Domingo, 24 de Septiembre de 2017
El Tiempo

Garlopa fina

A Zuloaga le ganará algún día alguien que hará con él lo que él ha hecho. Alguien, además, que también saldrá de sus filas, sibilino y ladino, hablando de otros rumbos y de nuevos retos.

Gay Pride, por Ramón...

Este país nuestro está lleno de Ramones que se merecen todo nuestro reconocimiento. Y nuestro cariño, y nuestro inmenso respeto.

Revilla…

Fuera de Cantabria el presidente es un tipo que cae simpático. Por supuesto que es porque la gente que lo dice no le conoce, y porque él, cuando recorre los platós, no se deja conocer.

El ministro que está saliendo rana...

Cuenta la leyenda que un rey llamó a su lado como ministro a un villano (que viene de villa) venido a más en sus tierras, que tenía muchas pretensiones y se aburría ocupado sólo de las cosas menores de su villa, que en realidad nunca fue suya. El villano aceptó volando, y...

Trump, o el terror

El presidente americano es un absurdo que tiene al mundo en vilo.  Cada vez que publica un tuit, dos o tres países se ponen a temblar.

Sindicalistas (y sindicatos)

La paz social se alcanza con equilibrio y concesiones. Trabajar esto en la base es la asignatura de la credibilidad sindical pendiente.

Servicios municipales

La desidia con la que en cualquier administración se abordan los desajustes y las ineficiencias clama al cielo y se ha convertido en lo normal.

Guerracivilismo socialista

El cainismo está tan asentado en su ADN que no se entiende la evolución de la organización si no es a base de guerras fraticidas, divisiones, exclusiones y revanchismos.

La luz

Alguna vez he intentado entender una factura de la luz, y lo he tenido que dejar por imposible.

Querido ministro de Fomento

No me cabe la menor duda de que tu encanto personal, que ya sabes que creo que es pura fachada que ya no te hace falta cultivar porque has trepado a donde querías, se esfumará tan pronto te puedan la soberbia y esa creencia tan tuya de estar de sobra capacitado para lo que haces.

Gagás

Llegar a viejo estropea cuerpo y mente. Ser consciente del alcance de las limitaciones de cada uno es siempre un modo muy prudente de entender la vida y de caminar por ella. Pero serlo cuando uno va llegando a la tercera edad es también absolutamente necesario para no caer en el esperpento.

Y todo a media luz

Cada vez que viajo saludo a menos gente. Excluidos los que no se lo merecen, quiero creer que el resto han huido para mejorar. Volverán, como yo, cuando el balneario en el que se ha convertido la ciudad les sostenga la salud, y no les coma, como ahora, la vida.

¡Ministro!

De la Serna siempre picó alto, y cualquiera lo notaba. La ciudad hacía tiempo que se le había hecho pequeña. Es lo que tienen los engreídos, que enseguida que ocupan un puesto creen cumplida su misión en él y quieren pasar al siguiente.

El chiflo del afilador (y el PSOE)

Lo esencial se ha quedado para la lírica. Que pregunten en el PSOE, que vive su enésima revolución repitiendo escenas de los 90, pero con muy peores intérpretes. Lo de hoy es un remake cutre y casi que sin gracia, en el que parecen defenderse diputados y subvenciones.

Absurdos

El metro ligero es un proyecto bien vistoso, muy del gusto de alcaldes como el de Santander, que fían su gestión a los planos de colores y las maquetas de proyectos tan pretenciosos como prescindibles, pero que se venden bien porque parecen más útiles que la mejor gestión de lo que ya se tiene.

inVESTIDURA

Lamentablemente, nuestros representantes visten como se comportan, y lo hacen con simpleza, antigüedad y falsa progresía. Y lo más terrible de todo es que nos representan igual que visten: con poco arte y mucho desaliño intelectual. Estamos apañados, y perdidos, porque esto del malvestir es una costumbre muy mala de quitar.

Cuernos y mala baba

Los socialistas en el ayuntamiento no llevan remedio. Como la Feria de Santiago, que va camino de acabar siendo nada. Los toros les han dado un revolcón, y han destapado las malas artes y la peor baba que se gastan los que mueven el cotarro. Llevan años ganándose a pulso la irrelevancia que proyectan.

Pues nada...

Yo ya he votado. Por correo, que así no estoy pendiente el 26, no sea que haga bueno y se me estropee el día. Me atormenta además el ruido de los colegios electorales. Hay tanta pasión por votar que a la gente se le desborda y el runrún se hace molesto.