechos objetivos. El primero es que se manipula y se perdona mucho el uso de los razonamientos absurdos, según sea el poderoso colectivo social que quiere imponerse sobre el resto. Y el segundo es que tenemos a nuestros jóvenes hasta la coronilla, hastiados de no ver futuro por ninguna parte, mientras los mayores estamos dedicados permanentemente al surrealismo del “y tú más”.