Viernes, 09 de Diciembre de 2016
El Tiempo

Cantabria no va a ninguna parte sin seriedad, no será nadie si la vulneración de lo básico se considera como un daño colateral a la espera de que escampe y el común de a pie vuelva a olvidar. La memoria tiende a resetearse cada vez que aparece algo nuevo en que fijar la atención.

No habrá Presupuestos en tiempo y forma. Sí filtración: la hubo sin rojeces, como siempre, en cumplimiento de una especie de norma no escrita que faculta que gente extraparlamentaria, y desde luego foráneos del Gobierno, tengan el borrador de cuentas de Cantabria antes incluso que muchos de los interesados. Podemos y Ciudadanos han puesto el dedo en esa llaga, y hacen bien.

La samba del filtraçao es de los tuercebotas. Porque solo en el ’tuercebotismo’ puede enmarcarse esa labor de pasar los apuntes del Presupuesto a conveniencia para que luego encima no sea aprobado en tiempo y forma. Si los artífices, al menos, hubiesen pagado las fotocopias de su bolsillo...

La que sigue intacta es la costumbre de chivar las cuentas públicas para que incluso los diputados tengan que beber de fuentes no oficiales

Cantabria no va a ninguna parte sin seriedad, no será nadie si la vulneración de lo básico se considera como un daño colateral a la espera de que escampe y el común de a pie vuelva a olvidar. La memoria tiende a resetearse cada vez que aparece algo nuevo en que fijar la atención. Y ese el el triunfo de los mediocres por encima de los sensatos. Uno solo de los primeros mancha el trabajo de cientos de los segundos.

La comunidad autónoma llevaba más de 20 años con Presupuestos a 1 de enero. Han roto el molde y tardarán unas semanas en fabricar una réplica. La que sigue intacta es la costumbre de chivar las cuentas públicas para que incluso los diputados tengan que beber de fuentes no oficiales. Patético.

Esta opinión ha sido publicada en El faro de Cantabria