Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
El Tiempo
Opiniones
Miguel del Río
Nací en Santander (Cantabria), el 29 de noviembre de 1960. Diplomado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Empecé a trabajar como periodista en la Agencia Efe de Santander (1985). Seguí como Redactor del Diario Alerta (1986/1987), donde trabajé en las secciones de Local y Región, y donde me encontré con periodistas de la talla de Jesús Delgado, José Ángel San Martín, Juan González Bedoya, Higinia Aparicio, Pablo Hojas o Jesús Hoyos Arribas. Conseguí mi primer trabajo como periodista en un importante periódico por llamar de madrugada para informar sobre un grave accidente de circulación que provocó parar la rotativa para meter en portada aquel suceso. En la primavera de 1987 cubrí los sucesos de Reinosa, que tuvieron una repercusión nacional e internacional. Durante este mismo periodo fui corresponsal de la Agencia Europa Press. De 1986 a 1988 trabajé en RTVE en Cantabria como corresponsal, y entre los años 1987 y 1988 fui Redactor-Jefe de Radio Minuto-El País, en la emisora que la Asociación de la Prensa de Cantabria tiene en la Calle Cádiz de Santander. Como profesor, vengo desempeñado una intensa actividad hasta la actualidad. Soy miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Cantabria. Miembro de la Sociedad Cántabra de Escritores. Fui Vocal en la Comunidad Autónoma de Cantabria de la Asociación Española de Protocolo (AEP). Presidente de la Asociación Cántabra de Protocolo (ACP), fundada por mí en 1988. Miembro del Comité Organizador del 5º Congreso Internacional de Protocolo (Palma de Mallorca, 2001), que periódicamente cuenta con la asistencia de especialistas en Relaciones Públicas, Comunicación y Protocolo en todo el mundo. Funcionario de carrera del Parlamento de Cantabria donde desempeño el trabajo de Jefe del Servicio de Relaciones Institucionales y el de Jefe (en funciones) del Servicio de Comisiones y Órganos Superiores. Desde el año 1987-2004 ha venido dirigiendo también el Gabinete de Comunicación del Parlamento de Cantabria. Me considero periodista y escritor. Mi blogger es www.migueldelrio.es Cuento con una amplia obra en comunicación de la que destaco los siguientes libros con los que se trabaja en diferentes universidades españolas. “Introducción al Protocolo. Estudios prácticos sobre organización de actos públicos”. (Manual Profesional 1998). Agotado. “Gabinetes de Prensa. La Comunicación en las Instituciones y en las Empresas”. “Protocolo. Manual práctico para conocer las normas de protocolo de uso diario”. Manual de protocolo de los Colegios Médicos de España. Manual de protocolo Colegios Profesionales. “Manual para Comunicar Bien. ¿Vas a publicar lo que te he enviado?”. “Abecedario gráfico de comunicación y organización de eventos. Protocolo a la Vista”. Presidente y uno de los fundadores del Club de Prensa Pick-Tenis de Santander (www.www.clubdeprensapicktenis.com) Miembro de CEDRO. He publicado más de 700 artículos de opinión en El Diario Montañés (Grupo Vocento), donde he venido colaborando durante quince años. Durante 12 años fui columnista de opinión diario en diferentes emisoras de Radio como Cope Cantabria y Punto Radio Cantabria. He sido articulista en revistas técnicas como “Mujeres Siglo XXI” o “Revista Piquio Magazine”. En la actualidad, soy columnista del Periódico “Nuestro Cantábrico”, del diario digital www.populartvcantabria.es con la columna “Oído Cocina“ y de la revista “Vivir en Cantabria”.

Ni líderes, ni luces

Hay como una veintena de problemas mundiales gravísimos, que requieren de liderazgo y luces en el horizonte. La irrupción de muchos pesos pesados de la política actual es producto del marketing rápido y efectivo, pero que luego nada aporta, al contrario. Para bien o para mal, dependemos de la relación de amor-odio entre los dirigentes de Estados Unidos, Rusia o China, a lo que hay que sumar una vieja política enfrentada al nuevo populismo. Desde luego, el panorama es como para apearse del mundo.

Ayuda (des)humanitaria

Ahora que se acerca la Navidad y relanzaremos nuestros buenos propósitos de un mundo mejor, es el momento adecuado para catapultar una feroz critica en forma de pregunta histórica: “¿Con todos los recursos económicos, públicos y privados, aportados durante los últimos 50 años para erradicar el hambre en el mundo, por qué se ha avanzado tan poco? Más que yo, que como todos los días, los habitantes moribundos del Cuerno de África se merecen una respuesta.

En Cataluña, tras el 21-d, ¿qué?

Pugidemont más Govern, antes y después, atienden a la perfección a la Ley del Embudo. Son quienes se sienten superiores y privilegiados los que aplican al tiempo lo del embudo ancho para mí y estrecho para los demás. Solo así se entiende hablar de una España antidemocrática o de presos políticos. Lo piensan ellos, porque están encantados de haberse conocido, mientras el  españolito currante reclama una ley igual para todos, sin politiqueos que valgan. Suena fuerte que todo un gobierno termine en la cárcel, pero para que los derechos igualitarios prevalezcan más allá del 21 de diciembre electoral, es el orden constitucional el que ha de mantenerse como la mejor garantía de igualdad que la mayoría demandamos y para crítica de los intolerantes, que de todo hay...  

Más nombres para la historia totalitaria europea

El 23-F y el 27-0 son iguales. En ambos días de oscuridad absoluta hubo sendos golpes de estado contra la convivencia pacífica de los españoles. Los golpistas de ayer y de hoy deshonran todo lo que Europa no puede permitirse porque es, sencillamente, odio y totalitarismo. Los partidos constitucionalistas han devuelto a Cataluña lo que supone la dignidad de ser y pensar diferente, dentro del respeto a la pluralidad que asegure la recuperación de unas instituciones de autogobierno que el JuntsxSi de Puigdemont, Junqueras, Forcadell y los “Jordis” habían secuestrado.

Acabose el relato mentiroso “indepe”

Tres contra tres. Junker, presidente de la Comisión Europea, Tusk, presidente del Consejo Europeo, y Tajani, presidente del Parlamento Europeo, han dicho en Oviedo ¡no!, ¡no! y ¡no! a Puigdemont, Junqueras y Forcadell. Tarari que te ví a que en España no hay democracia, a que la policía reprime o que hay presos políticos como repica Guardiola. Del cuento chino mentiroso “indepe” producido para expandir planetariamente, en esto llegó finalmente el 155 y la fábula es ya otra.

Diáspora empresarial a la catalana

EL día en que Puigdemont declaró durante 8 segundos la independencia de Cataluña, el presidente catalán añadió que los “indepes” no son unos locos. Para contestar a su falsa afirmación, basta con recordar, a día de hoy, que 540 empresas catalanas se han marchado en lo que ya es toda una diáspora empresarial, y que el boicot a los productos catalanes es bestial. ¿De quién es la culpa? Pues de unos  absolutos insensatos.

De mentiras y odios en Cataluña

Entramos en una fase decisiva del desafío autoritario del Govern catalán, ya que Puigdemont, Junqueras y Forcadell van a declarar la independencia, que durará lo que un caramelo a la puerta de un colegio. ¿Y luego qué? Estos personajes se sentirán próceres dentro de  una farsa repleta de mentiras y odios propagados entre niños y jóvenes principalmente. Son las mismas trolas que pintaban una Arcadia feliz imaginaria, de la que se apean bancos y empresas catalanas, por miedo a boicots, su ruina total, y al corralito que impondrían a los ciudadanos al día siguiente de proclamar su DUI.

Ley de atracción, Cataluña y el hartazgo

Una cascada interminable de propaganda puede terminar por desgastar los nervios de unos ciudadanos agotados por la crisis catalana. Se habla ahora mucho de democracia y las opiniones van por barrios, aunque son los partidos políticos, especialmente las nuevas formaciones, los que deben de estar a la altura de lo que se espera cuando un país tiene tan serio problema. Ni se aprecia atisbo de solución, ni se propone a la población un cambio del hartazgo por la serenidad y la concordia.

Al gato y al ratón con la democracia

Quienes a la fuerza impulsan el independentismo en Cataluña se permiten al tiempo dar lecciones de democracia, sin asumir por un momento lo que es legal, ya que su razonamiento democrático consiste solo en  desobedecer. Rostros conocidos aportan su opinión favorable a tanto desatino, sin caer en que su mentira no les saldrá gratis a la hora de hundirse en el descrédito moral y la indiferencia social.

¿Qué ética?

¿Qué provoca que una tuitera, en un despreciable uso de su libertad de expresión, desee a una joven política que, cuando salga de la televisión donde está tertuliando, sea violada en grupo? Pues la falta de moral y valores en la que, estoy seguro, no ha sido educada la primera. Nada debe superar el derecho más elemental que tiene todo ciudadano a ser respetado. Lo pensaron los clásicos como Aristóteles, quienes nos estudiaron por dentro para luego dejarnos claro que la rabia, el egoísmo y el desprecio nos asfixia, y que el mejor antídoto es condimentar con ética  todo lo que hacemos.

Un artículo más sobre Cataluña

Evitar opinar sobre un tedioso asunto que ocupa a diario los espacios de  todos los medios de comunicación, no es indiferencia si lo que esperas es que regrese la cordura y el diálogo. No ocurre, y me temo que va a ir a peor, todo lo que está sucediendo en Cataluña, porque lo vivido y aprobado en su parlamento es la prueba más contundente de que no hay marcha atrás en el intento de que una minoría haga valer sus planes (como sea) a la mayoría.

El siglo de los engaños

Puede ser que una mentira repetida mil veces se convierta en verdad. Depende también de lo que nos dejemos engañar, y de la necesaria pero inexistente reacción social para cortar por lo sano tanta falsedad. He elegido entre algunas de las grandes mentiras como la crisis, el rescate de la banca española, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, lo que pasa realmente con el futuro de Europa, para acabar con el atentado de Barcelona, donde resulta que los Mossos estaban alertados previamente.

Mamá Juana contra el machismo

Juana Rivas es una madre coraje en su lucha contra el peor machismo que supone la violencia de género. La huida con sus dos hijos del mal ambiente donde convivía con su maltratador para luego esconderse, le ha acarreado un grave problema con la justicia, que debe ser precisamente la mayor garantía de protección en estos casos. Muchas voces de la sociedad civil, a las que me sumo, se han alzado en favor de la víctima al grito de “Juana está en mi casa”.

Momento para ponerse de acuerdo

Todo atentado terrorista da paso a declaraciones, intenciones y también expresar barbaridades. Lo que hay de cierto es que esta vez le ha tocado a Barcelona, nuevamente en Europa, como antes ha sido Londres, Paris o Bruselas. No podemos conformarnos con decir que no hay seguridad total, porque es como renunciar al valor esencial que es vivir en paz y convivencia. En España, pero esencialmente en todo el territorio europeo, es ya momento de ponerse de acuerdo en lo que podemos aún hacer.

Turismo que estresa

La gallina de los huevos de oro que es el turismo para España atraviesa un momento de shock traumático debido a la avaricia. Ser potencia mundial en un sector que genera tantos ingresos requiere cuidarlo, y ahora se hace mal. No son tan solo esas campañas que invitan a los visitantes a irse. También está alquilarlo todo en lo que supone una proliferación desmesurada de los pisos turísticos, sin respetar la normal y tranquila convivencia entre vecinos que termina por crear estrés.

222 millones por Neymar y la indecencia

En ligas galácticas del fútbol se acometen con total naturalidad fichajes de cifras astronómicas. Acaba de pasar con Neymar, jugador por el que se han pagado 222 millones. Ya sabemos que manda don dinero, pero resulta indecente dar apariencia de normalidad a números tan desorbitados, que ahondan en la promesa reiteradamente incumplida de exigir nuevos códigos de conducta financiera que eviten los vicios y desmanes que llevan a las crisis. ​

Hartos del culto al yo

La Unión Europea, por citar un ejemplo echado a perder, fue el mejor invento contra el individualismo y personalismo de regímenes y dictadores que nos llevaron al desastre. Las formas actuales de gobernar y gestionar hibernan los problemas y trasladan a un segundo plano lo que realmente desea el ciudadano respecto a su futuro. Prevalece más el  culto al yo, del que estamos hartos, porque provoca no pocas fricciones entre naciones y dentro de las propias naciones, como España.

De cabestros y sexismo

Ha estado muy bien el gran altavoz que han supuesto los Sanfermines de 2017 contra el sexismo. Hay que mantener por eso esta llama todo el año, con la misma implicación de la sociedad civil, estamentos oficiales y medios de comunicación. Porque el problema crece, más entre la juventud, y es difícil hablar de igualdad cuando no hay semana en que no se produzca la muerte de otra mujer a manos de los cabestros que generan tanta violencia de género.

El iceberg “partío”

¡Qué más da un iceberg más que un iceberg menos en la Antártida! A fin de cuentas, nuestra larga lista de barbaridades va desde Chernóbil a Fukushima, y nos trae al pairo hasta el mismísimo término Apocalipsis o que ha llegado el fin del mundo. El cambio climático va en serio, pero no ocurre lo mismo con el Pacto sobre el Clima, un nuevo camelo destinado solo a ganar tiempo, hasta que sea demasiado tarde.

Poco o nada de países grandes

No es porque el concepto sea del mismísimo Aristóteles, pero es verdad que los actos de justicia, los actos de templanza y los actos de valentía, son los que proporcionan de verdad la excelencia moral. En esto se acaba de reunir nuevamente el llamado G20 de los países ricos, que lo controlan todo en el mundo. Que manden tanto no es sinónimo de la grandeza que predican, porque sigue igual de mal lo de Siria, lo del cambio climático y  lo de África y sus eternas penurias.