Domingo, 28 de Mayo de 2017
El Tiempo

Diego sabrá porqué

El PP cántabro, dividido, es ahora como un queso picón partido en dos. Huele fuerte. Y lo hace porque quienes perdieron por cuatro votos han decidido no aceptar la derrota.

PSOE: teoría de la corneta

La música celestial de la corneta de González, tan bien interpretada por Susana Díaz en primera instancia, no sigue ya partitura.

El canal era un panal

Los tentáculos de algunos políticos pegaron sus ventosas con tanto moco a la pasta que provenía de los ciudadanos que fue imposible librarla de la viscosidad de la corrupción.

Aullidos a las enmiendas

Supongo que quienes pusieron una autopista a Mariano para que no circulara Pedro tendrían esto previsto.

Lentejas, después de todo

Un montón de puñeteras lentejas. Muy buenas para ir al baño y defecarlo todo.

Escualos contra escuálidos

Dijo Edmund Burke que para que triunfe el mal basta con que los hombres de bien no hagan nada.

La gaviota cántabra muda las plumas

En un panorama de cinco partidos en el Hemiciclo de San Rafael es ya imposible gobernar sin pactar. Y Diego no fue a clase el día que conjugaron ese verbo.

El resplandor

De bueno a tonto sólo hay un paso y, sin duda, ya lo hemos dado hace tiempo.

Corrupción: otra de vino al porrón

No hay mayor indeseable, peor repugnante que aquél que se pega las fiestas con el dinero robado a sus vecinos. Y no se dejen engañar por la vieja y manida frase de que ‘el que no roba es porque no puede’.

Calambrazo en la factura

El ‘voltiazo’ (de voltio) ya está aquí. Las eléctricas no le devuelven nada al cliente cuando les va de lujo. Ningún tanto por ciento, que sí le repercutirán, para que pague más si Eolo toma vacaciones o los ríos fluyen hacia arriba.

Dame todo el power

La Revolución vendrá de las alcantarillas o no vendrá.

Nothing else matters

Usted, pequeño Lucifer Morningstar, extrajo cuantas vísceras anheló con esas largas uñas como cuchillos, trizó esperanzas y amorató faces al alba. Créame si le digo que no hay vianda sobre la mesa que pueda redimir sus fechorías, atajar sus tropelías, blanquear sus felonías.

Me cago en el contrato

Nada parece tener un coste en esta España de castañuela que se apresta a celebrar la Navidad y el Año Nuevo con polvorones rancios y cava sin gas. ¡No pasa nada! Celebren, gocen, forniquen: van a subir el salario mínimo a un nivel irrisorio.

Chungo cubalibre

Lo cierto es que, a tenor de estos sesudos razonamientos, el fisco tiene muchas otras posibilidades para hacernos más insoportable la vida y no las agota todas. De modo que debemos estar agradecidos de que el ‘impuestazo’ se quede en los alcoholes y los refrescos.

Filtraçao: samba de tuercebotas

Cantabria no va a ninguna parte sin seriedad, no será nadie si la vulneración de lo básico se considera como un daño colateral a la espera de que escampe y el común de a pie vuelva a olvidar. La memoria tiende a resetearse cada vez que aparece algo nuevo en que fijar la atención.

Coge el tren de las tres y diez

Relanzar los expedientes de cualquier obra paralizada es muy costoso, pero ha sido llegar el exalcalde santanderino a Fomento y ya está previsto el desdoblamiento de vía del primer tramo, entre Santander y Torrelavega.