Sábado, 20 de Enero de 2018
El Tiempo

Interviú cierra (ustedes pierden)

La chica de portada era un reclamo, un bello reclamo. Nunca sabré quién usaba la excusa de esa chica para leer las crónicas o quién utilizaba éstas para radiografiar a aquélla.

2018: ¿llave o cepo?

Con el primer brinco de Año Nuevo ya le habían subido el gas, con el segundo la luz, con el tercero la telefonía, con el cuarto el peaje de las autopistas, y así un largo etcétera de agravios muy legales pero quizá inmorales.

Mi Nochebuena con Junqueras

Nadie me ha preguntado, pero si de invitar a mi mesa de Nochebuena se trata, lo tengo claro. Y este año más que el anterior: Oriol Junqueras, aunque de él me separe una galaxia en el pensamiento político (pero por eso mismo).

Alfileres de butacón

Sieso supo irse. Piñeiro supo irse. Diego no sabe irse (o no quiere). Si de verbos se trata es muy fácil: coge tus cosas y corre. Lo bueno está hecho y lo malo también.

Puigdemont 3.004

Dijo el honorable fugado que a la Cataluña fulgurante le tocaría el Gordo de la Independencia. Lo cuantificó en bienestar, progreso y bendiciones europeas. Nada de eso ha sucedido. La realidad es que, mientras el expresident hace crónicas de sí mismo desde Bruselas, un buen...

No le cortéis las piernas a Travolta

Cuarenta años deslumbrantes han situado a la vieja piel de toro en el grupo de cabeza de la UE. Con problemas, hipos, miedos y resuellos. Pero quién no los tiene.

La estupidez tumba la Bolsa

Cataluña era motor económico antes de que un grupo de inconscientes decidiera poner una barra de hierro en la tracción. El mismo grupo que ha optado por darse un tiro en el pie, o mejor, en cualquiera de las extremidades de todos los catalanes y por arrastre de los españoles.

El tío la vara (¡ay mai!)

El separatismo ha sabido sacar un provecho quizá indecente, pero evidente, a una de las máximas de Napoleón: nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error.

Los putos amos silban canciones de amor

Acabe como acabe este conato de independencia cada trabajador catalán tendrá que volver a su puesto laboral cada lunes, pero seguro que en el marco de una economía mermada.

155

Si 155 árboles no te dejan ver el bosque mira detrás. Hay un país: se llama España y tiene (tendrá) 17 comunidades autónomas.

Oriol Fronteras con su bote de pintura

Veremos si ha meditado o, por el contrario, decide proclamar la independencia desde la furgoneta de la CUP. Él sabe que no hay futuro lejos de España y, por lo tanto, fuera de Europa.

Cataluña: adiós al empate eterno

El campo seguirá embarrado si no dejan al público decidir entre una liga independiente o la actual, la de siempre, que les ha dado buenos dividendos, pero resulta ya gravosa y poco bucólica.

Sopitas a políticos; talego al ciudadano

Un pueblo que pretenda independizarse para mejorar no puede hacerlo desde la ilegalidad o la mentira. Un pueblo que sabe adónde va tiene que definir necesariamente cómo y de dónde partir.

Sólida, sana, social; feo, fuerte y formal

Hace no mucho Pedro y Pablo se embobaron tanto con argumentos de Picapiedra que dejaron vivo a Rajoy, a quien como si fuera Dino creyeron dejar al otro lado de la ventana de Moncloa.

Se queda

Un tweet chungo y el Camp Nou se gira como si fuera la rueda del hámster. Otro tweet en el mismo sentido y el Bernabéu (segundo apellido por cierto de Piqué) pierde sus cimientos.

Política a la altura; ¿política de altura?

Las personas, los ciudadanos, siempre van por delante de los políticos. Por eso, éstos debieran mirarse más en el espejo de ellos y menos en el de sus intereses.

Scorpions 1984; Enrique Iglesias 2017

Sinceramente: yo, antes de ver el playback de Iglesias, me quedaría con 'Payback', de Mel Gibson. Creedme: mejor 'Mad Max' que 'Mad Menox'.

Trabajando para el enemigo

Tras un doble archivo por parte de los juzgados los delfines de Diego presentan otro recurso, mientras Génova, por boca de Maíllo, avala otra vez a Buruaga. Dicen -los críticos- que quieren el bien del PP. Si persiguieran el mal no podrían hacerlo mejor.

Rajoy: tiro y raya

Mariano aprovecha la dicotomía que enferma a la izquierda y el temor de Ciudadanos a que le tizne esa misma izquierda.